Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

RE: [G-80Encuentro2005] INFORME EDUCACIÓN SUPERI OR

Expandir mensajes
  • Mario Núñez Gómez
    Iván hola. Me parece un importante aporte a un tema sensible, actual y crucial para el momento que vivimos en Chile. Hace poco tiempo me incorporé a una
    Mensaje 1 de 4 , 8 jun 2005
      Iván hola.
      Me parece un importante aporte a un tema sensible, actual y crucial para el momento que vivimos en Chile. Hace poco tiempo me incorporé a una orgánica llamada G-80, y dentro de nuestros objetivos inmediatos es estudiar el tema de la Educación, desde todas sus aristas. Haré llegar esto como un aporte al estudio y serán bienvenidos todos los aportes que nos vayan aclarando el panorama para aportar con "propuestas" a nuestra sociedad.
       
      Atte. Mario Núñez G.

      Iván Páez <paez67@...> escribió:
      LES ENVÍO UN RECIENTE ARTÍCULO DEL PROFESOR GRINOR ROJO, EL
      CUAL PUEDE
      APORTAR PARA REFLEXIONAR Y ANALIZAR EL CONFLICTO DE LA EDUCACIÓN
      SUPERIOR.

      IVÁN PÁEZ.

      La educación superior en Chile y el mundo según
      Brunner con compañía+

      Grínor Rojo++


      El reciente informe sobre la educación superior que firman José
      Joaquín Brunner con compañía descansa sobre una premisa
      central: la
      que sostiene que hoy por hoy la tendencia dominante de la educación
      superior en el mundo involucra un tránsito desde sistemas en o para
      los cuales la educación superior es (era) un derecho de los
      ciudadanos
      y una obligación del Estado a sistemas que hacen de ella una
      mercancía, esto es, un bien transable, vendible y comprable en el
      mercado. Puede que a este tránsito específico se lo introduzca
      en el
      documento que ahora comentamos a la cola de otros a los que él
      también
      se refiere (masificación de la matrícula, diversificación
      horizontal y
      vertical de los sistemas e instituciones, accountability,
      funcionalización de la educación superior en respuesta a las
      presiones
      para elevar la relevancia y pertinencia de sus funciones de
      conocimiento, culturas organizacionales centradas en la innovación
      y
      el emprendimiento), pero la verdad es que esos otros desarrollos no
      sólo son secundarios relativamente a los intereses del informe sino
      que además constituyen una consecuencia y no una causa de la
      dinámica
      que se estaría generando a partir del cambio en el régimen de
      propiedad de las universidades. En las palabras del documento: "la
      dirección del proceso evolutivo de la educación superior a nivel
      mundial resulta clara […] En general, durante las últimas dos
      décadas
      se ha producido un desplazamiento de los sistemas hacia el polo del
      mercado o privado, de forma tal que, en diversas partes del mundo,
      éstos dejan de funcionar como una parte del sector público
      sujeta a la
      conducción y administración del gobierno y se asemejan más a
      un
      mercado donde las instituciones compiten para ofrecer el servicio
      educacional" (126).

      Tres corolarios principales se desprenden de este planteamiento de
      base. El primero dice relación con las funciones y fines de la
      actividad universitaria. Desde el punto de vista de la docencia,
      resulta evidente que no se trata ya más, dentro del escenario que
      pinta este informe, de formar individuos que sean o serán, como
      escribió José Enrique Rodó hace mas de cien años,
      "ejemplares no
      mutilados de humanidad" o, como pudiéramos decir nosotros hoy,
      individuos a los que su educación universitaria los habrá
      habilitado
      para que hagan un uso pleno de su potencialidades de existencia, sino
      de generar "capital humano" para el "crecimiento"
      (principalmente
      económico), tanto el propio como el de las instituciones y las
      sociedades a las que los educandos pertenecen. Desde el punto de vista
      de la investigación, la misma regla se repite: la pertinencia y la
      relevancia de la investigación universitaria estará vinculada,
      cada
      vez más, a los beneficios materiales que a los investigadores (el
      "capital humano" en este orden de cosas) su actividad les
      reporta para
      sí, para la institución en la que trabajan y para la sociedad
      que los
      rodea.

      El segundo corolario principal tiene que ver con la administración
      y
      la gestión universitarias: se estaría dejando atrás,
      según los
      descubrimientos que han hecho los perpetradores de este estudio, un
      tipo de administración  y gestión universitarias desde abajo,
      subordinado a la injerencia de los universitarios mismos, al que se
      juzga anticuado e ineficiente (en América Latina él tiene, como
      es
      bien sabido, su hito histórico en las luchas estudiantiles que se
      iniciaron en Córdoba en 1918), para abrirle camino a una
      administración y una gestión desde arriba, esta otra de
      carácter
      empresarial o gerencial, la que sería más novedosa, más
      competitiva y
      definitivamente más "emprendedora" (para decirlo con la
      jerga favorita
      de la prosa del informe).

      Por último y de manera previsible, el tercer corolario nos advierte
      que la educación superior nuestra, o sea, la educación superior
      que
      existe hoy en nuestro país, debe hacerse cargo de las
      implicaciones de
      este tránsito no sólo reconociendo la tendencia privatizadora
      de punta
      sino que asumiendo sus consecuencias a concho. El párrafo que da
      comienzo al documento, donde se manifiesta que el objetivo del mismo
      es "describir y analizar las dinámicas del mercado de la
      educación
      superior en Chile", lo que implica es que en Chile la fórmula
      mercantilizante hacia la que se dirigen las demás naciones del
      mundo
      en esta clase de asuntos está ya instalada, e instalada hasta el
      extremo de ponernos "en la frontera de este desplazamiento"
      (126).
      Esto quiere decir que, aunque el sistema que existe pudiera ser
      perfectible en algunos aspectos (y este es el propósito último
      del
      escrito de Brunner con compañía: "guiar al mercado"), no
      es, en el
      sentido fuerte del término, susceptible de reemplazo.

      Es más: la tendencia a la mercantilización nos la presentan
      Brunner
      con compañía no sólo como un dato tendencial arrollador sino
      como un
      despliegue que es, es lo que se declara algunas veces
      explícitamente y
      se sugiere en otras, beneficioso.

      Ahora bien, excusándome yo de entrar por ahora en una critica a la
      lógica parda con que se lleva a cabo la argumentación del
      informe (en
      una crítica a la triquiñuela proléptica y a la selectividad y
      parcialidad con que se utilizan en él de las estadísticas o en
      una
      discusión seria del raciocinio según el cual es la
      masificación de la
      demanda, unida a las otras expansiones que señalé arriba, la que
      conduce a la privatización y no el hecho de que el dominio
      universitario se haya convertido de un  tiempo a esta parte en una
      fuente más de captación y acumulación de capital, como
      ocurre también
      con la salud y las pensiones, por ejemplo, todo ello dentro de una
      coyuntura de angustia expansiva por parte del orden capitalista
      nacional y mundial), hay que decir que los datos mismos que este
      informe presenta desmienten su planteamiento de base. En efecto, esos
      datos demuestran que existen países en los cuales la tendencia
      aludida
      no se cumple o se cumple con severas restricciones, que hay otros que,
      aunque estén siendo presionados por la misma (o por sus agentes),
      se
      resisten a ella (o a ellos) y, lo que es mas importante, que los
      mejores resultados, tanto en el plano de la docencia como en el de la
      investigación, cuantitativa y cualitativamente, no se registran en
      los
      países que someten sus instituciones a la embestida
      mecantilizadora y
      menos aún en aquellos que las someten en exceso, como es el caso de
      Chile.

      Me explico: en primer lugar, en el Cuadro 2, "Países
      seleccionados:
      Estrategias de expansión de matricula", que incluye
      dieciséis naciones
      en fases de masificación universal, avanzada, intermedia e
      inicial, se
      admite expresamente y el cuadro lo demuestra, que para responder a ese
      fenómeno "a nivel internacional predomina el uso de la
      estrategia de
      expansión pública" (20). Incluso en un país privatizador
      como es
      Malasia, que aparece en la fase inicial de la masificación y
      haciendo
      uso para hacerse cargo de ella de una estrategia de expansión
      público/privada, nos enteramos en la página 43 que su gasto
      público en
      educación superior es del 2.1% del PIB y en la página 110 que
      las tres
      cuartas partes de ese gasto van a dar al sector público y sólo
      una
      cuarta parte al privado (en Chile el porcentaje respectivo es del 0.5%
      del PIB y de él el 37% va a las instituciones del Estado y un
      23.4% a
      las privadas), lo cual no es óbice para que se haya afirmado en la
      página 25 que "Una de las estrategias más empleadas por los
      países en
      vías de desarrollo para ampliar las oportunidades de formación
      superior consiste en diferenciar horizontal --y con frecuencia
      también
      verticalmente-- sus sistemas, autorizando la formación de
      instituciones privadas". ¿No se estará tratando de
      justificar el
      notorio desastre de la situación chilena con el argumento
      especioso de
      que esta es una tendencia global? Al respecto, resulta muy sugerente
      que para demostrar el aserto de fondo se ofrezcan ahí como
      ejemplos no
      los países del cuadro 2 sino varios asiáticos, latinoamericanos
      (los
      latinoamericanos: Colombia, Brasil, Nicaragua, Republica Dominicana,
      Chile y Costa Rica) y de Europa Central y del Este, aunque con la
      admisión, de nuevo explícita y que se deja caer como quien no
      quiere
      la cosa, de que "la tasa de participación de la matrícula
      privada
      sigue siendo baja --o inexistente-- en la mayoría de los países
      de
      Europa occidental" (25). ¿En qué quedamos entonces?

