Cargando ...
Lo sentimos, se produjo un error mientras cargabas el contenido.

Boletín Nº 42 - Junio 2006

Expandir mensajes
  • °ºGabrîel.E. Quîjanøº°
    Boletín Electrónico de Suscripción Gratuita El Vegetariano Solidario © Año 4 - Número 42 Junio 2006 Reproducción autorizada sólo mencionando la
    Mensaje 1 de 1 , 30 jun 2006
    Ver código fuente
    • 0 archivo adjunto


      Boletín Electrónico de Suscripción Gratuita
      El Vegetariano Solidario©
      Año 4 - Número 42
      Junio 2006
       
       
      Reproducción autorizada sólo mencionando la publicación y con enlace en caso de ser publicado en Internet.
       
      Queda el depósito que establece la ley 11.723
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
      Dietas, Recetas,
      Informaciones, Consultas, Cursos,
      Novedades, Opiniones,
      Noticias, Colesterol,
      Meditación, Obesidad, Diabetes, Alergias,
      Alimentos, Filosofía,
      Nutrición, Naturaleza,
      Consejos y mucho,
      mucho más...
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       

      Editorial

      - LOS QUE VIVEN


      Los que viven son los que luchan, son aquellos
      cuyo designio fijo llena el alma y la frente.
      Los que con un alto destino trepan a la áspera cima.
      Los que marchan pensativos, enamorados de un fin sublime.
      Teniendo ante sus ojos, sin cesar, noche y día,
      o un trabajo santo, o un gran amor.
      Es el santo profeta prosternado ante el arca,
      es el trabajador, pastor, obrero o patriarca,
      aquellos cuyo corazón es bueno, cuyos días están llenos.
      Los que viven, Señor, a los otros, los compadezco. 


      Víctor Hugo

      (1802-1885) Novelista francés.

      CULTURA DE PAZ
      Leonardo Boff
       

      La cultura dominante, hoy mundializada, se estructura alrededor de la voluntad del poder que se traduce como voluntad de dominación de la naturaleza, del otro, de los pueblos y de los mercados. Esa es la lógica de los dinosaurios que creó la cultura del miedo y de la guerra. Las fiestas nacionales y sus héroes están ligados a los hechos de guerra y de violencia. Los medios de comunicación llevan al paroxismo la magnificación de todo tipo de violencia, bien simbolizada por el "exterminador del futuro".
       
       
      En esta cultura, el militar, el banquero y el especulador valen más que el poeta, el filósofo o el santo. En los procesos de socialización formal e informal, ella no crea mediaciones para una cultura de paz. Y siempre de nuevo remite a la pregunta que, de forma dramática, Einstein formuló a Freud en los tiempos de 1932: ¿es posible superar o controlar la violencia? Freud, muy realista, responde: "Es posible para los hombres controlar totalmente el instinto de muerte... Hambrientos pensamos en el molino que tan lentamente muele, que podríamos morir de hambre antes de recibir la harina".
       
       
      Sin detallar el asunto, diríamos que por detrás de la violencia funcionan poderosas estructuras. La primera de ellas es el caos siempre presente en el proceso cosmogénico; la evolución incluye violencia en todas sus fases. Posiblemente la inteligencia nos fue dada también para ponerle límites y conferirle un sentido constructivo.
       
       
      En segundo lugar, somos herederos de la cultura patriarcal que instauró la dominación del hombre sobre la mujer y creó las instituciones del patriarcado asentadas sobre mecanismos de violencia como el Estado, las clases, el proyecto de la tecno- ciencia, los procesos de producción como objetivación de la naturaleza y su sistemática depredación.
       
       
      Esa cultura patriarcal gestó, en tercer lugar, la guerra como forma de solución de los conflictos. Sobre esta vasta base se formó la cultura del capital, hoy globalizada; su lógica es la competencia y no la cooperación, por eso, genera permanentemente desigualdades, injusticias y violencias. Todas estas fuerzas se articulan estructuralmente para consolidar la cultura de la violencia que nos deshumaniza a todos. A esa cultura de violencia hay que oponer la cultura de la paz. Hoy ella es imperativa.
       
       
      Es imperativa, porque las fuerzas de la destrucción están amenazando, por todas partes, el pacto social mínimo sin el cual retornamos a niveles de barbarie. Es imperativa porque el potencial destructivo ya montado puede amenazar toda la biosfera e imposibilitar la continuidad del proyecto humano. O limitamos la violencia y hacemos prevalecer el proyecto de la paz o conoceremos, al límite, el destino de los dinosaurios.
       
