Cargando ...
Lo sentimos, se produjo un error mientras cargabas el contenido.

Con exclusividad: UFOs en la Floresta Amazónica.

Expandir mensajes
  • Paulo R. Poian.
    UFOs rondam la Floresta Amazónica desde los tiempos más remotos http://www.tudook.com/brasil/images/bcamazonica.jpg La región amazónica es sorprendente en
    Mensaje 1 de 1 , 11 ene 2010
    Ver código fuente
    • 0 archivo adjunto

      UFOs rondam la Floresta Amazónica desde los tiempos más remotos

      http://www.tudook.com/brasil/images/bcamazonica.jpg

       

      La región amazónica es sorprendente en muchos aspectos. Abriga una infinidade de especies vegetais y animales, además de una rica diversidad de cultura y costumbres, lo que hace la región extremadamente exótica a los ojos de los incontables turistas que la visitan. En el que se refiere a discos voladores, es posible encontrar en la región increíbles historias en las cuales se constatan desde simples avistamentos hasta casos de abdución. De acuerdo con el periodista y escritor Danilo du Silvan, uno de los pioneros en la investigación ufológica en la Amazônia, en su libro “Mistificadores de la Ufologia”, una de las primeras observaciones de naves extraterrestres en la región fue registrada en la ciudad de Manaus, en 1957, cuando varias personas avistaram en un fin de tarde, en el Puente Cabral , un objeto volador no identificado.

      El hecho llamó la atención de la comunidad y de la Prensa, que dio amplia cobertura al acontecido. Desde entonces ha sido común el registro de ocorrências ufológicas en aquella ciudad, que se intensifican con el pasar de los años. Sin embargo, se cree que la actuación de naves sobre la floresta remonte a siglos, cuando nativos de diversas naciones indígenas veían extraños seres descendiendo del cielo y los identificaban a través de leyendas mitológicas que se perpetuarían por incontables generaciones. Eso tal vez explique el carácter folclórico y religioso con que muchas personas tratan el asunto. Seres y objetos observados por tales indios eran representados en rituales y ceremonias, en los cuales era posible identificar vestigios de seres altamente inteligentes, conforme historiadores pudieron constatar más tarde.

      Estudiosos afirman que, en la Amazônia, tales seres habrían se dedicado a la investigación y explotación de personas y de los infindábles recursos naturales, lo que estarían haciendo hasta hoy. Sin embargo, en épocas remotas, a su presencia y comportamiento eran atribuidas diversas e intrigantes leyendas. Muy antes de los portugueses lleguen al Brasil nuestros nativos ya habían creado sus propias denominaciones para los avistamentos de sondas y naves extraterrestres, que eran interpretadas como siendo animales y aves.

      Sus tripulantes, cuando descendían de los objetos voladores, eran vistos en algunas ocasiones como demonios y espíritus del mal, y, en otras, como dioses, espíritus del bien. En la obra “Discos Voadores e Seres Extraterrestres no Folclore Brasileño” [Colección Biblioteca UFO], el ufólogo minero Antonio Faleiro [consultor de la UFO] hace un minucioso estudio de la posible relación existente entre ocorrências ufológicas y leyendas folclóricas. En sus investigaciones, pudo purificar que una de las denominaciones más antiguas atribuidas a un UFO en territorio brasileño sería M'bai-tatá, que significaría cosa de fuego.

       

      La expresión fue citada por el padre José de Anchieta en una carta datada de 1560. “Hay también otros fantasmas en la playa, que viven la mayor parte del tiempo junto al mar y de los ríos y son llamados de ‘que es todo fuego’. No se ve otra cosa sino un facho cintilante corriendo... Él acomete los indios y los mata rápidamente”, escribió Anchieta. En su texto, es posible que la expresión “los mata” significara sólo desaparición o rapto, y estaríamos delante de posibles ocorrências de abdución, como acontece en la actualidad. En algunos casos, las luces fortíssimas emitidas por esos objetos provocaban síntomas en los indios, como irritación en los ojos e indisposición.

      En la Amazônia, la creciente frecuencia con que seres extraterrestres han sido observados posibilitó una clasificación en cuanto a su apariencia y comportamiento. El investigador Antonio Jorge Thor desarrolló ese trabajo y llegó a tres categorías. Los alienígenas del primer grupo serían amables y evolucionados, tanto científica como espiritualmente, mientras los del segundo grupo asumirían comportamiento extremadamente hostil ante el ser humano. Escravizariam personas por largo tiempo y las dejarían con incontables disturbios físicos o psíquicos. Ya los del tercer grupo son clasificados como seas intermediarios, que estarían en la Amazônia por los más variados motivos, como investigaciones e incluso debido a accidentes inevitables. La entidad mítica Bep-Kororoti, personaje de una leyenda nativa, podría ser enquadrado en ese grupo, ya que de la misma forma inusitada e inesperada con que aparecía para las personas, desaparecía sin dejar vestigios.

      Boto rosa: http://www.achetudoeregiao.com.br/animais/gif_animal/mamiferos/boto04.jpg

       

       

       

      El Tucuxi (boto cinza): http://www.clickpa.com.br/images/boto.jpg

       

       

       

       

      Fantasmas y asombraciones – Investigando detalladamente el folclore brasileño – y en particular lo de la Amazônia – podemos constatar que muchos “fantasmas” y “assombraciones” descritos por indígenas y caboclos son en la realidad avistamentos de naves tripuladas, sondas teleguiadas y seres extraterrestres. Una de las leyendas más conocidas en la región es a de el Boto, responsable por una de las más interesantes peculiaridades amazónicas. La historia está descrita en el libro “Los Misterios de la Amazônia”, del sertanista y escritor Walcyr Monteiro [consultor de la UFO], que estudió con detenimiento con detenimiento el asunto.