      En segundo lugar, todos hemos leído acerca de la resistencia a la
      privatización en países como Argentina y México. Aunque el
      informe de
      Brunner con compañía no se ocupa de dar cuenta de la
      gravitación que
      han tenido y siguen teniendo en el panorama completo esas acciones
      resistentes, no puede dejar de reflejarlas en sus cuadros
      estadísticos. Además, tampoco tiene que moverse muy lejos: en
      nuestro
      propio país la Universidad de Chile lleva oponiéndose a la
      privatización, y a las consecuencias de la privatización, desde
      el
      momento mismo en que Pinochet y sus cuarenta ladrones se  hicieron
      cargo del poder político. En los diecisiete años de la
      dictadura, a la
      Universidad de Chile se la desmembró, se la desfinanció, se la
      desacreditó y se la atacó de todas las maneras imaginables (El
      Mercurio convirtió sus ataques en un  deporte semanal
      prácticamente),
      pero la Universidad se mantuvo en pie. Pinochet envió por fin en
      calidad de rector designado a un tal Federici, el mismo fulano que
      había destruido antes la Empresa de Ferrocarriles del Estado, para
      que
      reeditara sus habilidades con la Universidad. Pero ni Pinochet ni
      Federici se salieron con la suya. La Universidad de Chile,
      desmembrada, desfinanciada y víctima de un acoso sin tregua, fue y
      continúa siendo lo que sus profesores, sus estudiantes y sus
      funcionaron decidieron. La resistencia existe por lo tanto en Chile y
      en otras partes del mundo y la ineluctabilidad del proceso
      mercantilizador que proclaman Brunner con compañía no parece ser
      tal.
      En estos días, la lucha de los jóvenes universitarios chilenos
      contra
      una nueva e insensata ley de financiamiento de sus casas de estudio
      (coincidente con las recomendaciones del informe, como luego veremos)
      es otra muestra de lo mismo.

      Pero lo más grave de todo esto es que las tablas estadísticas
      del
      informe de Brunner con compañía demuestran que los resultados que
      se
      obtienen en los países que privatizan su educación superior
      desatinadamente no son los mejores. Prueban esas tablas en efecto que
      los países que alcanzan los niveles más altos de excelencia son
      los
      que privatizan menos o los que no privatizan en absoluto. Dejando de
      lado a los países grandes de Europa, a los que ya nos referimos,
      Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Irlanda, Suecia y Finlandia,
      todos
      ellos países también muy respetables, se encuentran en esta
      posición.
      En el caso del último de ellos, Finlandia, un país más chico
      que
      Chile, con cinco millones de habitantes y que ha alcanzado niveles de
      desarrollo espectaculares durante los últimos veinte o treinta
      años,
      su educación superior, asombrosamente para los devotos del
      "libre
      mercado educacional", es totalmente pública y totalmente
      estatal. En
      Finlandia no existen las instituciones privadas y Finlandia dedica el
      1,7% del PIB al financiamiento de su educación superior pública
      y
      estatal. El resultado:  7.110 investigadores en Investigación y
      Desarrollo, 805 artículos científicos y técnicos por
      millón de
      habitantes, 1891 doctores graduados entre el 2000 y el 2001. Del otro
      lado: Chile es un país tres veces más grande que Finlandia y
      uno de
      los más privatizadores del orbe, en "la frontera de este
      desplazamiento", según la orgullosa cita de la página 126.
      ¿Y cuáles
      son los resultados?:  419 investigadores en Investigación y
      Desarrollo, 59 artículos científicos y técnicos por
      millón de
      habitantes y 88 doctores graduados entre el 2000 y el 2001. ¿Y
      cuáles
      son ahora los resultados en el terreno específico que en el sistema
      chileno ocupan las nuevas universidades privadas?: 0.

      De modo que dejémonos de cuentos: que el informe de Brunner con
      compañía considere al sistema postsecundario que existe hoy en
      Chile
      un buen sistema, al que lo único que habría que hacerle es
      "guiarlo"
      para que sea más él mismo es una aberración. Porque en rigor
      se trata
      de eso. La guía que aquí se nos ofrece lo que pretende es que se
      cumpla la "ley" según la cual "son incongruentes con
      un contexto de
      mercado políticas centralizadas de planeamiento y coordinación
      del
      sistema, como impedir la creación de nuevas instituciones, regular
      administrativamente su oferta, determinar cuotas de acceso, impedir o
      distorsionar la competencia mediante subsidios discriminatorios,
      imponer controles de calidad que fuercen a la indiferenciación de
      las
      instituciones, limitar su autonomía de gobierno y gestión,
      regular
      cuantitativamente el número de profesionales y técnicos que
      ingresan
      al mercado laboral y, en general, adoptar políticas o usar
      instrumentos que constriñan o vuelvan inoperante la
      autorregulación
      del sistema" (196)".

      Si eso que el gobierno no debe hacer es lo que orienta los consejos
      que el informe entrega para la educación superior chilena, no
      cuesta
      mucho anticipar cuáles van a ser las medidas concretas que en
      él se
      propongan. Desde la página 227, el informe las desenfunda. Son
      cinco
      esenciales: i) En términos de financiamiento estudiantil,
      crédito con
      aval del Estado para los estudiantes de las universidades públicas
      y
      privadas sin distinción, evitándose así "un subsidio
      indiscriminado a
      la oferta (gratuidad de los estudios) que transfiere el costo de los
      estudios desde las personas que se beneficiarán de esta
      inversión a
      los contribuyentes que, en promedio, poseen un menor capital
      humano"
      (233+++); ii) En términos de financiamiento institucional, la misma
      cosa, es decir, financiamiento para "todas las instituciones
      autónomas
      debidamente acreditadas, independiente de su carácter público o
      privado, bajo el principio de que la producción y gestión de
      bienes
      públicos puede ser garantizada, en un contexto de mercado, por
      agencias que tienen diferentes formas de propiedad y
      organización"
      (235). En lo relativo al tipo de investigación, se estima
      conveniente
      privilegiar la "aplicada vinculada a procesos de innovación en
      los
      sectores más competitivos de la economía y en investigación
      orientada
      a resolver problemas de política pública" (236); iii)
      Transparencia de
      la información de parte de la oferta, esto es, transparencia por
      parte
      de las instituciones que ofrecen los servicios, de modo tal que la
      demanda, o sea, los estudiantes-clientes, sepan a qué atenerse en
      su
      compra de los mismos; iv) Aseguramiento de la calidad académica
      mediante "un sistema que, junto con satisfacer los estándares
      internacionales, se adapta al funcionamiento de un mercado con
      múltiples y diferenciados proveedores" (237), extricando de
      ese modo
      los procedimientos de acreditación de las manos del Estado y
      confiándoselos a "una agencia pública autónoma", la
      que actuará de
      consuno con "las agencias privadas que desean participar",
      incluidas
      "agencias extranjeras de reconocido prestigio internacional"
      (238); y
      v) Extensión de la concesión de los títulos profesionales  a
      los
      institutos profesionales y alineamiento de los grados académicos de
      acuerdo a los estándares globalizados (que son en rigor los de
      Estados
      Unidos, por ejemplo con pregrados de tres o cuatro años y
      maestrías de
      dos, etc.).

      Pajas más, pajas menos, eso es todo: en el último análisis,
      se aboga
      en este escrito por la mantención del mismo sistema de educación
      terciaria que ahora padecemos, pero allanándole al mercado un
      espacio
      más apto para que despliegue las alas, lo que, como es de
      suponerse,
      obra a en detrimento del sector público y de todo lo que este
      significa. Cada peso que el Estado les pasa a los privados es un peso
      que deja de pasarles a unas instituciones públicas que se debaten
      en
      la mayor de las precariedades, carentes de profesores, salas de clase,
      bibliotecas, laboratorios y del equipamiento mínimo para realizar
      su
      trabajo. Sumado eso a la renuncia que este cambio introduce por parte
      de las instituciones chilenas de educación superior a su deber
      fundamental. Me refiero a su obligación de crear no "capital
      humano",
      como escriben Brunner con compañía, sino ciudadanos autónomos,
      libres
      y solidarios, dueños de sus personas y responsables con su entorno.

      Finalmente, no puedo dejar de anotar aquí algo acerca de la forma
      del
      documento: descontando la falsa neutralidad del lenguaje y su sintaxis
      ramplona, la manía de decir en inglés o con anglicismos lo que
      se
      puede decir y muy bien en español ("benchmarking",
      "management" y
      "bottom line" por doquier, en el primer caso, y alumnos
      "top" y "super
      top" o "adicionalmente" en vez de "además", en
      el segundo) resulta de
      una siutiquería agobiadora. Me pregunto: ¿Cómo, con esta
      desmemoria
      histórica, con esta liviandad seudocientífica, con esta nula
      conciencia identitaria, con esta pobre lógica y con esta aún
      más pobre
      gramática, se atreven Brunner con compañía a predicar, a ofrecer
      directrices para la educación (¡y nada menos que para la
      educación
      superior!) de nuestro país.? ¿Va a ser el investigador
      principal de
      este informe el ministro del ramo en el gobierno de la próxima
      presidenta de Chile? Si eso es así, que Dios nos pille confesados.



      Párrafos marcados, a elegir:


      "…. es imprescindible diseñar e implementar una nueva
      política de
      educación superior que, aprovechando las fuerzas del mercado, al
      mismo
      tiempo las oriente en dirección de los fines públicos y corrija
      las
      limitaciones que hasta aquí han mostrado las intervenciones
      gubernamentales" (p. 10).

      "… Según la visión de los analistas [?], durante los
      últimos años los
      desplazamientos más importantes se estarían produciendo desde
      los
      modelos colegial y burocrático hacia los modelos gerencial y
      emprendedor, lo cual se explica por la presión que sobre las
      instituciones ejercen las nuevas demandas y la necesidad de adaptarse
      continuamente a un entorno cambiante. Pieza clave en este doble
      desplazamiento sería la adopción, por parte de las
      universidades, de
      formas e instrumentos de gobierno y gestión tomados de la
      administración de negocios y de la administración gubernamental,
      mediante los cuales se busca reforzar el núcleo de dirección,
      contener
      la espiral de costos, diversificar las fuentes de ingresos, mejorar la
      eficacia y eficiencia de las funciones docentes y de investigación
      y,
      en general, producir un cambio gradual en la cultura de estas
      organizaciones" (54).