       
      ¿Dónde buscar las inspiraciones para una cultura de paz? Más que imperativos voluntaristas, es el propio proceso antropogénico el que nos provee indicaciones objetivas y seguras. La singularidad del 1% de carga genética que nos separa de los primates superiores reside en el hecho de que nosotros, a diferencia de ellos, somos seres sociales y cooperativos. Al lado de estructuras de agresividad, tenemos capacidad de afectividad, compasión, solidaridad y amor. Hoy es urgente que desentrañemos tales fuerzas para conferir un rumbo más positivo a la historia. Toda demora es insensata.
       
       
      El ser humano es el único ser que puede intervenir en los procesos de la naturaleza y codirigir la marcha de la evolución. El fue creado creador. Dispone de recursos de reingeniería de la violencia mediante procesos civilizatorios de contención y uso de la racionalidad. La competitividad continúa valida pero no en el sentido de lo mejor ni de destrucción del otro. Así todos ganan y no sólo uno.
       
       
      Hace mucho que filósofos de la talla de Martin Heidegger, rescatando una antigua tradición que remonta a los tiempos de César Augusto, ven en el cuidado la esencia del ser humano. Sin cuidado él no vive ni sobrevive. Todo precisa de cuidado para continuar existiendo. Cuidado representa una relación amorosa con la realidad. Donde rige el cuidado de unos hacia otros, desaparece el miedo, origen secreto de toda violencia.
       
       
      La cultura de la paz comienza cuando se cultiva la memoria y el ejemplo de figuras que representan el cuidado y la vivencia de la dimensión de la generosidad que nos habita, como Gandhi, Mons. Helder Cámara, Luther King y otros. Importa que hagamos las revoluciones moleculares (Guatari), comenzando por nosotros mismos. Cada uno establece como proyecto personal y colectivo la paz como método y como meta, paz que resulta de los valores de la cooperación, del cuidado, de la compasión y de la amorosidad, vividos cotidianamente.
       
       
      * Leonardo Boff, teólogo brasileño, es escritor y autor de A oração de S. Francisco, uma messagem de paz para o mundo atual.
       
       

      CULTURA
      Rechazamos el aborto porque somos de izquierdas

       

       Manifiesto histórico recogido por la agencia de noticias Zenit y silenciado por la prensa española.
      El «Colectivo Autogestión» publica un manifiesto contra el aborto.
       
      (ZENIT).- «Somos izquierda porque defendemos, sin reservas ni dilaciones, la socialización de los medios de producción, porque luchamos contra cualquier explotación del hombre por el hombre, del imperialismo sobre los pueblos. Pero también porque defendemos la vida humana como valor supremo, porque sostenemos que nadie, en nombre de nada, debe suprimirla». Esta es el interesante manifiesto que publica el 3 de octubre el semanario madrileño «Alfa y Omega» firmado por el «Colectivo Autogestión.

      El documento es particularmente significativo, pues pone en evidencia que la dicotomía, según la cual las izquierdas son favorables al aborto y las derechas contrarias, es falsa.
       
      Falsa politización

      El tono de la agrupación no deja espacio a dudas sobre su colocación política: «En el mundo han sido innumerables veces regímenes de derecha, supercapitalistas, los que han legalizado el aborto. Han sido hombres como McNamara --el del Vietnam y el Banco Mundial-- quienes más han impulsado la aceptación del aborto, los que lo han impuesto como algo conveniente para el dominio del capital multinacional. Hitler lo negó para su raza aria, pero lo impuso para los demás bajo su dominio. Por el contrario, en el mundo, otros regímenes de países subdesarrollados, que luchan revolucionariamente por su liberación, rechazan el aborto».
       
      «Es una falacia la equiparación izquierda-aborto --continúa explicando el manifiesto, publicado por «Alfa y Omega», semanario de la diócesis de Madrid que supera los 220 mil ejemplares--. Y es también, más aún, una enorme contradicción: hay vida, y vida humana personal en el óvulo fecundado que anida en la madre. Y se destroza una vida humana --casi siempre con procedimientos de una horrible crueldad para el feto humano que siente-- al destruirle. No es parte de la madre: es un ser humano distinto. Y, como cada ser humano, tiene sus derechos: tanto como los ancianos, como los minusválidos, los subnormales, los incurables, los antisociales..., todos aquellos a los que la permisión del aborto pone en la lista de los futuros condenados, porque no se les va a considerar personas humanas con derecho a la vida, sino partes molestas de una sociedad que no les desea».
       