      Según Monteiro, existen dos tipos de boto, el negro (o tucuxi) y el color-de-rosa. El primero ayudaría los náufragos, pero solamente mujeres, llevándolas para los márgenes de los ríos. Para otras personas, sin embargo, el tucuxi auxiliaria a todos, independiente del sexo del necesitado. No son pocos los que, al escapen de la muerte por cualquier motivo, atribuyen su salvamento la criatura.

      Ya el boto color-de-rosa es fuente de una leyenda aún más exótica, que muchos ufólogos correlacionam a la Ufologia. Dicen los habitantes de los reductos y regiones ribeirinhas del interior de la Amazônia que el boto color-de-rosa se transformaría en un hombre alto, claro, fuerte y bonito que seduciría las mujeres en noches de fiesta. Al salir de los ríos, es visto como alguien bien apessoado, elegantemente vestido y portando, según la tradición, una espada en la cintura. Él se aproximaría de las vitimas – las más bellas de las fiestas – y las atraería con un mirar hipnótico. Sin embargo, antes del amanecer, él se transformaría nuevamente en animal y volvería para el agua. Según creen habitantes de ciertas regiones amazónicas, aún hoy, cuando una mujer residente a la márgenes de los ríos queda embarazada, no siendo casada o teniendo compañero, el hijo ciertamente es del boto.

      De acuerdo con la leyenda, muchas de ellas desaparecen o huyen para el fondo de los ríos, retornando tiempos después. La historia de ciertas localidades da cuenta de que varios maridos desconfiados ya armaron ciladas para coger el animal. La emboscada generalmente acontece a la noche, cuando habría una lucha entre el marido y su rival. Variaciones de la leyenda del Boto describen embates en que los maridos consiguen herir el animal, a veces visto como hombre. Pero la criatura siempre escapa buceando en el agua. La riqueza folclórica de la Amazônia va aún más lejos. Según historiadores, el día siguiente a la tales luchas era común encontrar un cadáver en la riba del río, con heridas supuestamente causadas por el marido celoso.

      Sólo que, en vez de un hombre, lo que se veía era pura y simplemente el cuerpo de un boto. Aún hoy es común recorrer vilas y remotas localidades y encontrar, en los cartórios municipales registros de nacimiento en que el padre de determinadas niños es descrito como siendo el boto. Dudar de tal paternidade, en regiones ribeirinhas, es grande heresia. Pero para ciertos ufólogos especializados en el folclore amazónico, la leyenda del Boto esconde la actuación sinistra y camuflada de seres extraterrestres, que estarían seleccionando sus víctimas en la floresta exactamente como lo hacen en las grandes ciudades. Usarían recursos hipnóticos para atraerlas y, después, las seducirían con encanto fuera del normal. De cualquier forma, tal leyenda no es la única de la región que los estudiosos relacionan al Fenómeno UFO. Otra tradición bastante curiosa es el cuento de la Cobra Grande.

       

      Movimientos sinuosos – Esta leyenda relata que una india tomaba baño en un río cuando fue engravidada por un boto, llegando a dar a la luz a dos niños, Honorato y Maria Caninana. Mientras Honorato era un niño bueno y gentil, Maria era mala y estúpida. Extrañamente, los niños tenían el cuerpo cubierto de escamas, cabezas triangulares, ojos oblíquos y lenguas pontudas, muy semejantes a cobras. Una variación de la misma leyenda dice que, a medida que crecía, Honorato tendría se transformado en una grande cobra que amedrontaria los habitantes de la región. Otra ramificación de tal creencia atribuye a la Cobra Grande la capacidad de volar sobre los ríos amazónicos. Ella sería vista como un objeto luminoso y comprido, de movimientos sinuosos, que acompañaría el recorrido de los ríos.

      Descripciones de historias como esas son comunes en la región, donde muchas ocorrências ufológicas asumen carácter meramente místico o religioso. En el que se refiere a la leyenda del Boto, es posible identificar características presentes también en episodios envolviendo extraterrestres, como la supuesta espada que poseía y su increíble y rápida transformación en un animal, identificado por la población como siendo el mamífero aquático. Ya la leyenda de la Cobra Grande representaría un objeto de intensa luminosidad que, al atravesar el cielo, dejaría un rastro coloreado con formato semejante al de una cobra en movimiento. Una intersección entre ambas leyendas, muchas veces enredadas juntas, podría generar la interpretación de posibles casos de abdución con manipulación genética. Eventuales niños nacidos de estos relacionamentos podrían, de hecho, presentar alteraciones físicas, y los nativos las veían como cobras.

      És muy común también encontremos en la región amazónica la leyenda del Navío Fantasma, que surgía y desaparecía muy rápidamente. Incontables personas garantizan haber observado la misteriosa embarcación, como un pescador residente en el municipio de Curuçá, que relata haber notado, en una noche de trabajo, la aparición súbita de dos hombres en un pequeño barco. Uno de ellos compró peces del pescador, pero dije a él que debería recibir el pago en otro navío, que estaba más alejado. El hombre halló eso muy extraño, pues en aquella región nunca había aportado navío de cualquier especie. Al dirigirse al local indicado, avistó, perplexo, un inmenso navío todo iluminado.

      Dentro de él, muchos hombres, mujeres y niños andaban, subían y descendían escaleras, conversando despreocupados unos con los otros. La grandiosidade de la embarcación y su intensa luz dejaron el pescador literalmente paralizado, no consiguiendo raciocinar derecho. Cuando consiguió salir del estado de torpor en que se encontraba, las personas y el navío habían desaparecido. No había la más pequeña señal de que allí hubo estado alguna embarcación.