      "…Chile es un actor de pequeña escala en el ámbito de la
      producción
      científica mundial. En términos comparativos, su inversión
      en ciencia
      y tecnología es modesta y su comunidad de investigadores activos
      reducida. En ambos indicadores se halla a gran distancia de los
      países
      de ingreso alto y detrás de los países centro-europeos
      incluidos en la
      muestra comparativa. La formación de personal en programas
      avanzados
      de investigación tiene proporciones modestas, muy inferior a los
      demás
      países del grupo. La productividad científica, medida por
      artículos
      publicados en revistas internacionales con relación a la
      población de
      los países, es apenas mediana y su impacto mundial es inferior al
      de
      los demás países latinoamericanos y una de las dos más bajas
      dentro
      del grupo de comparación" (117).

      "…Chile posee el menor gasto público destinado directamente a
      las
      instituciones públicas dentro del grupo de comparación; de
      hecho, es
      el más bajo de los 41 países para los cuales el programa World
      Education Indicators de la OCDE y la UNESCO produce información
      comparable. En cambio, el gasto público destinado a instituciones
      privadas es alto, aunque menor que el de Israel" (118).

      "… más allá de las diferencias que marcan la identidad
      propia de cada
      sistema, el de Chile presenta una peculiaridad específica entre
      todos.
      En efecto, dentro del grupo de comparación es el más
      privatizado y
      abierto al mercado, como se deduce de su estructura institucional y
      nivel de participación de la matrícula privada, en
      combinación con los
      pesos relativos del financiamiento del Estado y los hogares. Desde
      este punto de vista, el sistema chileno ocupa un lugar excepcional en
      el mundo, comparable solamente al de algunos sistemas del
      Asia-Pacífico que poseen una similar combinación de factores
      públicos
      y privados (Corea, Indonesia, Filipinas)" (119).

      "… La hipótesis principal en torno a la cual se desarrolla
      nuestro
      análisis es que la educación superior chilena se estructura y
      comporta, y debe por ende ser analizada, como un mercado" (123).

      "… un sistema situado en la cercanía del polo gubernamental,
      habitualmente experimentará una mayor intervención del gobierno;
      tendrá un carácter esencialmente público; tenderá a
      desarrollarse
      conforme a políticas, planes y prescripciones establecidas por la
      autoridad; las instituciones serán creadas por ley u otro acto de
      autoridad pública y estarán forzadas a coordinarse;
      mostrarán una
      mayor homogeneidad entre sí y serán financiadas íntegra o
      predominantemente por fuentes fiscales. Habitualmente el servicio
      educacional será prestado gratuitamente a los alumnos y el gobierno
      fijará prioridades, formulará demandas a las instituciones y
      diseñará
      formas de control para asegurar que los recursos entregados a éstas
      sean empleados productivamente. En el otro extremo, los sistemas
      estarán compuestos por una mayor variedad de instituciones; los
      privados serán autorizados para crear instituciones y éstas
      buscarán
      autorregularse entre sí, adaptándose a las fuerzas del mercado.
      Estos
      sistemas poseen, por lo mismo, un carácter más marcadamente
      empresarial y se desarrollan en virtud de la competencia entre las
      instituciones. Por lo general, los sistemas coordinados por el mercado
      exhibirán un grado más alto de heterogeneidad interna y se
      financiarán
      preferentemente de fuentes privadas, en particular del cobro de
      aranceles por el servicio educacional ofrecido. Bajo estás
      condiciones
      se supone que el propio mercado se encarga de asegurar la calidad de
      los procesos y productos formativos y de aumentar la eficiencia con
      que operan las unidades del sistema" (125).

      "… las universidades privadas, en consonancia con su agresiva
      estrategia de crecimiento, son el grupo que más gasta en
      publicidad a
      través de todo tipo de medios; en efecto, de dicho grupo provienen
      72
      de cada 100 pesos invertidos en marketing universitario" (145).

      "… en Chile hay 7 universidades de investigación, es decir,
      un 3% de
      las instituciones del sistema y una de cada nueve universidades. Todas
      pertenecen al grupo de universidades tradicionales" (147).

      "… [En Chile] las universidades no selectivas en absoluto [la
      "selectividad" se mide por el porcentaje de alumnos
      "top", o sea, los
      que obtuvieron los mejores puntajes en la prueba de selección para
      ingresar a las universidades. Una universidad no selectiva en absoluto
      es una universidad que no tiene alumnos "top"]  forman la
      categoría
      más numerosa en cuanto al número de instituciones: 19
      concentradas
      principalmente en el Mercado Metropolitano (13 de ellas), con dos
      universidades pertenecienmtes al Mercado Austral (Universidades
      Autónoma del Sur y de Puerto Varas), tres al Mercado Litoral
      (Universidades de Aconcagua, Viña del Mar y del Mar) y una al
      Mercado
      Centro-Sur (Universidad Adventista). Todas estas instituciones poseen,
      además, un IDC [el " IDC" es el "Índice de densidad de
      conocimiento"]
      muy bajo. Entre ellas predominan las de tamaño medio-pequeño o
      pequeño
      (16). Hay una institución de tamaño medio-grande (Universidad
      de Las
      Américas) y dos de tamaño mediano (Universidad Autónoma del
      Sur y
      Universidad del Mar). La mayoría declara una misión con
      énfasis
      empresarial (ocho); tres declaran una vocación formativa con base
      en
      la ética cristiana; tres se adscriben al modelo de principios
      pluralistas; dos al modelo de visión crítica; una declara
      vocación
      regionalista y otra vocación religiosa-pastoral" (219). 











      Correo Yahoo!
      Comprueba qué es nuevo, aquí
      http://correo.yahoo.es

    • Mario Núñez Gómez
      ¿No serán muchos aportes ?.... Iván Páez escribió:LES ENVÍO UN RECIENTE ARTÍCULO DEL PROFESOR GRINOR ROJO, EL CUAL PUEDE APORTAR PARA
      Mensaje 2 de 4 , 8 jun 2005
        ¿No serán muchos "aportes"?....

        Iván Páez <paez67@...> escribió:
        LES ENVÍO UN RECIENTE ARTÍCULO DEL PROFESOR GRINOR ROJO, EL
        CUAL PUEDE
        APORTAR PARA REFLEXIONAR Y ANALIZAR EL CONFLICTO DE LA EDUCACIÓN
        SUPERIOR.

        IVÁN PÁEZ.

        La educación superior en Chile y el mundo según
        Brunner con compañía+

        Grínor Rojo++


        El reciente informe sobre la educación superior que firman José
        Joaquín Brunner con compañía descansa sobre una premisa
        central: la
        que sostiene que hoy por hoy la tendencia dominante de la educación
        superior en el mundo involucra un tránsito desde sistemas en o para
        los cuales la educación superior es (era) un derecho de los
        ciudadanos
        y una obligación del Estado a sistemas que hacen de ella una
        mercancía, esto es, un bien transable, vendible y comprable en el
        mercado. Puede que a este tránsito específico se lo introduzca
        en el
        documento que ahora comentamos a la cola de otros a los que él
        también
        se refiere (masificación de la matrícula, diversificación
        horizontal y
        vertical de los sistemas e instituciones, accountability,
        funcionalización de la educación superior en respuesta a las
        presiones
        para elevar la relevancia y pertinencia de sus funciones de
        conocimiento, culturas organizacionales centradas en la innovación
        y
        el emprendimiento), pero la verdad es que esos otros desarrollos no
        sólo son secundarios relativamente a los intereses del informe sino
        que además constituyen una consecuencia y no una causa de la
        dinámica
        que se estaría generando a partir del cambio en el régimen de
        propiedad de las universidades. En las palabras del documento: "la
        dirección del proceso evolutivo de la educación superior a nivel
        mundial resulta clara […] En general, durante las últimas dos
        décadas
        se ha producido un desplazamiento de los sistemas hacia el polo del
        mercado o privado, de forma tal que, en diversas partes del mundo,
        éstos dejan de funcionar como una parte del sector público
        sujeta a la
        conducción y administración del gobierno y se asemejan más a
        un
        mercado donde las instituciones compiten para ofrecer el servicio
        educacional" (126).

        Tres corolarios principales se desprenden de este planteamiento de
        base. El primero dice relación con las funciones y fines de la
        actividad universitaria. Desde el punto de vista de la docencia,
        resulta evidente que no se trata ya más, dentro del escenario que
        pinta este informe, de formar individuos que sean o serán, como
        escribió José Enrique Rodó hace mas de cien años,
        "ejemplares no
        mutilados de humanidad" o, como pudiéramos decir nosotros hoy,
        individuos a los que su educación universitaria los habrá
        habilitado
        para que hagan un uso pleno de su potencialidades de existencia, sino
        de generar "capital humano" para el "crecimiento"
        (principalmente
        económico), tanto el propio como el de las instituciones y las
        sociedades a las que los educandos pertenecen. Desde el punto de vista
        de la investigación, la misma regla se repite: la pertinencia y la
        relevancia de la investigación universitaria estará vinculada,
        cada
        vez más, a los beneficios materiales que a los investigadores (el
        "capital humano" en este orden de cosas) su actividad les
        reporta para
        sí, para la institución en la que trabajan y para la sociedad
        que los
        rodea.

        El segundo corolario principal tiene que ver con la administración
        y
        la gestión universitarias: se estaría dejando atrás,
        según los
        descubrimientos que han hecho los perpetradores de este estudio, un
        tipo de administración  y gestión universitarias desde abajo,
        subordinado a la injerencia de los universitarios mismos, al que se
        juzga anticuado e ineficiente (en América Latina él tiene, como
        es
        bien sabido, su hito histórico en las luchas estudiantiles que se
        iniciaron en Córdoba en 1918), para abrirle camino a una
        administración y una gestión desde arriba, esta otra de
        carácter
        empresarial o gerencial, la que sería más novedosa, más
        competitiva y
        definitivamente más "emprendedora" (para decirlo con la
        jerga favorita
        de la prosa del informe).