      Vergüenza

      El «Colectivo Autogestión» afirma: «es una vergüenza para la izquierda oficial que levante bandera de ese pretendido derecho. Rechazamos esa postura vergonzosa, de la que la izquierda, en la medida que han avanzado los conocimientos de la embriología, tiene que liberarse. No sólo somos izquierda y rechazamos el aborto, sino que lo rechazamos precisamente por serlo. Se trata simplemente de la aceptación del hecho científico de dónde empieza la vida humana, con todas sus consecuencias».
       
      La asociación de izquierdas va más lejos y propone una estrategia en defensa de la vida: «tenemos que desarrollar una acción decidida contra el hecho real del aborto, combatiendo las causas, ayudando eficazmente a las familias, asistiendo legal y socialmente a la madre soltera, tanto a la que decida quedarse con su hijo como a la que quiera darlo en adopción. Es un campo inmenso de trabajo, en el que la izquierda debe multiplicar esfuerzos, sin el fariseísmo de la cúspide económica de la derecha».
       
      El grupo añade: «La izquierda debe impedir que el vientre de la madre sea el lugar más peligroso del mundo para el hijo. Debe hacer que sea el lugar que la naturaleza ha hecho que sea: el lugar más protegido. Y que la sociedad entera lo sea también, para la madre y para los niños, antes y después de nacer».
       
      La conclusión es coherente: «Nos oponemos a todo atentado contra la vida: pena de muerte, aborto, tortura, hambre, armamentismo, destrucción del entorno natural... Sí a la vida, no al aborto».
       

      Autor: Autogestión- Fecha: 2003-01-03
       
       
       
       
      Oportunamente habíamos comentado el problema de la soja y las alergias. Son ocho los alimentos o grupos de alimentos (maní, soja, castañas de Brasil, leche, huevos, pescado, crustáceos, trigo) responsables del 90% de las alergias alimentarias documentadas en todo el Mundo.
       
      Pero la soja tienen otras particularidades descriptas por el doctor Aldo J. Guerrini, que son importantes y que debemos tener en cuenta. Máxime que se viene realizando una campaña a nivel nacional presentándola como un alimento "excelente" atendiendo la actual crisis alimentaria que padece nuestro país.
       
      A pesar de que el articulo del doctor Guerrini tiene unos años, es de absoluta actualidad, al manifestar: "Es muy serio el engaño que cometen millones de personas que se alimentan de manera equivocada, pensando que comen alimentos 'ideales" para la salud, cuando en realidad comen lo peor que existe. Vaya como ejemplo el caso de la soja. Actualmente hasta los mismos órganos del gobierno, promocionan la utilización de poroto de soja, leche de soja, harina de soja, proteína texturizada de soja, milanesa de sola como "alimentos ideales". El de este engaño es la palabra que está a la orden del día necesitamos proteínas."
       
      El doctor Guerrini hace la siguiente pregunta ¿Porqué será que los pueblos del extremo Oriente que hace más de 3.000 años que consumen soja, la utilizan en forma de porotos de soja cocinados, apenas una o dos veces por año?
       
      ¿Y por qué razón tradicionalmente, en Oriente, se recomienda que la soja, al ser consumida en forma de poroto cocido, sea preparada juntamente con alimentos ricos en sodio u otras sales minerales alcalinizadoras, que se encuentran en el alga kombu o en la cabeza del salmón?."
       
      Para obtener la respuesta es necesario un análisis bioquímico de la soja. El resultado es que la soja al natural, molida o cocinada es de una extrema acidez; por esto se acostumbra, en Oriente, a cocinarla con otros alimentos alcalinizadores.
       
      Los pueblos del Extremo Oriente consumen soja habitualmente, pero en otras formas. Explica Guerrini que después de centenares de años de utilizar la soja, aquellos pueblos aprendieron que debían usarla en forma fermentada, como en el tradicional Miso (salsa de soja fermentada). Nató (poroto fermentado) o en forma de Tofu (queso de soja), donde sólo la parte que se coagula es usada, despreciando el suero ácido de la leche de soja y el bagazo de soja, altamente indigesto y formadores de gases intestinales y perjudiciales para los riñones.
       
      El miso de buena calidad y el shoyu natural, reciben durante su larga fermentación (de 1 a 3 años) proporciones de 1 /10 a 1/5 de sal marina en su composición, lo que al fermentar modifica completamente el tenor ácido del poroto de soja. Además de esto, después de este lento proceso de fermentación, los lacto bacilos provocan la modificación del nivel de las proteínas de la soja, tornándolas más fácilmente asimilables.
       