      Las descripciones del Navío Fantasma varían de localidad para localidad. Pero casi siempre lo que se ve es algo de grandes proporciones, que las testigos imaginan ser un gran barco. Acontecimientos como ese, muchas veces descritos en forma de fábulas o mitos, evidenciam la frecuente presencia alienígena en la región, principalmente en áreas ribeirinhas. En algunos casos, seres y naves son descritos sugando energía y hasta sangre de personas.

      Agujas clavadas – La señora Maria Lopes, habitante de Vila Gorete, los márgenes del Río Tapajós, en las proximidades de Santarém (PA), relata un interesante caso envolviendo “extraños aparatos” que absorben energía humana, conocidos como Chupa-Chupa. “Vi un objeto pousar silenciosamente en las matas aquí cerca... De él salieron dos hombres y una mujer, que comenzaron a menear con dos pescadores”, cuenta Maria. Otras personas presentes en el local quedaron paralizadas al observar la escena. “Al amanecer, los hombres estaban muertos en circunstancias idénticas. En el corazón de cada uno habían sido clavadas decenas de agujas”.

       

      En su libro “Vampiros Extraterrestres en la Amazônia”, el ufólogo y bioquímico Daniel Rebisso Giese describe en detalles el fenómeno Chupa-Chupa, ocurrido principalmente en los municipios próximos a la Baia del Sol, al norte de Belén. Los hechos venían aconteciendo desde el inicio de los años 70, pero se intensificaron en 1977, cuando todos los habitantes pasaron a ser atacados por balones de luz que ora salían de las matas, ora de los ríos. Los hechos se agravaron tanto que en ciertas vilas de la región los habitantes buscaban protegerse de la acción de los vampiros extraterrestres evitando salir o aún dormir solos a la noche. Hacían grandes hogueras a la márgenes de los ríos y quedaban la noche toda juntos, en vuelta del fuego. Aún así, los extraños objetos sugavam de alguna forma la energía de las personas, en la mayoría mujeres jóvenes. Muchas tuvieron partes de sus cuerpos arañadas al intentar escapar del extraño objeto.

      En muchos casos, las marcas dejadas en las víctimas eran conjuntos de cicatrizes que podrían llegar a hasta ocho orifícios. En estas ocorrências, fue comprobado que las mujeres perdieron aproximadamente 300 ml de sangre, de ahí el término Chupa-Chupa. Ese fue el caso de Claudomira de la Pasión, residente en la Isla de Collares (PA). Ella afirma que sus familiares ya no dormían derecho con miedo del que llaman de aparato. “En un de esos días, alrededor de la medianoche, desperté con un fuerte clarón, una especie de foco verde-claro que descendía bien encima de mi pecho izquierdo. Intenté gritar, pero mi voz no salió. Sentí una quentura esquisita... Después, aquel foco de luz fue disminuyendo y vi que estaba quemada”. Claudomira relató aunque avistó un extraño objeto, muy parecido con un guardia-lluvia, y un ser de piel clara, ojos estirados (como oriental) y orejas grandes. Según ella, la criatura estaría vistiendo una colante ropa verde y tendría una especie de pistola en la mano, de la cual habría emitido un feixe luminoso.

      En ese momento, Claudomira sintió picadas como las de agujas sobre su seno. “Tras eso, sentí dolor de cabeza y una grande moleza, que me dejó arriada por varios días”, completa. El día siguiente al acontecimiento, ella se dirigió a la Unidad Sanitaria de la localidad, donde fue atendida por la médica Wellaide Cecim Carvalho, que la encaminó al Instituto Médico Legal Renato Llaves, en Belén, para exámenes complementarios. Sin embargo, el malestar y los constantes dolores de cabeza se prolongaron por muchos días, acompañados de fatiga y flaqueza. Aún hoy Claudomira no se siente curada. “Mi salud nunca más volvió a ser la misma desde aquella noche”. Ella no es la única a haber pasado por tal situación. Se estima que miles de personas, inclusive hombres, sufrieron ataques del Chupa-Chupa los años 70 y 80, que aún hoy ocurren, aunque bien menos numerosos.

      Sequelas emocionales – “Seqüelas emocionales y físicas son muy comunes en esos casos”, afirmó la médica Wellaide Cecim Carvalho, que atendió Claudomira. Aunque fuera escéptica y creyera que las ocorrências del Chupa-Chupa eran superstición popular o mismo bruxaria, doctora Wellaide acabó convenciéndose de la veracidade de los casos al observar la creciente frecuencia con que acontecían. “Con el aumento del flujo de personas alcanzadas, comencé a prestar cada vez más atención en las lesiones existentes. Vi cosas que no existían en mis libros de Medicina”, afirmó. Según ella, las víctimas del Chupa-Chupa presentaban extrañas quemaduras, no como las provocadas por fuego o agua caliente, como se pensaba, pero muy semejantes a la producidas por bombas de cobalto.

      “Las lesiones variaban de extensión. De entrada iniciaba con una intensa vermellidón en el área alcanzada, conocida como hiperemia. Posteriormente, los pêlos de la región afectada comenzaban a caer (alopécia) y días después la piel descamava”. En ese estágio, de acuerdo con doctora Wellaide, era posible notar dos puntos bien próximos, semejantes a agujereadas de aguja. Uno de los casos más interesantes atendidos por la médica aconteció con una señora que tenía problemas cardíacos.
      Ella llegó a su consultório muy nerviosa e inmediatamente mostró su seno izquierdo, en el cual había dos extraños orifícios. La señora se quejaba de tontería, falta de aire y flaqueza – síntomas ya característicos de las personas alcanzadas por el fenómeno.