        Por último y de manera previsible, el tercer corolario nos advierte
        que la educación superior nuestra, o sea, la educación superior
        que
        existe hoy en nuestro país, debe hacerse cargo de las
        implicaciones de
        este tránsito no sólo reconociendo la tendencia privatizadora
        de punta
        sino que asumiendo sus consecuencias a concho. El párrafo que da
        comienzo al documento, donde se manifiesta que el objetivo del mismo
        es "describir y analizar las dinámicas del mercado de la
        educación
        superior en Chile", lo que implica es que en Chile la fórmula
        mercantilizante hacia la que se dirigen las demás naciones del
        mundo
        en esta clase de asuntos está ya instalada, e instalada hasta el
        extremo de ponernos "en la frontera de este desplazamiento"
        (126).
        Esto quiere decir que, aunque el sistema que existe pudiera ser
        perfectible en algunos aspectos (y este es el propósito último
        del
        escrito de Brunner con compañía: "guiar al mercado"), no
        es, en el
        sentido fuerte del término, susceptible de reemplazo.

        Es más: la tendencia a la mercantilización nos la presentan
        Brunner
        con compañía no sólo como un dato tendencial arrollador sino
        como un
        despliegue que es, es lo que se declara algunas veces
        explícitamente y
        se sugiere en otras, beneficioso.

        Ahora bien, excusándome yo de entrar por ahora en una critica a la
        lógica parda con que se lleva a cabo la argumentación del
        informe (en
        una crítica a la triquiñuela proléptica y a la selectividad y
        parcialidad con que se utilizan en él de las estadísticas o en
        una
        discusión seria del raciocinio según el cual es la
        masificación de la
        demanda, unida a las otras expansiones que señalé arriba, la que
        conduce a la privatización y no el hecho de que el dominio
        universitario se haya convertido de un  tiempo a esta parte en una
        fuente más de captación y acumulación de capital, como
        ocurre también
        con la salud y las pensiones, por ejemplo, todo ello dentro de una
        coyuntura de angustia expansiva por parte del orden capitalista
        nacional y mundial), hay que decir que los datos mismos que este
        informe presenta desmienten su planteamiento de base. En efecto, esos
        datos demuestran que existen países en los cuales la tendencia
        aludida
        no se cumple o se cumple con severas restricciones, que hay otros que,
        aunque estén siendo presionados por la misma (o por sus agentes),
        se
        resisten a ella (o a ellos) y, lo que es mas importante, que los
        mejores resultados, tanto en el plano de la docencia como en el de la
        investigación, cuantitativa y cualitativamente, no se registran en
        los
        países que someten sus instituciones a la embestida
        mecantilizadora y
        menos aún en aquellos que las someten en exceso, como es el caso de
        Chile.

        Me explico: en primer lugar, en el Cuadro 2, "Países
        seleccionados:
        Estrategias de expansión de matricula", que incluye
        dieciséis naciones
        en fases de masificación universal, avanzada, intermedia e
        inicial, se
        admite expresamente y el cuadro lo demuestra, que para responder a ese
        fenómeno "a nivel internacional predomina el uso de la
        estrategia de
        expansión pública" (20). Incluso en un país privatizador
        como es
        Malasia, que aparece en la fase inicial de la masificación y
        haciendo
        uso para hacerse cargo de ella de una estrategia de expansión
        público/privada, nos enteramos en la página 43 que su gasto
        público en
        educación superior es del 2.1% del PIB y en la página 110 que
        las tres
        cuartas partes de ese gasto van a dar al sector público y sólo
        una
        cuarta parte al privado (en Chile el porcentaje respectivo es del 0.5%
        del PIB y de él el 37% va a las instituciones del Estado y un
        23.4% a
        las privadas), lo cual no es óbice para que se haya afirmado en la
        página 25 que "Una de las estrategias más empleadas por los
        países en
        vías de desarrollo para ampliar las oportunidades de formación
        superior consiste en diferenciar horizontal --y con frecuencia
        también
        verticalmente-- sus sistemas, autorizando la formación de
        instituciones privadas". ¿No se estará tratando de
        justificar el
        notorio desastre de la situación chilena con el argumento
        especioso de
        que esta es una tendencia global? Al respecto, resulta muy sugerente
        que para demostrar el aserto de fondo se ofrezcan ahí como
        ejemplos no
        los países del cuadro 2 sino varios asiáticos, latinoamericanos
        (los
        latinoamericanos: Colombia, Brasil, Nicaragua, Republica Dominicana,
        Chile y Costa Rica) y de Europa Central y del Este, aunque con la
        admisión, de nuevo explícita y que se deja caer como quien no
        quiere
        la cosa, de que "la tasa de participación de la matrícula
        privada
        sigue siendo baja --o inexistente-- en la mayoría de los países
        de
        Europa occidental" (25). ¿En qué quedamos entonces?

        En segundo lugar, todos hemos leído acerca de la resistencia a la
        privatización en países como Argentina y México. Aunque el
        informe de
        Brunner con compañía no se ocupa de dar cuenta de la
        gravitación que
        han tenido y siguen teniendo en el panorama completo esas acciones
        resistentes, no puede dejar de reflejarlas en sus cuadros
        estadísticos. Además, tampoco tiene que moverse muy lejos: en
        nuestro
        propio país la Universidad de Chile lleva oponiéndose a la
        privatización, y a las consecuencias de la privatización, desde
        el
        momento mismo en que Pinochet y sus cuarenta ladrones se  hicieron
        cargo del poder político. En los diecisiete años de la
        dictadura, a la
        Universidad de Chile se la desmembró, se la desfinanció, se la
        desacreditó y se la atacó de todas las maneras imaginables (El
        Mercurio convirtió sus ataques en un  deporte semanal
        prácticamente),
        pero la Universidad se mantuvo en pie. Pinochet envió por fin en
        calidad de rector designado a un tal Federici, el mismo fulano que
        había destruido antes la Empresa de Ferrocarriles del Estado, para
        que
        reeditara sus habilidades con la Universidad. Pero ni Pinochet ni
        Federici se salieron con la suya. La Universidad de Chile,
        desmembrada, desfinanciada y víctima de un acoso sin tregua, fue y
        continúa siendo lo que sus profesores, sus estudiantes y sus
        funcionaron decidieron. La resistencia existe por lo tanto en Chile y
        en otras partes del mundo y la ineluctabilidad del proceso
        mercantilizador que proclaman Brunner con compañía no parece ser
        tal.
        En estos días, la lucha de los jóvenes universitarios chilenos
        contra
        una nueva e insensata ley de financiamiento de sus casas de estudio
        (coincidente con las recomendaciones del informe, como luego veremos)
        es otra muestra de lo mismo.

        Pero lo más grave de todo esto es que las tablas estadísticas
        del
        informe de Brunner con compañía demuestran que los resultados que
        se
        obtienen en los países que privatizan su educación superior
        desatinadamente no son los mejores. Prueban esas tablas en efecto que
        los países que alcanzan los niveles más altos de excelencia son
        los
        que privatizan menos o los que no privatizan en absoluto. Dejando de
        lado a los países grandes de Europa, a los que ya nos referimos,
        Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Irlanda, Suecia y Finlandia,
        todos
        ellos países también muy respetables, se encuentran en esta
        posición.
        En el caso del último de ellos, Finlandia, un país más chico
        que
        Chile, con cinco millones de habitantes y que ha alcanzado niveles de
        desarrollo espectaculares durante los últimos veinte o treinta
        años,
        su educación superior, asombrosamente para los devotos del
        "libre
        mercado educacional", es totalmente pública y totalmente
        estatal. En
        Finlandia no existen las instituciones privadas y Finlandia dedica el
        1,7% del PIB al financiamiento de su educación superior pública
        y
        estatal. El resultado:  7.110 investigadores en Investigación y
        Desarrollo, 805 artículos científicos y técnicos por
        millón de
        habitantes, 1891 doctores graduados entre el 2000 y el 2001. Del otro
        lado: Chile es un país tres veces más grande que Finlandia y
        uno de
        los más privatizadores del orbe, en "la frontera de este
        desplazamiento", según la orgullosa cita de la página 126.
        ¿Y cuáles
        son los resultados?:  419 investigadores en Investigación y
        Desarrollo, 59 artículos científicos y técnicos por
        millón de
        habitantes y 88 doctores graduados entre el 2000 y el 2001. ¿Y
        cuáles
        son ahora los resultados en el terreno específico que en el sistema
        chileno ocupan las nuevas universidades privadas?: 0.

        De modo que dejémonos de cuentos: que el informe de Brunner con
        compañía considere al sistema postsecundario que existe hoy en
        Chile
        un buen sistema, al que lo único que habría que hacerle es
        "guiarlo"
        para que sea más él mismo es una aberración. Porque en rigor
        se trata
        de eso. La guía que aquí se nos ofrece lo que pretende es que se
        cumpla la "ley" según la cual "son incongruentes con
        un contexto de
        mercado políticas centralizadas de planeamiento y coordinación
        del
        sistema, como impedir la creación de nuevas instituciones, regular
        administrativamente su oferta, determinar cuotas de acceso, impedir o
        distorsionar la competencia mediante subsidios discriminatorios,
        imponer controles de calidad que fuercen a la indiferenciación de
        las
        instituciones, limitar su autonomía de gobierno y gestión,
        regular
        cuantitativamente el número de profesionales y técnicos que
        ingresan
        al mercado laboral y, en general, adoptar políticas o usar
        instrumentos que constriñan o vuelvan inoperante la
        autorregulación
        del sistema" (196)".