      Este es el motivo por el cual el miso y el shoyu, son usados diariamente en todos los lugares de China, Japón y Corea: en tanto que el tofu y el nató, a pesar de ser mejores que el poroto de soja cocido, son usados más esporádicamente, 1 a 2 veces por mes, por ser menos asimilables y sus proteínas menos modificadas.
       
      La proporción entre la cantidad de sodio (Na) y potasio (K) en los alimentos, pueden servir de guía segura sobre sus cualidades. Los organismos animales, inclusive el hombre., mantienen una proporción de Na/K de 1/7, semejante al agua de mar e igual al de nuestra sangre (algunos fluidos esenciales del cuerpo, como el liquido cerebro espinal, por ejemplo, tiene normalmente una proporción de Na7K de 1/5.
       
      Los alimentos de digestión reconocidamente dificultosa y los alimentos ácidos como la soja, tienen una tasa de Na/K totalmente desproporcionada, pues en 100grs. de leche de soja en polvo, existen 3 mg de sodio para 1680 mgrs. de potasio, o sea una proporción de Na/K de 1/560. El arroz integral tiene una proporción semejante ala de nuestra sangre; después de ser cocido, posee una proporción de Na/K de 1/7.
       

      Análisis de la leche y queso de soja

      SALUD
      Precauciones con el uso de la soja
       
      LECHE
      TOFU
      Proteínas
      5,76
      21,92
      Grasa
      2,46
      9,53
      Hidratos de carbono
      1,42
      1,12
      Cenizas
      0,84
       
      Extracto seco
      0,84
      64,40
      Agua
      75
      00
       
      Todos los demás cereales integrales, mantienen una proporción que varía hacia 1/9 de Na/K; por esto los cereales son los alimentos básicos de todas las civilizaciones. El trigo es el alimento principal de Europa; el arroz es el alimento principal de Oriente; y el maíz, el de los indios americanos; el trigo sarraceno era el principal de Siberia, del pueblo sarraceno y de las regiones montañosas de Oriente; la quínoa era el principal de los Incas; el mijo era el principal de los Aztecas y Mayas y el sorgo era el principal de los pueblos africanos.
       
      Ese engaño en relación a la forma de consumir soja, es fruto del pensamiento simplista de querer incorporar proteínas en nuestro organismo y pensar que todo lo que tenemos que hacer es ingerir proteínas en grandes cantidades, sea cual fuere su calidad. La realidad de los hechos, nos muestra los resultados opuestos a los que se pretende conseguir, como fruto del engaño de la ingestión de mucha proteína.
       
      Si realmente queremos hacer un aprovechamiento completo de los alimentos que consumimos, debemos alimentarnos con tranquilidad y simplicidad, buscando el ejemplo en las experiencias tradicionales de pueblos que, después de incontables errores, acabaron aprendiendo mucho sobre la forma correcta de alimentarse.
       
       
       

      Pensamientos para meditar  
      -Jon Wynne-Tyson 

       
       
      "Hasta que establezcamos un compasivo sentido de parentesco entre nuestra propia especie y aquellos mortales compañeros que comparten con nosotros el sol y la sombra de la vida sobre este agonizante planeta, no habrá esperanza para otras especies, no habrá esperanza para el medioambiente, y no habrá esperanza para nosotros mismos."
       
       

      Un buen lugar para comer Abuela Pan

       
      Abuela Pan Bar y Restaurante Natural
      Horario: Lunes A Viernes de 8 a 19hs.
      http://www.abuelapan.com/
      Bolivar 707 San Telmo
      Buenos Aires, Arg.
      Tel. 4361-4936
       
      La soja que utiliza Abuela Pan es No Transgénica Certificados a Disposición
       
       

      El Galpón - Centro Comunal de Abastecimiento

       
      Primer centro de venta de productos sin agrotóxicos en la ciudad de Buenos Aires, directamente de los productores a los consumidores. Te invitamos a visitar nuestro sitio web: http://www.elgalpon.org.ar
       
       

      >> Si te parece interesante esta publicación electrónica y la consideras útil, te agradeceríamos que colabores en su difusión, esto nos permitirá hacer llegar nuestro mensaje vegetariano y solidario a más gente. Invita y/o reenvía este boletín a tus amigos/as y sugiereles que se suscriban.

      Por cualquier duda, o consulta acerca del Boletín, escribime al e-mail: veganauta@...
       
      Hasta el próximo boletín, Gabriel.
       






      Tu mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.