      La médica intentó calmarla y la señora retornó para casa. Alrededor de las 15:00 h, sin embargo, doctora Wellaide fue llamada a la prisas a la residencia de la mujer, que se encontraba en coma profundo. Su cuerpo estaba totalmente enrijecido y la respiración ofegante, pero no presentaba fiebre o vômito. Delante de la gravedad de la situación, la médica la llevó para un hospital en Belén. Horas después, recibió el laudo médico y la certidão de óbito expedida por el Instituto Médico Legal Renato Chaves, en el cual constaba parada cardíaca como causa de la muerte. El intrigante es que en ningún momento los médicos de Belén mencionaron algo sobre las lesiones en el cuerpo de la víctima y siquiera efectuaron exámenes complementarios...

      Diligências policiales – Pero el fenómeno Chupa-Chupa no era restricto a la regiones próximas a Belén, como se pensaba en el inicio. En el vilarejo de Santo Antônio de Umbituba, prójimo a la ciudad de Vigilia, el ex-delegado de policía Alceu Marcílio de Souza recuerda perfectamente hechos que se abatieron sobre la población. “Estuvimos varias veces en Umbituba, en diligencia policial. En las noches que allí pasamos, fue posible observar la intranqüilidade de las personas. En la época, un equipo de la Aeronáutica anduvo por la región y algunos de sus miembros llegaron a hablar conmigo acerca de las apariciones”.

      Daniel Rebisso Giese, en su obra ya citada, destaca dos factores que fueron imprescindíbles para determinar la participación de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) en la investigación del Chupa-Chupa: la ostensiva invasión del espacio aéreo local por aeronaves alienígenas y la constante presión que sufrió, tanto de los habitantes de la región cuanto de los alcaldes de los municipios más alcanzados.

      Esos motivos fueron suficientes para que el primer Mando Aéreo Regional de la Aeronáutica (Comar), acogido en Belén, determinara la elaboración de un informe completo sobre el fenómeno, que debería ser analizado detalladamente y de forma objetiva. Para llegarse la tal documentación fue constituido un grupo de militares bajo mando del entonces capitán Uyrangê Bolívar Soares Nogueira de Hollanda Lima, que tenía la atribuición de recorrer las vilas alcanzadas y recolectar testimonios de testigos y víctimas.

      Operación Prato era el nombre de la misión desarrollada por los militares, y tenía también el objetivo de documentar manifestaciones del Fenómeno UFO en el área. La operación, sigilosa, duró de septiembre a diciembre de 1977, y resultó en la elaboración de un documento de aproximadamente 1.000 páginas, incluyendo centenares de fotografías de discos voadores, dibujos, mapas y copias de reportajes periodísticos. Aún fueron obtenidos cerca de 5 horas de películas en 8 mm evidenciando la actuación de naves extraterrestres en la Amazônia.

      En entrevista concedida a la Revista UFO en 1997, casi veinte años después del caso, el militar responsable por la operación, hizo declaraciones sorprendentes. Reformado como coronel y residiendo en Cabo Frío (RJ), Uyrangê Hollanda afirmó al Equipo UFO que no podría revelar antes lo que sabía debido a la posibilidad de sufrir sanciones de las autoridades aeronáuticas. “Ahora, en la reserva, me siento en la obligación de relatar lo que acontecía en la Amazônia”, dije al editor de UFO A. J. Gevaerd. “La operación tenía el objetivo inicial de desmistificar aquellos fenómenos. Yo aún era escéptico en cuanto a la naturaleza extraterrestre de aquellos hechos. Pero tras algunas semanas, cuando los discos voladores comenzaron a aparecer de todos los lados, no tuve más duda”. Él resalta que muchos oficiales encaraban el Fenómeno UFO como algo duvidoso e incluso superstición popular. De acuerdo con el coronel, los discos voladores eran vistos con mucha reserva, como algo improvable, siendo motivo de chacota entre los propios militares.

      Cigarro volador – Superando incluso su expectativa, la Operación Prato resultó en la comprovação del origen extraterrestre de los fenómenos que venían manifestándose en toda el área ribeirinha y litorânea del Pará, aunque esta confirmación tuviera que permanecer en sigilo durante largo tiempo. Una de las más curiosas experiencias vividas por Hollanda aconteció a la márgenes del Río Jarí, cuando algo similar a un charuto voador, en los colores verde y roja, produciendo un sonido idéntico al de una turbina, paró a pocos metros de donde él estaba con su equipo. Cuando decidieron ir aunque, una intensa luminosidad del color del Sol cruzó el río a la aproximadamente 2.000 m del suelo.

      Decenas de otros casos acontecieron con esos militares que se aventuraron a desvelar los fenómenos ufológicos en la Amazônia. Todo lo que veían y oían era detalladamente documentado. Después que la operación fue concluida, el material recolectado permaneció en Belén. “Varias veces intenté escribir un informe final, pues el original era fragmentado. Pero no conseguía. Pelo lo que podría escribir, basado en hechos y cosas que venimos, creía que las demás autoridades irían a llamarme de loco. Finalmente, no estaban en el local para presenciar todos aquellos fenómenos”, analiza Hollanda.

      Al ser cuestionado sobre el motivo del acobertamento de las informaciones obtenidas, el coronel destaca que una de las principales razones sería evitar constrangimento ante la población. Si los documentos fueran liberados, asegura, irían a surgir muchas indagaciones que el Ministerio de la Aeronáutica y el Gobierno brasileño no están aptos a responder.