        Si eso que el gobierno no debe hacer es lo que orienta los consejos
        que el informe entrega para la educación superior chilena, no
        cuesta
        mucho anticipar cuáles van a ser las medidas concretas que en
        él se
        propongan. Desde la página 227, el informe las desenfunda. Son
        cinco
        esenciales: i) En términos de financiamiento estudiantil,
        crédito con
        aval del Estado para los estudiantes de las universidades públicas
        y
        privadas sin distinción, evitándose así "un subsidio
        indiscriminado a
        la oferta (gratuidad de los estudios) que transfiere el costo de los
        estudios desde las personas que se beneficiarán de esta
        inversión a
        los contribuyentes que, en promedio, poseen un menor capital
        humano"
        (233+++); ii) En términos de financiamiento institucional, la misma
        cosa, es decir, financiamiento para "todas las instituciones
        autónomas
        debidamente acreditadas, independiente de su carácter público o
        privado, bajo el principio de que la producción y gestión de
        bienes
        públicos puede ser garantizada, en un contexto de mercado, por
        agencias que tienen diferentes formas de propiedad y
        organización"
        (235). En lo relativo al tipo de investigación, se estima
        conveniente
        privilegiar la "aplicada vinculada a procesos de innovación en
        los
        sectores más competitivos de la economía y en investigación
        orientada
        a resolver problemas de política pública" (236); iii)
        Transparencia de
        la información de parte de la oferta, esto es, transparencia por
        parte
        de las instituciones que ofrecen los servicios, de modo tal que la
        demanda, o sea, los estudiantes-clientes, sepan a qué atenerse en
        su
        compra de los mismos; iv) Aseguramiento de la calidad académica
        mediante "un sistema que, junto con satisfacer los estándares
        internacionales, se adapta al funcionamiento de un mercado con
        múltiples y diferenciados proveedores" (237), extricando de
        ese modo
        los procedimientos de acreditación de las manos del Estado y
        confiándoselos a "una agencia pública autónoma", la
        que actuará de
        consuno con "las agencias privadas que desean participar",
        incluidas
        "agencias extranjeras de reconocido prestigio internacional"
        (238); y
        v) Extensión de la concesión de los títulos profesionales  a
        los
        institutos profesionales y alineamiento de los grados académicos de
        acuerdo a los estándares globalizados (que son en rigor los de
        Estados
        Unidos, por ejemplo con pregrados de tres o cuatro años y
        maestrías de
        dos, etc.).

        Pajas más, pajas menos, eso es todo: en el último análisis,
        se aboga
        en este escrito por la mantención del mismo sistema de educación
        terciaria que ahora padecemos, pero allanándole al mercado un
        espacio
        más apto para que despliegue las alas, lo que, como es de
        suponerse,
        obra a en detrimento del sector público y de todo lo que este
        significa. Cada peso que el Estado les pasa a los privados es un peso
        que deja de pasarles a unas instituciones públicas que se debaten
        en
        la mayor de las precariedades, carentes de profesores, salas de clase,
        bibliotecas, laboratorios y del equipamiento mínimo para realizar
        su
        trabajo. Sumado eso a la renuncia que este cambio introduce por parte
        de las instituciones chilenas de educación superior a su deber
        fundamental. Me refiero a su obligación de crear no "capital
        humano",
        como escriben Brunner con compañía, sino ciudadanos autónomos,
        libres
        y solidarios, dueños de sus personas y responsables con su entorno.

        Finalmente, no puedo dejar de anotar aquí algo acerca de la forma
        del
        documento: descontando la falsa neutralidad del lenguaje y su sintaxis
        ramplona, la manía de decir en inglés o con anglicismos lo que
        se
        puede decir y muy bien en español ("benchmarking",
        "management" y
        "bottom line" por doquier, en el primer caso, y alumnos
        "top" y "super
        top" o "adicionalmente" en vez de "además", en
        el segundo) resulta de
        una siutiquería agobiadora. Me pregunto: ¿Cómo, con esta
        desmemoria
        histórica, con esta liviandad seudocientífica, con esta nula
        conciencia identitaria, con esta pobre lógica y con esta aún
        más pobre
        gramática, se atreven Brunner con compañía a predicar, a ofrecer
        directrices para la educación (¡y nada menos que para la
        educación
        superior!) de nuestro país.? ¿Va a ser el investigador
        principal de
        este informe el ministro del ramo en el gobierno de la próxima
        presidenta de Chile? Si eso es así, que Dios nos pille confesados.



        Párrafos marcados, a elegir:


        "…. es imprescindible diseñar e implementar una nueva
        política de
        educación superior que, aprovechando las fuerzas del mercado, al
        mismo
        tiempo las oriente en dirección de los fines públicos y corrija
        las
        limitaciones que hasta aquí han mostrado las intervenciones
        gubernamentales" (p. 10).

        "… Según la visión de los analistas [?], durante los
        últimos años los
        desplazamientos más importantes se estarían produciendo desde
        los
        modelos colegial y burocrático hacia los modelos gerencial y
        emprendedor, lo cual se explica por la presión que sobre las
        instituciones ejercen las nuevas demandas y la necesidad de adaptarse
        continuamente a un entorno cambiante. Pieza clave en este doble
        desplazamiento sería la adopción, por parte de las
        universidades, de
        formas e instrumentos de gobierno y gestión tomados de la
        administración de negocios y de la administración gubernamental,
        mediante los cuales se busca reforzar el núcleo de dirección,
        contener
        la espiral de costos, diversificar las fuentes de ingresos, mejorar la
        eficacia y eficiencia de las funciones docentes y de investigación
        y,
        en general, producir un cambio gradual en la cultura de estas
        organizaciones" (54).

        "…Chile es un actor de pequeña escala en el ámbito de la
        producción
        científica mundial. En términos comparativos, su inversión
        en ciencia
        y tecnología es modesta y su comunidad de investigadores activos
        reducida. En ambos indicadores se halla a gran distancia de los
        países
        de ingreso alto y detrás de los países centro-europeos
        incluidos en la
        muestra comparativa. La formación de personal en programas
        avanzados
        de investigación tiene proporciones modestas, muy inferior a los
        demás
        países del grupo. La productividad científica, medida por
        artículos
        publicados en revistas internacionales con relación a la
        población de
        los países, es apenas mediana y su impacto mundial es inferior al
        de
        los demás países latinoamericanos y una de las dos más bajas
        dentro
        del grupo de comparación" (117).

        "…Chile posee el menor gasto público destinado directamente a
        las
        instituciones públicas dentro del grupo de comparación; de
        hecho, es
        el más bajo de los 41 países para los cuales el programa World
        Education Indicators de la OCDE y la UNESCO produce información
        comparable. En cambio, el gasto público destinado a instituciones
        privadas es alto, aunque menor que el de Israel" (118).

        "… más allá de las diferencias que marcan la identidad
        propia de cada
        sistema, el de Chile presenta una peculiaridad específica entre
        todos.
        En efecto, dentro del grupo de comparación es el más
        privatizado y
        abierto al mercado, como se deduce de su estructura institucional y
        nivel de participación de la matrícula privada, en
        combinación con los
        pesos relativos del financiamiento del Estado y los hogares. Desde
        este punto de vista, el sistema chileno ocupa un lugar excepcional en
        el mundo, comparable solamente al de algunos sistemas del
        Asia-Pacífico que poseen una similar combinación de factores
        públicos
        y privados (Corea, Indonesia, Filipinas)" (119).

        "… La hipótesis principal en torno a la cual se desarrolla
        nuestro
        análisis es que la educación superior chilena se estructura y
        comporta, y debe por ende ser analizada, como un mercado" (123).

        "… un sistema situado en la cercanía del polo gubernamental,
        habitualmente experimentará una mayor intervención del gobierno;
        tendrá un carácter esencialmente público; tenderá a
        desarrollarse
        conforme a políticas, planes y prescripciones establecidas por la
        autoridad; las instituciones serán creadas por ley u otro acto de
        autoridad pública y estarán forzadas a coordinarse;
        mostrarán una
        mayor homogeneidad entre sí y serán financiadas íntegra o
        predominantemente por fuentes fiscales. Habitualmente el servicio
        educacional será prestado gratuitamente a los alumnos y el gobierno
        fijará prioridades, formulará demandas a las instituciones y
        diseñará
        formas de control para asegurar que los recursos entregados a éstas
        sean empleados productivamente. En el otro extremo, los sistemas
        estarán compuestos por una mayor variedad de instituciones; los
        privados serán autorizados para crear instituciones y éstas
        buscarán
        autorregularse entre sí, adaptándose a las fuerzas del mercado.
        Estos
        sistemas poseen, por lo mismo, un carácter más marcadamente
        empresarial y se desarrollan en virtud de la competencia entre las
        instituciones. Por lo general, los sistemas coordinados por el mercado
        exhibirán un grado más alto de heterogeneidad interna y se
        financiarán
        preferentemente de fuentes privadas, en particular del cobro de
        aranceles por el servicio educacional ofrecido. Bajo estás
        condiciones
        se supone que el propio mercado se encarga de asegurar la calidad de
        los procesos y productos formativos y de aumentar la eficiencia con
        que operan las unidades del sistema" (125).

        "… las universidades privadas, en consonancia con su agresiva
        estrategia de crecimiento, son el grupo que más gasta en
        publicidad a
        través de todo tipo de medios; en efecto, de dicho grupo provienen
        72
        de cada 100 pesos invertidos en marketing universitario" (145).

        "… en Chile hay 7 universidades de investigación, es decir,
        un 3% de
        las instituciones del sistema y una de cada nueve universidades. Todas
        pertenecen al grupo de universidades tradicionales" (147).