      Para Hollanda, todos los documentos e informes sólo deberán ser de conocimiento público cuando acontecer una ocorrência ufológica de grandes proporciones, con evidencias irrefutáveis. “Si acontecer un caso de esos, un pouso de UFO en la Esplanada del Planalto o cosa así, ahí no tiene jeito. Sinceramente, creo que en breve tendremos contactos claros, testificados por varias personas, que podrán ser transmitidos por las redes de televisión mundiales”, finaliza. Aunque no puedan ser de conocimiento público, ya se sabe de la intensidad de las ocorrências ufológicas en la región norte del país. Incontables testigos confirman lo que las autoridades acobertam: seres extraterrestres siempre estuvieron en aquella área, observando, analizando e incluso interagindo con los nativos locales.

      En la pequeña colonia Corazón de Jesus, en el municipio de Vigila, habitantes avistam constantemente extraños objetos luminosos. “La gente oía muy comentario sobre el tal aparato que rondava Santo Antônio de Umbituba, hasta que en una fiesta de final de semana, ya de madrugada, venimos aquel extraño objeto. Él volaba despacio, sin hacer confusión, tenía muchas luces coloreadas y era muy parecido con un helicóptero”, relata el colono Oswaldo Pinto de Jesus. Según él, instantes después el objeto borró las luces y desapareció rápidamente. La descripción de extrañas naves ha sido constante desde la Bajada Maranhense hasta la Isla de Marajó (PA). De acuerdo con testigos, además de esferas luminosas son observadas también naves muy semejantes a helicópteros, pipas o aún a peces como las arraias. En Belén, por ejemplo, dos balones muy grandes y amareladas intrigaram, hace algún tiempo, habitantes de la región. Ellos afirman que de dentro de ellas surgieron tres “hombres de bronce”, con ropas doradas y brilhosas, que en minutos desaparecieron. Esas e incontables otras ocorrências ufológicas comprueban que la región amazónica, además de rica en su fauna, flora y cultura, abriga muchos misterios y casos vistos como triviales por la población local.

       

      Arquipélago de Anavillanas – Las personas ya no se intrigam al observar extrañas luces y seres, a los cuales atribuyen las más diversas explicaciones, casi siempre folclóricas y religiosas. Nuestro equipo pudo comprobar eso al visitar recientemente Vila de Son Tomé, en el Arquipélago de Anavillanas, a la 70 km de Manaus. En un local paradisíaco conocido como Entrada del Cajatuba, a la márgenes del Río Negro, pudimos constatar casos hasta entonces enteramente desconocidos de ataques del Chupa-Chupa, raramente registrados en el Amazonas. Al entrevistar los nativos del local, constatamos una diversidad de casos que espanta, desde objetos nocturnos, visados casi diariamente, hasta naves estruturadas en operación por la densa mata.

       

      Un caso interesante es lo del pescador Nailson Araújo de Moraes, que afirmó ser frecuente la observación de extrañas luces en el cielo. “Ellas pasan de un lado para el otro y parpadean mucho. Pero nunca descienden y en cuestión de segundos desaparecen”, declaró. Pero discorda que se trate del Chupa-Chupa. “Creo que aquellas luces son aparatos con personas o seres dentro”. El señor Abdon Ferreira de Siqueira, un cearense que adoptó la Amazônia y vive en la región hace 40 años, también protagonizó un caso muy interesante. Él estaba con su esposa en su barco navegando por el Río Negro cuando avistou un extraño objeto luminoso que se aproximaba lentamente de su posición. Siqueira intentaba atravesar el extenso río remando en la pequeña canoa, para llevar su esposa a la casa de familiares, en el margen opuesto.

      A pesar de la extensión del Río Negro, en aquella localidad, llegar de más de 2 km , Siqueira no se intimidó cuando el extraño objeto lo persiguió en medio de aquel mar fluvial. El UFO tenía formato redondo y la intensidad de su luminosidad era comparable a de un holofote. El extraño “fuego”, como describió, los acompañaba en la travessia. “Aún sintiendo muy miedo, tenía la sensación de que el fuego estaba protegiéndome. Él nos siguió durante algún tiempo y el interesante es que, cuando yo paraba de remar, para descansar un poco, él también paraba en el aire. Así, mantenía siempre la misma distancia de mi barco”, relató.

      De acuerdo con la testigo, el objeto solamente dejó de los seguís cuando se aproximaron de un árbol, en el margen opuesto. En ese momento, el balón de fuego quedó pairando en el aire, mientras la embarcación se distanciaba. Al llegar a la casa de su cuñada, que era el destino del viaje, Siqueira se mostraba apavorado con lo que hube acabado de presenciar. Al entrevistarlo, el Equipo UFO notó que lo que más llamaba atención era la valentía de ese señor, que garantiza no tener sentido miedo en momento alguno en que era perseguido. “Fueron horas para atravesar el río en el remo, con la correnteza muy fuerte, pero el fuego no me asustó”. Avistamentos cómo este son comunes en la región, casi siempre envolviendo gente simple y de poca instrucción. Pero que enfrenta problemas en la selva casi diariamente.

      Sin embargo, tenemos casos aún más sorprendentes que lo de Siqueira. La señora Lucía Nacimiento de Moraes, por ejemplo, tuvo contacto con un ser extraño en el patio y dentro de su casa, a la márgenes de uno afluente del Río Negro. Lucía cree que lo que vio era el Chupa-Chupa, aunque ya hubiera observado diversas luces en el cielo, generalmente a la noche. Pero nada podía ser comparado al que aconteció en su casa. “Eran cerca de 23:00 h. Yo estaba en la cocina cuando vi una fuerte luz en el mato, que se aproximaba rápidamente. Tuve muy miedo! Enseguida surgió inexplicablemente un hombre, que inmediatamente fue entrando en mi casa”, declaró. Segundo Lucía, el hombre era bajo, flaco, fuerte y aparentava unos 30 años.

      Tenía algo en la cabeza que parecía un chapéu y estaba vestido como un soldado. Después de pasar por ella rápidamente, el extraño ser habría subido en el telhado de la casa, de donde fue posible oír una confusión semejante al de una máquina de costura. En ese momento, Lucía y su marido salieron de la casa para observar lo que estaba aconteciendo. “El hombre entró en un aparato blanco y brillante, por encima de la casa, que poseía ventana”, dije.

      A través de la tal ventana fue posible observar en la nave otro hombre, exactamente igual al que tenía estado en su casa. Lucía y su marido quedaron apavorados con el acontecimiento y, en cuanto el extraño objeto con los dos seres desapareció, fueron para la casa de su madre, donde pasaron la noche. Cuando el Equipo UFO preguntó se tenían sentido miedo del acontecido, la señora, ya con sus más de 60 años, garantizó que no. “Aquí en la mata la gente ve mucha cosa extraña, pero igual aquello yo nunca había visto”.

      Abduciones y experiências – El objeto se asemejaba a un disco volador típico y el ser, que tendría se aproximado del casebre, subió por las paredes con su cuerpo en posición perpendicular a ellas, como si no hubiera gravedad. El ruido que el objeto emitía, semejante a una máquina de costura, ha sido regularmente descrito por testigos en varias partes del mundo. Lucía, su marido y muchos conterrâneos de aquella región ya tuvieron muchas experiencias del género. Pero al contrario del que algunas personas imaginan, esas y otras ocorrências no se restringen a los pequeños poblados de la floresta.

      Próximo a los grandes centros metropolitanos de la Amazônia, como Manaus, también es posible tomar conocimiento de incontables fenómenos ufológicos. Un caso interesante y más reciente fue analizado por el ufólogo Manoel Gilson Mitoso y ocurrió en la Casa de campo Picanzo, localizado en el kilómetro 19 de la carretera que conecta Manaus la Buena Vista. El ingeniero agrônomo Raimundo Picanço de Santos Hijo, dueño de la propiedad, quedó muy intrigado cuando, alrededor de las 19:00 h, una luz intensa, del tamaño de un coche surgió a la aproximadamente 50 m de su casa, siendo avistada por los habitantes del local. El UFO asumió varias formas, como una semicircunferência, y efectuó movimientos rápidos y desconexos. muy sacudido con el fenómeno, Picanço accionó la Policía Militar, pero recibió la respuesta de que los oficiales no estarían preparados para lidar con ese tipo de ocorrência, siendo orientado a contactar las Fuerzas Armadas, lo que hizo inmediatamente.

      El día siguiente, recibió una llamada, supuestamente del Ministerio de la Aeronáutica, intentando tranquilizarlo. “Ellos dijeron ya saber del que se trataba y que yo debería aguardar 72 horas sin divulgar el acontecimiento a nadie. Posteriormente, técnicos entrarían en contacto conmigo y vendrían hasta la casa de campo para analizar el local de la aparición”, relató. En búsqueda de otras evidencias que pudieran comprobar la veracidade del fenómeno, Picanço reunió aproximadamente 15 personas en su propiedad para presenciarem el hecho. Entre ellas estaban amigos y reporteros. “Mi intención era llamar personas idôneas, que pudieran servir de testigos”, cuenta. Y dio correcto: alrededor de las 21:00 h el grupo notó la llegada de un objeto volador.

      En cierto momento del avistamento, parecía que existían tres UFOs en vez de sólo uno. De acuerdo con los presentes, las naves emitían un sonido muy parecido al de un barbeador eléctrico, aunque fuera bajo y sutil. El químico y ecólogo de la Universidad Federal del Amazonas (UFAM), profesor Antonio de Santos, al analizar el acontecimiento y conversar con las personas envueltas, descartó la posibilidad de que el fenómeno observado fuera de origen químico o resultado de combustón de gases, pues esas ocorrências tendrían características totalmente diferentes de las observadas en la propiedad de Picanço. Aunque quede evidente la manifestación de un fenómeno extraterrestre, presenciado por varias testigos, autoridades aún insisten en negar los hechos. El capitán Azevedo, del Séptimo Mando Aéreo Regional, por ejemplo, informó que en la ocasión no hube cualquier anormalidade en la región.

      Además de esos casos, en que la observación de un UFO es evidente y notória, tenemos muchos otros envolviendo víctimas de abdución, que siquiera se recuerdan de haber vivido experiencias con naves o seres extraterrestres. En algunos de ellos sólo es posible comprobar la naturaleza ufológica de los hechos a través de hipnose regressiva. Uno de esos casos ocurrió en Belén, en una iglesia del modesto barrio del Guamá, y fue investigado por el ufólogo José Luis Lanhoso Martins Hijo. “Mira, hasta unos días atrás yo no creía mucho en discos voladores. Pero ahora tengo certeza de que ellos existen”, dije Alfredo de Oliveira Mendes, sacristan de la iglesia. Él relató que en una correcta noche percibió una luz muy intensa venida de una de los árboles del patio.

      Ella se desplazaba rápidamente en todas las direcciones, lo que dejó el sacristan apavorado. Alfredo intentó entonces despertar su amigo, que dormía en un cuarto prójimo. Pero cuando este abrió la puerta, el UFO ya había desaparecido. El más sorprendente es que él no recuerda tener se desplazado hasta el cuarto. “Estaba prójimo al portón cuando vi la nave, y en el instante siguiente ya me encontraba gritando y batiendo en la puerta del cuarto de mi amigo. Pero no me acuerdo de haber ido hasta allá. Además de eso, a pesar de estar gritando con todo el pulmón, mi amigo dije que despertó con la confusión de los socos que yo daba en la puerta. En ningún momento oyó mi voz”, relató.