        "… [En Chile] las universidades no selectivas en absoluto [la
        "selectividad" se mide por el porcentaje de alumnos
        "top", o sea, los
        que obtuvieron los mejores puntajes en la prueba de selección para
        ingresar a las universidades. Una universidad no selectiva en absoluto
        es una universidad que no tiene alumnos "top"]  forman la
        categoría
        más numerosa en cuanto al número de instituciones: 19
        concentradas
        principalmente en el Mercado Metropolitano (13 de ellas), con dos
        universidades pertenecienmtes al Mercado Austral (Universidades
        Autónoma del Sur y de Puerto Varas), tres al Mercado Litoral
        (Universidades de Aconcagua, Viña del Mar y del Mar) y una al
        Mercado
        Centro-Sur (Universidad Adventista). Todas estas instituciones poseen,
        además, un IDC [el " IDC" es el "Índice de densidad de
        conocimiento"]
        muy bajo. Entre ellas predominan las de tamaño medio-pequeño o
        pequeño
        (16). Hay una institución de tamaño medio-grande (Universidad
        de Las
        Américas) y dos de tamaño mediano (Universidad Autónoma del
        Sur y
        Universidad del Mar). La mayoría declara una misión con
        énfasis
        empresarial (ocho); tres declaran una vocación formativa con base
        en
        la ética cristiana; tres se adscriben al modelo de principios
        pluralistas; dos al modelo de visión crítica; una declara
        vocación
        regionalista y otra vocación religiosa-pastoral" (219). 











        Correo Yahoo!
        Comprueba qué es nuevo, aquí
        http://correo.yahoo.es
      • Iván Páez
        Todo pareciera indicar que el señor Brunner con ayuda de su compañía pretende ser el nuevo Ministro de Educación, con todo lo que ello implica; la
        Mensaje 3 de 4 , 9 jun 2005
          Todo pareciera indicar que el señor Brunner con ayuda de
          su "compañía" pretende ser el nuevo Ministro de Educación, con todo
          lo que ello implica; la culminación de un largo proceso por orientar
          la educación superior definitivamente al servicio de grupos de
          interes privados, con la complacencia del Estado chileno y el
          gobierno de turno. Por eso creo que los aportes son bastante pocos en
          comparación al tremendo desafío que tenemos respecto a alcanzar un
          Chile más justo, más solidario, más democrático, siendo la educación
          superior fundamental en eso. Sin investigación y docencia de
          excelencia, sin una formación técnica de alto nivel, sin
          instituciones públicas y estatales pensando en Chile y sus desafíos,
          sin instituciones universitarias paradigmáticas; el salto cualitativo
          que nos permita no sólo disponer de frutas, palos y piedras para
          exportar, nunca va a llegar. Por eso debemos disponer y generar
          conocimiento para enfrentar estas tareas, y el aporte de este
          Profesor me parece que debe ser replicado por muchos otros.
          Necesitamos más debate, reflexión y mejores propuestas. Espero por lo
          tanto, con muy buena disposición, vuestros aportes respectivos, a fin
          de nutrir de mejor manera las propuestas en el ámbito educativo
          superior.

          Saludos fraternos. Iván Páez.

          --- En G-80Encuentro2005@..., Mario Núñez Gómez
          <mnunezgomez@y...> escribió:
          > ¿No serán muchos "aportes"?....
          >
          > Iván Páez <paez67@y...> escribió:LES ENVÍO UN RECIENTE ARTÍCULO DEL
          PROFESOR GRINOR ROJO, EL
          > CUAL PUEDE
          > APORTAR PARA REFLEXIONAR Y ANALIZAR EL CONFLICTO DE LA EDUCACIÓN
          > SUPERIOR.
          >
          > IVÁN PÁEZ.
          >
          > La educación superior en Chile y el mundo según
          > Brunner con compañía+
          >
          > Grínor Rojo++
          >
          >
          > El reciente informe sobre la educación superior que firman José
          > Joaquín Brunner con compañía descansa sobre una premisa
          > central: la
          > que sostiene que hoy por hoy la tendencia dominante de la educación
          > superior en el mundo involucra un tránsito desde sistemas en o para
          > los cuales la educación superior es (era) un derecho de los
          > ciudadanos
          > y una obligación del Estado a sistemas que hacen de ella una
          > mercancía, esto es, un bien transable, vendible y comprable en el
          > mercado. Puede que a este tránsito específico se lo introduzca
          > en el
          > documento que ahora comentamos a la cola de otros a los que él
          > también
          > se refiere (masificación de la matrícula, diversificación
          > horizontal y
          > vertical de los sistemas e instituciones, accountability,
          > funcionalización de la educación superior en respuesta a las
          > presiones
          > para elevar la relevancia y pertinencia de sus funciones de
          > conocimiento, culturas organizacionales centradas en la innovación
          > y
          > el emprendimiento), pero la verdad es que esos otros desarrollos no
          > sólo son secundarios relativamente a los intereses del informe sino
          > que además constituyen una consecuencia y no una causa de la
          > dinámica
          > que se estaría generando a partir del cambio en el régimen de
          > propiedad de las universidades. En las palabras del documento: "la
          > dirección del proceso evolutivo de la educación superior a nivel
          > mundial resulta clara […] En general, durante las últimas dos
          > décadas
          > se ha producido un desplazamiento de los sistemas hacia el polo del
          > mercado o privado, de forma tal que, en diversas partes del mundo,
          > éstos dejan de funcionar como una parte del sector público
          > sujeta a la
          > conducción y administración del gobierno y se asemejan más a
          > un
          > mercado donde las instituciones compiten para ofrecer el servicio
          > educacional" (126).
          >
          > Tres corolarios principales se desprenden de este planteamiento de
          > base. El primero dice relación con las funciones y fines de la
          > actividad universitaria. Desde el punto de vista de la docencia,
          > resulta evidente que no se trata ya más, dentro del escenario que
          > pinta este informe, de formar individuos que sean o serán, como
          > escribió José Enrique Rodó hace mas de cien años,
          > "ejemplares no
          > mutilados de humanidad" o, como pudiéramos decir nosotros hoy,
          > individuos a los que su educación universitaria los habrá
          > habilitado
          > para que hagan un uso pleno de su potencialidades de existencia,
          sino
          > de generar "capital humano" para el "crecimiento"
          > (principalmente
          > económico), tanto el propio como el de las instituciones y las
          > sociedades a las que los educandos pertenecen. Desde el punto de
          vista
          > de la investigación, la misma regla se repite: la pertinencia y la
          > relevancia de la investigación universitaria estará vinculada,
          > cada
          > vez más, a los beneficios materiales que a los investigadores (el
          > "capital humano" en este orden de cosas) su actividad les
          > reporta para
          > sí, para la institución en la que trabajan y para la sociedad
          > que los
          > rodea.
          >
          > El segundo corolario principal tiene que ver con la administración
          > y
          > la gestión universitarias: se estaría dejando atrás,
          > según los
          > descubrimientos que han hecho los perpetradores de este estudio, un
          > tipo de administración y gestión universitarias desde abajo,
          > subordinado a la injerencia de los universitarios mismos, al que se
          > juzga anticuado e ineficiente (en América Latina él tiene, como
          > es
          > bien sabido, su hito histórico en las luchas estudiantiles que se
          > iniciaron en Córdoba en 1918), para abrirle camino a una
          > administración y una gestión desde arriba, esta otra de
          > carácter
          > empresarial o gerencial, la que sería más novedosa, más
          > competitiva y
          > definitivamente más "emprendedora" (para decirlo con la
          > jerga favorita
          > de la prosa del informe).
          >
          > Por último y de manera previsible, el tercer corolario nos advierte
          > que la educación superior nuestra, o sea, la educación superior
          > que
          > existe hoy en nuestro país, debe hacerse cargo de las
          > implicaciones de
          > este tránsito no sólo reconociendo la tendencia privatizadora
          > de punta
          > sino que asumiendo sus consecuencias a concho. El párrafo que da
          > comienzo al documento, donde se manifiesta que el objetivo del mismo
          > es "describir y analizar las dinámicas del mercado de la
          > educación
          > superior en Chile", lo que implica es que en Chile la fórmula
          > mercantilizante hacia la que se dirigen las demás naciones del
          > mundo
          > en esta clase de asuntos está ya instalada, e instalada hasta el
          > extremo de ponernos "en la frontera de este desplazamiento"
          > (126).
          > Esto quiere decir que, aunque el sistema que existe pudiera ser
          > perfectible en algunos aspectos (y este es el propósito último
          > del
          > escrito de Brunner con compañía: "guiar al mercado"), no
          > es, en el
          > sentido fuerte del término, susceptible de reemplazo.
          >
          > Es más: la tendencia a la mercantilización nos la presentan
          > Brunner
          > con compañía no sólo como un dato tendencial arrollador sino
          > como un
          > despliegue que es, es lo que se declara algunas veces
          > explícitamente y
          > se sugiere en otras, beneficioso.
          >
          > Ahora bien, excusándome yo de entrar por ahora en una critica a la
          > lógica parda con que se lleva a cabo la argumentación del
          > informe (en
          > una crítica a la triquiñuela proléptica y a la selectividad y
          > parcialidad con que se utilizan en él de las estadísticas o en
          > una
          > discusión seria del raciocinio según el cual es la
          > masificación de la
          > demanda, unida a las otras expansiones que señalé arriba, la que
          > conduce a la privatización y no el hecho de que el dominio
          > universitario se haya convertido de un tiempo a esta parte en una
          > fuente más de captación y acumulación de capital, como
          > ocurre también
          > con la salud y las pensiones, por ejemplo, todo ello dentro de una
          > coyuntura de angustia expansiva por parte del orden capitalista
          > nacional y mundial), hay que decir que los datos mismos que este
          > informe presenta desmienten su planteamiento de base. En efecto,
          esos
          > datos demuestran que existen países en los cuales la tendencia
          > aludida
          > no se cumple o se cumple con severas restricciones, que hay otros
          que,
          > aunque estén siendo presionados por la misma (o por sus agentes),
          > se
          > resisten a ella (o a ellos) y, lo que es mas importante, que los
          > mejores resultados, tanto en el plano de la docencia como en el de
          la
          > investigación, cuantitativa y cualitativamente, no se registran en
          > los
          > países que someten sus instituciones a la embestida
          > mecantilizadora y
          > menos aún en aquellos que las someten en exceso, como es el caso de
          > Chile.
          >
          > Me explico: en primer lugar, en el Cuadro 2, "Países
          > seleccionados:
          > Estrategias de expansión de matricula", que incluye
          > dieciséis naciones
          > en fases de masificación universal, avanzada, intermedia e
          > inicial, se
          > admite expresamente y el cuadro lo demuestra, que para responder a
          ese
          > fenómeno "a nivel internacional predomina el uso de la
          > estrategia de
          > expansión pública" (20). Incluso en un país privatizador
          > como es
          > Malasia, que aparece en la fase inicial de la masificación y
          > haciendo
          > uso para hacerse cargo de ella de una estrategia de expansión
          > público/privada, nos enteramos en la página 43 que su gasto
          > público en
          > educación superior es del 2.1% del PIB y en la página 110 que
          > las tres
          > cuartas partes de ese gasto van a dar al sector público y sólo
          > una
          > cuarta parte al privado (en Chile el porcentaje respectivo es del
          0.5%
          > del PIB y de él el 37% va a las instituciones del Estado y un
          > 23.4% a
          > las privadas), lo cual no es óbice para que se haya afirmado en la
          > página 25 que "Una de las estrategias más empleadas por los
          > países en
          > vías de desarrollo para ampliar las oportunidades de formación
          > superior consiste en diferenciar horizontal --y con frecuencia
          > también
          > verticalmente-- sus sistemas, autorizando la formación de
          > instituciones privadas". ¿No se estará tratando de
          > justificar el
          > notorio desastre de la situación chilena con el argumento
          > especioso de
          > que esta es una tendencia global? Al respecto, resulta muy sugerente
          > que para demostrar el aserto de fondo se ofrezcan ahí como
          > ejemplos no
          > los países del cuadro 2 sino varios asiáticos, latinoamericanos
          > (los
          > latinoamericanos: Colombia, Brasil, Nicaragua, Republica Dominicana,
          > Chile y Costa Rica) y de Europa Central y del Este, aunque con la
          > admisión, de nuevo explícita y que se deja caer como quien no
          > quiere
          > la cosa, de que "la tasa de participación de la matrícula
          > privada
          > sigue siendo baja --o inexistente-- en la mayoría de los países
          > de
          > Europa occidental" (25). ¿En qué quedamos entonces?
          >
          > En segundo lugar, todos hemos leído acerca de la resistencia a la
          > privatización en países como Argentina y México. Aunque el
          > informe de
          > Brunner con compañía no se ocupa de dar cuenta de la
          > gravitación que
          > han tenido y siguen teniendo en el panorama completo esas acciones
          > resistentes, no puede dejar de reflejarlas en sus cuadros
          > estadísticos. Además, tampoco tiene que moverse muy lejos: en
          > nuestro
          > propio país la Universidad de Chile lleva oponiéndose a la
          > privatización, y a las consecuencias de la privatización, desde
          > el
          > momento mismo en que Pinochet y sus cuarenta ladrones se hicieron
          > cargo del poder político. En los diecisiete años de la
          > dictadura, a la
          > Universidad de Chile se la desmembró, se la desfinanció, se la
          > desacreditó y se la atacó de todas las maneras imaginables (El
          > Mercurio convirtió sus ataques en un deporte semanal
          > prácticamente),
          > pero la Universidad se mantuvo en pie. Pinochet envió por fin en
          > calidad de rector designado a un tal Federici, el mismo fulano que
          > había destruido antes la Empresa de Ferrocarriles del Estado, para
          > que
          > reeditara sus habilidades con la Universidad. Pero ni Pinochet ni
          > Federici se salieron con la suya. La Universidad de Chile,
          > desmembrada, desfinanciada y víctima de un acoso sin tregua, fue y
          > continúa siendo lo que sus profesores, sus estudiantes y sus
          > funcionaron decidieron. La resistencia existe por lo tanto en Chile
          y
          > en otras partes del mundo y la ineluctabilidad del proceso
          > mercantilizador que proclaman Brunner con compañía no parece ser
          > tal.
          > En estos días, la lucha de los jóvenes universitarios chilenos
          > contra
          > una nueva e insensata ley de financiamiento de sus casas de estudio
          > (coincidente con las recomendaciones del informe, como luego
          veremos)
          > es otra muestra de lo mismo.
          >
          > Pero lo más grave de todo esto es que las tablas estadísticas
          > del
          > informe de Brunner con compañía demuestran que los resultados que
          > se
          > obtienen en los países que privatizan su educación superior
          > desatinadamente no son los mejores. Prueban esas tablas en efecto
          que
          > los países que alcanzan los niveles más altos de excelencia son
          > los
          > que privatizan menos o los que no privatizan en absoluto. Dejando de
          > lado a los países grandes de Europa, a los que ya nos referimos,
          > Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Irlanda, Suecia y Finlandia,
          > todos
          > ellos países también muy respetables, se encuentran en esta
          > posición.
          > En el caso del último de ellos, Finlandia, un país más chico
          > que
          > Chile, con cinco millones de habitantes y que ha alcanzado niveles
          de
          > desarrollo espectaculares durante los últimos veinte o treinta
          > años,
          > su educación superior, asombrosamente para los devotos del
          > "libre
          > mercado educacional", es totalmente pública y totalmente
          > estatal. En
          > Finlandia no existen las instituciones privadas y Finlandia dedica
          el
          > 1,7% del PIB al financiamiento de su educación superior pública
          > y
          > estatal. El resultado: 7.110 investigadores en Investigación y
          > Desarrollo, 805 artículos científicos y técnicos por
          > millón de
          > habitantes, 1891 doctores graduados entre el 2000 y el 2001. Del
          otro
          > lado: Chile es un país tres veces más grande que Finlandia y
          > uno de
          > los más privatizadores del orbe, en "la frontera de este
          > desplazamiento", según la orgullosa cita de la página 126.
          > ¿Y cuáles
          > son los resultados?: 419 investigadores en Investigación y
          > Desarrollo, 59 artículos científicos y técnicos por
          > millón de
          > habitantes y 88 doctores graduados entre el 2000 y el 2001. ¿Y
          > cuáles
          > son ahora los resultados en el terreno específico que en el sistema
          > chileno ocupan las nuevas universidades privadas?: 0.
          >
          > De modo que dejémonos de cuentos: que el informe de Brunner con
          > compañía considere al sistema postsecundario que existe hoy en
          > Chile
          > un buen sistema, al que lo único que habría que hacerle es
          > "guiarlo"