      Marca de pouso – Algunos días después, al mandar cortar el gramado del patio de la iglesia, Alfredo notó una extraña marca, que sólo podría haber sido hecha por aquel objeto volador no identificado. Al analizarla, el investigador Lanhoso pudo verificar que tenía la forma de un anillo circular, con dimensiones externas de 2,15 m por 2,25 m , y poseía cuatro saliências triangulares de tamaños variados. El círculo interno estaba fuertemente destacado en el gramo con tonalidade amarilla, pero las deformaciones externas aún no estaban totalmente sequías, y coincidían con la dirección de la trayectoria de llegada y partida del UFO. Al ser sometido a una hipnose regressiva, el sacristan describió exactamente lo que se pasó aquel día. Él afirmó que se sentía vigilado por un objeto o criatura que estaría por encima de él, la aproximadamente 100 m de altura.

      Según la víctima, el UFO era del color plata y tendría pousado en el patio. Luego enseguida habría surgido otra nave, mayor y muy luminosa, con una pequeña saliência en la parte superior. Ella habría recogido la primera en su interior. “En este segundo disco volador con certeza tiene gente, pues veo brazos y una especie de chifre. Estoy ahora envuelto por una fuerte luz esverdeada, y no siento más el suelo bajo mis pies. Estoy apavorado”, confesó el sacristán durante la sesión hipnótica. Inesperadamente, dije también haber sido atraído para dentro de la nave, que según él poseía un vidrio muy resistente, semejante a los de aquários.

      Ya la sala en que estuvo era una especie de purificador. En ese momento, Alfredo dice tener sentido la presencia de ocho criaturas prateadas. “Ellas no poseían oídos, tenían cerca de 2 m de altura, ojos compridos y una barbatana en la prueba. Sus ropas poseían una especie de emblema, donde, de acuerdo con él, era posible observar los dibujos de una pirâmide y de una ala”. Los extraños seres lo observaron durante algunos minutos y le extendieron la mano en un pedido de paz. Luego después de eso, según Alfredo, ellos lo habrían acostado y retirado su esperma, para posibles experiencias. Algún tiempo después, el sacristán afirma haber entrado en la nave más pequeña, supuestamente una sonda, que lo llevó de vuelta a la Tierra. Cuando volvió a sí, estaba gritando y dando socos en la puerta del cuarto del otro sacristán.

      No quieren hacer mal – “Sólo me calmé al ver mi amigo cerca de mí. No quería creer en el que había visto. A principio, creí que fuera lo tal Chupa-Chupa”. El sacristán reveló aún, en una segunda sesión de hipnose, que habría sido abduzido en otra ocasión, en la cual los seres extraterrestres habrían retirado un extraño hierro de su narina izquierda, lo que provocó un sangramento. “Ellos también me aseguraron que no están aquí para hacer mal a nadie”, finalizó. Católico extremadamente dedicado, Alfredo cree ser un escogido para ayudar los seres extraterrestres, debido principalmente su humildade.

      Su forma de analizar el caso comprueba el carácter religioso con que muchas personas intentan explicar los fenómenos ufológicos, atribuyendo a ellos designaciones divinas o mismo satânicas. Otras aún investigan tales ocorrências bajo el punto de vista de la corriente mística de la Ufologia. En el libro Contactos Extraterrestres en la Amazônia, por ejemplo, la canalizadora Umaia Farid Ismail, residente en Manaus, relata sus fantásticas experiencias con alienígenas, entre ellos aquel que llama de comandante Lay, “que viene de esferas sutis del planeta Marte”, según Umaia.

      Analizando sus contactos por el aspecto místico, Umaia afirma que los seres con los cuales se relaciona alertan para terribles transformaciones a que nuestro planeta está sujeto. Por eso, estarían intensificando sus visitas – principalmente en la Amazônia – y en los auxiliando a superar las dificultades de nuestro planeta. Independiente de la forma como analizamos esas y otras ocorrências ufológicas, de cualquier forma, es inegáble la presencia y acción marcantes de seres alienígenas en nuestro planeta.

      Ellos nos visitan desde tiempos imemoriales, en que eran vistos como dioses, demonios o seres sobre humanos. Decifrar los motivos de sus visitas y apariciones es, a buen seguro, un dilema para testigos, ufólogos e interesados en Ufologia, que ciertamente encontrarán vasto y consistente material en la rica y diversificada casuística ufológica regional. La Amazônia, en especial, parece contener una de las llaves para el enigma.


      EXTRA:

      El Enigma de las Pirâmides Amazónicas

      Entre los misterios de la floresta están formaciones geológicas piramidales adoradas como monumentos por los nativos

      Una de las incontables leyendas diseminadas en la Amazônia, habla sobre la existencia de una supuesta civilización antigua que estaría localizada en la Serra del Gupira, región del alto Río Negro. Tal civilización, muy evolucionada en el pasado, habría desaparecido antes mismo del descobrimento del Brasil. El piloto suizo Ferdinand Schmidt conoció uno de los indígenas, que hube afirmado ser nativo de la tribu Ugha Mogulada, supuestamente existente en el interior del Amazonas.

      Con informaciones suministradas por Schmidt, dije que era un príncipe y que en la región existían nada menos que tres ciudades habitadas por su pueblo, llamadas Akahim, Akakor y Akanis. En Akahim existiría un objeto grande y muy antiguo, entregue hace miles de años a los sacerdotes moguladas por “dioses venidos del cielo”, según ell. Tal artefacto, de acuerdo con las tradiciones, comenzaría a “cantar cuando los dioses retornaran la Tierra”.

      Imaginase ser una ciudad pre-colombiana, que, según sus defensores y estudiosos, aún sería habitada por descendientes de sus fundadores y repleta de antiqüíssimas ruinas de templos y pirâmides. Eso siempre despertó el interés de otros estudiosos en conocer tal civilización perdida. Al tomar conocimiento de la historia, también por Ferdinand Schmidt, el escritor Erich von Däniken se dirigió la Manaus, en 1977, donde contactó el nativo, que también le hizo las mismas revelaciones contadas antes, sin embargo añadió que el extraño objeto existente en Akahim estaba, ya hace algún tiempo, emitiendo un ruido semejante al de enjambres de abellas. “Eso demostraría que estaría prójimo el momento en que los antiguos dioses retornarían”, garantizaran.

       

      Empolgado con las noticias, Däniken encargó Schmidt de acompañar hasta Akahim y obtener el misterioso objeto cantante a cualquier coste. Fue organizada, entonces, una nueva expedición para explorar la ciudad perdida, de la cual participó también el renomado arqueólogo brasileño Roldão Pires Brandão, que hace algún tiempo estaba a la busca de una antigua civilización que consideraba existir a la márgenes de uno de los afluentes del Río Amazonas. En la 5ª Reunión Mundial de la Ancient Astronaut Society, realizada en julio de 1978 en Chicago (EUA), Däniken habría informado a los participantes que esperaba que la expedición obtuviera éxito y trajera la prueba tan aguardada de que un pueblo nativo estaría en contacto con seres extraterrestres.

      Ruinas de Akahim – Infelizmente, por los diversos percalzos del viaje y problemas creados por Brandão, que fue baleado accidentalmente, eso no aconteció y la expedición fue forzada a retornar estando a dos días de distancia de Akahim. En esa misma ocasión, pasaron a correr rumores de que un grupo de estudiosos ingleses también estaría intentando llegar a la ruinas, partiendo de Venezuela. Temiendo perder la primazia del descobrimento, Brandão comunicó a la Impresa la existencia de pirâmides en el local, consiguiendo que periódicos, revistas y redes de televisión informaran su supuesto descubrimiento al mundo.

      Un equipo de la revista Veja, por ejemplo, sobrevoló la región de la Serra de la Gupira y, en 1º de agosto de 1979, divulgó un reportaje de cinco páginas mostrando estructuras piramidales cubiertas por la vegetación. Pero, luego después de la realización del reportaje, comenzaron a surgir versiones diferentes para explicar las pirâmides.
      Especialistas como el geógrafo Aziz Ab’Sepa, director del Instituto de Geografía de la Universidad São Paulo (USP), declararan que las formaciones piramidales eran, en la realidad , sólo morros. “Son importantíssimos documento geológicos comunes en la región”, informó el científico.

      El impasse sobre el origen de las pirâmides estaba creado, pero aún así el asunto fue temporalmente olvidado. En 08 de enero de 1984 el periódico O Estado de São Paulo reascendeu la discusión al publicar un artículo firmado por uno de sus correspondientes en el Río de Janeiro, en que eran presentadas varias posibles respuestas para solucionar el problema. Allí estaba relatado que el nativo Tatunka Nara sería sólo un ex-marinero alemán y neurótico de guerra que tendría se establecido en la Amazônia, donde creó la historia fantástica de las ciudades perdidas, engañando a todos. Aunque esta sea una versión plausíble para los acontecimientos, las cuestiones sin respuesta son muchas y hacen persistir las dudas.

      Cual era el nombre del marinero que volcó Tatunka Nara? Y que argumento habría llevado el experto reportero Karl Brugger a aceptar su historia sobre las ciudades perdidas? Preguntas como esas aún están sin respuesta y suscitan cada vez más dudas en cuanto a la existencia de las pirâmides y su verdadero origen. Estaríamos delante de meras formaciones geológicas o monumentos alienígenas?

       

      [Nota de Paulo: Ahora, definitiva e completamiente, están comprobadas no sólo las pirâmides, como también la existência inequívoca de all menos una civilización antigua en la región, como divulgué hoy, en otros artículos. Aún descartándose Tantunca Nara y Karl Brugger, así como su libro La crónica de Akakor y todo contenido, los hechos ahora se revelan por sí mismos y físicamente, através de los descubrimientos recientes. Gracias.]

      Equipo UFO

       

      EXTRA:

      Un ufoporto en plena selva

      La belleza de la floresta amazónica atrae turistas de todo el mundo y comporta exotismos, aún en el área ufológica. El Ariaú Towers, el más lujoso hotel de selva del país, tuvo una iniciativa inédita: la construcción de una pirâmide de cristal para meditación y, al lado, un local para pouso de discos voladores. Francisco Ritta Bernardino, propietario, explica que la idea surgió en virtud de la grande incidência de observaciones de objetos voladores no identificados en la región.

      El Ariaú queda a la márgenes del Río Negro, a la 70 km o dos horas de barco de Manaus (AM). Posee varias torres clavadas en una de las regiones de mayor belleza de la Amazônia, donde están casi 300 apartamentos de lujo. Interligando las torres están cerca de 12 km de pasarelas suspensas, que también llevan al ufoporto. Operarios y huéspedes del hotel son unánimes: el local es propicio para contactos. Algunos llegaron efectivamente a observar extraños objetos sobrevolando la floresta.

      Equipo UFO

       

      Autor: Fabiana Silvestre et al.

      Fuente: Revista UFO 75, noviembre 2000

      Web Revista UFO – Brasil, link: http://www.ufo.com.br/index.php?arquivo=notComp.php&id=278

       

      Gran abrazo;

       

      Paulo R. Poian.
      CBPDV * http://www.cbpdv.com.br/ *
      Equipe UFO * http://www.ufo.com.br/expedienteUfo.php *
      Revista UFO Online * http://br.groups.yahoo.com/group/Revista_UFO/ *
      Revista UFO Brasil * http://www.ufo.com.br *

       

    Tu mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.