          > para que sea más él mismo es una aberración. Porque en rigor
          > se trata
          > de eso. La guía que aquí se nos ofrece lo que pretende es que se
          > cumpla la "ley" según la cual "son incongruentes con
          > un contexto de
          > mercado políticas centralizadas de planeamiento y coordinación
          > del
          > sistema, como impedir la creación de nuevas instituciones, regular
          > administrativamente su oferta, determinar cuotas de acceso, impedir
          o
          > distorsionar la competencia mediante subsidios discriminatorios,
          > imponer controles de calidad que fuercen a la indiferenciación de
          > las
          > instituciones, limitar su autonomía de gobierno y gestión,
          > regular
          > cuantitativamente el número de profesionales y técnicos que
          > ingresan
          > al mercado laboral y, en general, adoptar políticas o usar
          > instrumentos que constriñan o vuelvan inoperante la
          > autorregulación
          > del sistema" (196)".
          >
          > Si eso que el gobierno no debe hacer es lo que orienta los consejos
          > que el informe entrega para la educación superior chilena, no
          > cuesta
          > mucho anticipar cuáles van a ser las medidas concretas que en
          > él se
          > propongan. Desde la página 227, el informe las desenfunda. Son
          > cinco
          > esenciales: i) En términos de financiamiento estudiantil,
          > crédito con
          > aval del Estado para los estudiantes de las universidades públicas
          > y
          > privadas sin distinción, evitándose así "un subsidio
          > indiscriminado a
          > la oferta (gratuidad de los estudios) que transfiere el costo de los
          > estudios desde las personas que se beneficiarán de esta
          > inversión a
          > los contribuyentes que, en promedio, poseen un menor capital
          > humano"
          > (233+++); ii) En términos de financiamiento institucional, la misma
          > cosa, es decir, financiamiento para "todas las instituciones
          > autónomas
          > debidamente acreditadas, independiente de su carácter público o
          > privado, bajo el principio de que la producción y gestión de
          > bienes
          > públicos puede ser garantizada, en un contexto de mercado, por
          > agencias que tienen diferentes formas de propiedad y
          > organización"
          > (235). En lo relativo al tipo de investigación, se estima
          > conveniente
          > privilegiar la "aplicada vinculada a procesos de innovación en
          > los
          > sectores más competitivos de la economía y en investigación
          > orientada
          > a resolver problemas de política pública" (236); iii)
          > Transparencia de
          > la información de parte de la oferta, esto es, transparencia por
          > parte
          > de las instituciones que ofrecen los servicios, de modo tal que la
          > demanda, o sea, los estudiantes-clientes, sepan a qué atenerse en
          > su
          > compra de los mismos; iv) Aseguramiento de la calidad académica
          > mediante "un sistema que, junto con satisfacer los estándares
          > internacionales, se adapta al funcionamiento de un mercado con
          > múltiples y diferenciados proveedores" (237), extricando de
          > ese modo
          > los procedimientos de acreditación de las manos del Estado y
          > confiándoselos a "una agencia pública autónoma", la
          > que actuará de
          > consuno con "las agencias privadas que desean participar",
          > incluidas
          > "agencias extranjeras de reconocido prestigio internacional"
          > (238); y
          > v) Extensión de la concesión de los títulos profesionales a
          > los
          > institutos profesionales y alineamiento de los grados académicos de
          > acuerdo a los estándares globalizados (que son en rigor los de
          > Estados
          > Unidos, por ejemplo con pregrados de tres o cuatro años y
          > maestrías de
          > dos, etc.).
          >
          > Pajas más, pajas menos, eso es todo: en el último análisis,
          > se aboga
          > en este escrito por la mantención del mismo sistema de educación
          > terciaria que ahora padecemos, pero allanándole al mercado un
          > espacio
          > más apto para que despliegue las alas, lo que, como es de
          > suponerse,
          > obra a en detrimento del sector público y de todo lo que este
          > significa. Cada peso que el Estado les pasa a los privados es un
          peso
          > que deja de pasarles a unas instituciones públicas que se debaten
          > en
          > la mayor de las precariedades, carentes de profesores, salas de
          clase,
          > bibliotecas, laboratorios y del equipamiento mínimo para realizar
          > su
          > trabajo. Sumado eso a la renuncia que este cambio introduce por
          parte
          > de las instituciones chilenas de educación superior a su deber
          > fundamental. Me refiero a su obligación de crear no "capital
          > humano",
          > como escriben Brunner con compañía, sino ciudadanos autónomos,
          > libres
          > y solidarios, dueños de sus personas y responsables con su entorno.
          >
          > Finalmente, no puedo dejar de anotar aquí algo acerca de la forma
          > del
          > documento: descontando la falsa neutralidad del lenguaje y su
          sintaxis
          > ramplona, la manía de decir en inglés o con anglicismos lo que
          > se
          > puede decir y muy bien en español ("benchmarking",
          > "management" y
          > "bottom line" por doquier, en el primer caso, y alumnos
          > "top" y "super
          > top" o "adicionalmente" en vez de "además", en
          > el segundo) resulta de
          > una siutiquería agobiadora. Me pregunto: ¿Cómo, con esta
          > desmemoria
          > histórica, con esta liviandad seudocientífica, con esta nula
          > conciencia identitaria, con esta pobre lógica y con esta aún
          > más pobre
          > gramática, se atreven Brunner con compañía a predicar, a ofrecer
          > directrices para la educación (¡y nada menos que para la
          > educación
          > superior!) de nuestro país.? ¿Va a ser el investigador
          > principal de
          > este informe el ministro del ramo en el gobierno de la próxima
          > presidenta de Chile? Si eso es así, que Dios nos pille confesados.
          >
          >
          >
          > Párrafos marcados, a elegir:
          >
          >
          > "…. es imprescindible diseñar e implementar una nueva
          > política de
          > educación superior que, aprovechando las fuerzas del mercado, al
          > mismo
          > tiempo las oriente en dirección de los fines públicos y corrija
          > las
          > limitaciones que hasta aquí han mostrado las intervenciones
          > gubernamentales" (p. 10).
          >
          > "… Según la visión de los analistas [?], durante los
          > últimos años los
          > desplazamientos más importantes se estarían produciendo desde
          > los
          > modelos colegial y burocrático hacia los modelos gerencial y
          > emprendedor, lo cual se explica por la presión que sobre las
          > instituciones ejercen las nuevas demandas y la necesidad de
          adaptarse
          > continuamente a un entorno cambiante. Pieza clave en este doble
          > desplazamiento sería la adopción, por parte de las
          > universidades, de
          > formas e instrumentos de gobierno y gestión tomados de la
          > administración de negocios y de la administración gubernamental,
          > mediante los cuales se busca reforzar el núcleo de dirección,
          > contener
          > la espiral de costos, diversificar las fuentes de ingresos, mejorar
          la
          > eficacia y eficiencia de las funciones docentes y de investigación
          > y,
          > en general, producir un cambio gradual en la cultura de estas
          > organizaciones" (54).
          >
          > "…Chile es un actor de pequeña escala en el ámbito de la
          > producción
          > científica mundial. En términos comparativos, su inversión
          > en ciencia
          > y tecnología es modesta y su comunidad de investigadores activos
          > reducida. En ambos indicadores se halla a gran distancia de los
          > países
          > de ingreso alto y detrás de los países centro-europeos
          > incluidos en la
          > muestra comparativa. La formación de personal en programas
          > avanzados
          > de investigación tiene proporciones modestas, muy inferior a los
          > demás
          > países del grupo. La productividad científica, medida por
          > artículos
          > publicados en revistas internacionales con relación a la
          > población de
          > los países, es apenas mediana y su impacto mundial es inferior al
          > de
          > los demás países latinoamericanos y una de las dos más bajas
          > dentro
          > del grupo de comparación" (117).
          >
          > "…Chile posee el menor gasto público destinado directamente a
          > las
          > instituciones públicas dentro del grupo de comparación; de
          > hecho, es
          > el más bajo de los 41 países para los cuales el programa World
          > Education Indicators de la OCDE y la UNESCO produce información
          > comparable. En cambio, el gasto público destinado a instituciones
          > privadas es alto, aunque menor que el de Israel" (118).
          >
          > "… más allá de las diferencias que marcan la identidad
          > propia de cada
          > sistema, el de Chile presenta una peculiaridad específica entre
          > todos.
          > En efecto, dentro del grupo de comparación es el más
          > privatizado y
          > abierto al mercado, como se deduce de su estructura institucional y
          > nivel de participación de la matrícula privada, en
          > combinación con los
          > pesos relativos del financiamiento del Estado y los hogares. Desde
          > este punto de vista, el sistema chileno ocupa un lugar excepcional
          en
          > el mundo, comparable solamente al de algunos sistemas del
          > Asia-Pacífico que poseen una similar combinación de factores
          > públicos
          > y privados (Corea, Indonesia, Filipinas)" (119).
          >
          > "… La hipótesis principal en torno a la cual se desarrolla
          > nuestro
          > análisis es que la educación superior chilena se estructura y
          > comporta, y debe por ende ser analizada, como un mercado" (123).
          >
          > "… un sistema situado en la cercanía del polo gubernamental,
          > habitualmente experimentará una mayor intervención del gobierno;
          > tendrá un carácter esencialmente público; tenderá a
          > desarrollarse
          > conforme a políticas, planes y prescripciones establecidas por la
          > autoridad; las instituciones serán creadas por ley u otro acto de
          > autoridad pública y estarán forzadas a coordinarse;
          > mostrarán una
          > mayor homogeneidad entre sí y serán financiadas íntegra o
          > predominantemente por fuentes fiscales. Habitualmente el servicio
          > educacional será prestado gratuitamente a los alumnos y el gobierno
          > fijará prioridades, formulará demandas a las instituciones y
          > diseñará
          > formas de control para asegurar que los recursos entregados a éstas
          > sean empleados productivamente. En el otro extremo, los sistemas
          > estarán compuestos por una mayor variedad de instituciones; los
          > privados serán autorizados para crear instituciones y éstas
          > buscarán
          > autorregularse entre sí, adaptándose a las fuerzas del mercado.
          > Estos
          > sistemas poseen, por lo mismo, un carácter más marcadamente
          > empresarial y se desarrollan en virtud de la competencia entre las
          > instituciones. Por lo general, los sistemas coordinados por el
          mercado
          > exhibirán un grado más alto de heterogeneidad interna y se
          > financiarán
          > preferentemente de fuentes privadas, en particular del cobro de
          > aranceles por el servicio educacional ofrecido. Bajo estás
          > condiciones
          > se supone que el propio mercado se encarga de asegurar la calidad de
          > los procesos y productos formativos y de aumentar la eficiencia con
          > que operan las unidades del sistema" (125).
          >
          > "… las universidades privadas, en consonancia con su agresiva
          > estrategia de crecimiento, son el grupo que más gasta en
          > publicidad a
          > través de todo tipo de medios; en efecto, de dicho grupo provienen
          > 72
          > de cada 100 pesos invertidos en marketing universitario" (145).
          >
          > "… en Chile hay 7 universidades de investigación, es decir,
          > un 3% de
          > las instituciones del sistema y una de cada nueve universidades.
          Todas
          > pertenecen al grupo de universidades tradicionales" (147).
          >
          > "… [En Chile] las universidades no selectivas en absoluto [la
          > "selectividad" se mide por el porcentaje de alumnos
          > "top", o sea, los
          > que obtuvieron los mejores puntajes en la prueba de selección para
          > ingresar a las universidades. Una universidad no selectiva en
          absoluto
          > es una universidad que no tiene alumnos "top"] forman la
          > categoría
          > más numerosa en cuanto al número de instituciones: 19
          > concentradas
          > principalmente en el Mercado Metropolitano (13 de ellas), con dos
          > universidades pertenecienmtes al Mercado Austral (Universidades
          > Autónoma del Sur y de Puerto Varas), tres al Mercado Litoral
          > (Universidades de Aconcagua, Viña del Mar y del Mar) y una al
          > Mercado
          > Centro-Sur (Universidad Adventista). Todas estas instituciones
          poseen,
          > además, un IDC [el " IDC" es el "Índice de densidad de
          > conocimiento"]
          > muy bajo. Entre ellas predominan las de tamaño medio-pequeño o
          > pequeño
          > (16). Hay una institución de tamaño medio-grande (Universidad
          > de Las
          > Américas) y dos de tamaño mediano (Universidad Autónoma del
          > Sur y
          > Universidad del Mar). La mayoría declara una misión con
          > énfasis
          > empresarial (ocho); tres declaran una vocación formativa con base
          > en
          > la ética cristiana; tres se adscriben al modelo de principios
          > pluralistas; dos al modelo de visión crítica; una declara
          > vocación
          > regionalista y otra vocación religiosa-pastoral" (219).
          >
          >
          >
          >
          >
          >
          >
          >
          >
          >
          >
          > ---------------------------------
          > Enlaces de Yahoo! Grupos
          >
          > Para visitar el sitio web del grupo, andá a:
          > http://ar.groups.yahoo.com/group/G-80Encuentro2005/
          >
          > Para cancelar tu suscripción a este grupo, enviá un mensaje a:
          > G-80Encuentro2005-unsubscribe@...
          >
          > El uso de Yahoo! Grupos está sujeto a las Condiciones del
          servicio de Yahoo!.
          >
          >
          >
          >
          > ---------------------------------
          >
          > Correo Yahoo!
          > Comprueba qué es nuevo, aquí
          > http://correo.yahoo.es
        Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.