Cargando ...
Lo sentimos, se produjo un error mientras cargabas el contenido.

MENSAJES

Expandir mensajes
  • JorgeS
    EL AMOR TODO LO CREE El amor todo lo cree Según toda lógica, Skinner era hombre muerto Con estas palabras, Arthur Bressi comienza a relatar el día que
    Mensaje 1 de 43 , 2 ago 2010
    Ver código fuente
    • 0 archivo adjunto

      EL AMOR TODO LO CREE

       

      "El amor todo lo cree"

       

      "Según toda lógica, Skinner era hombre muerto" Con estas palabras, Arthur Bressi comienza  a relatar el día que encontró a su mejor amigo en un campo de concentración japonés durante la Segunda Guerra Mundial. Los dos eran amigos desde la secundaria. Crecieron juntos. Jugaban baloncesto, faltaban al colegio y salían juntos con sus respectivas chicas. Arthur y Skinner eran inseparables. Entonces,  tenía sentido que cuando uno se unió al ejército, el otro también lo hiciera. Zarparon en el mismo buque rumbo a las Filipinas. Allí los separaron. Por medio de información no oficial de la prisión., Arthur se enteró  del paradero de su amigo. Skinner estaba muriéndose en un campo cercano. Arthur se ofreció para un trabajo voluntario, con la esperanza de que su compañía pasara por el otro campamento. Y un día sucedió.

       

      Arthur pidió., y le concedieron, cinco minutos para buscar y hablar con su amigo. Para eso tenía que ir a la parte donde se alojaban los enfermos. Dicho lugar estaba dividido en dos secciones: una para los enfermos con posibilidades de recuperarse  y la otra para los que tenían esperanza de vida. Los que se suponía que iban a morir en el "Pabellón cero". Allí fue donde Arthur encontró a Skinner. Gritó su nombre y salió del pabellón la sombra de setenta y nueve libras  del amigo que una vez conoció.

       

      Este es el relato:

       

      "Estaba parado junto a la alambrada del campo de prisioneros de guerra, y vi a un amigo de la infancia,  cubierto de suciedad y cargando el dolor de muchas enfermedades,  arrastrarse hacia a mí. Estaba muerto. Lo único que quedaba con vida era su espíritu inquieto. Quise mirar para otro lado, pero no pude. Sus ojos azules, acuosos y tristes, se quedaron fijos en mí, y no me dejaban irme".

       

      Malaria. Disentería. Pelagra. Escorbuto. Beriberi. No podía comer. No podía beber. Estaba casi muerto.

       

      Arthur no sabía qué decir ni qué hacer. Se le estaban terminando los cinco minutos. Comenzó a desatarse el nudo del pañuelo que llevaba en el cuello. Ahí tenía el anillo de la escuela secundaria. Corriendo el riesgo de ser castigado, había logrado meter el anillo en el campo. Como sabía de la inminencia de enfermedades  y escasez de tratamientos, lo había estado guardando para cambiarlo por medicinas o comida para él. Pero una mirada de Skinner y  supo que ya no podía guardarlo más.

       

      Mientras se despedía de su amigo, deslizó el anillo en su frágil mano, a través de la verja, y le dijo que "hiciera algún negocio" con él. Skinner se opuso, pero Arthut insistió. Se dio la vuelta y se marchó, sin saber si volvería a ver vivo a su amigo".

       

      ¿Qué tipo de amor haría algo así? Una cosa  es darle un regalo a los sanos. Una cosa es compartir un tesoro con el fuerte. Pero darle al débil lo mejor que tienes,  confiarle tu tesoro al moribundo, eso ya es otra cosa. De hecho, este gesto declara:" Creo en ti". "No desesperes. No te rindas. Ceo en ti". Por eso Pablo incluyó esta frase en su definición del amor:"El amor todo lo cree".

       

      ¿Conoces a alguien que esté del mismo lado de la cerca que Skinner? Si tu hijo está teniendo problemas en el colegio, entonces conoces a alguien. Si tu marido lucha con la depresión o despidieron a tu esposa del trabajo, tienes otro caso. Si tienes a un amigo con cáncer,  si toda la clase s burla de un compañero, si tu hijo no logra clasificar para el equipo deportivo de la escuela, si conoces a alguien que tiene miedo o ha fracasado o es frágil , entonces conoces a alguien que necesita un anillo de fe.

       

      Y, lo más importante, tú se lo puedes dar. Puedes, por medio de palabras o de obras, cambiar para siempre la vida de esa persona.

       

      Arthur lo hizo.  ¿Quieres saber qué le pasó a Skinner? Tomó el anillo y lo enterró en el suelo del pabellón. Al día siguiente se decidió correr el mayor riesgo de su vida. Se acercó al "más mable"  de los guardias  y le pasó el anillo por la verja."Takai", preguntó el oficial. . " ¿Es valioso? " , Skinner le aseguró que sí. El soldado sonrió. Se metió el anillo en el bolsillo y se marchó. Varios días más tarde pasó por delante de Skinner y le tiró un paquete a los pies. Tabletas de un compuesto de sulfa. Al día siguiente regresó con un remedio para combatir el escorbuto. Después le llegaron unos pantalones y una lata de carne.En menos de tres semanas Skinner estaba en pie.En menos de tres meses lo llevaron a la parte de los enfermos "sanos". Con el tiempo  fue capaz de trabajar. Por lo que se sabe, fue el único americano que salió vivo del pabellón cero.

       

      Todo por un anillo. Todo porque alguien creyó en él. Sé lo que algunos de ustedes están pensando. Miran la historia de Arthur y Skinner y desearían  que su situación fuera así de fácil. Skinner era un moribundo, pero un buen hombre y un buen amigo. ¿Cómo se puede confiar en alquien que no lo es? ¿Cómo se puede creer en un hombre que te traiciona o en un empleado que te engaña? ¿El amor ignora todo? No lo creo. Este pasaje no es un llamado a la ingenuidad ni a la ceguera,  sino un llamado a darle a otros lo que Dios nos ha dado a nosotros.

       

      Skinner no es la única persona a la que le dieron un anillo. Tú también llevas uno en el dedo. Te lo puso tu Padre Celestial. Jesús describió esto cuando contó la historia del hijo pródigo.

       

      El relato involucra a un padre rico y un hijo voluntarioso. El chico reclama su herencia prematuramente, se muda  a las Vegas y allí despilfarra el dinero en máquinas tragamonedas y mujeres. Con la misma rapidez que dices "blackjak", el tipo estaba en la ruina. Como es demasiado orgulloso para regresar a casa,  consigue un trabajo limpiando establos en el hipódromo. Cuando se sorprende probando el alimento de los caballos y pensando que con un poquito de sal no estaría nada mal, se da cuenta que ya es suficiente. Y es hora de regresar a casa. Al jardinero de su padre le va mejor que  a  él. Así que emprende el viaje de regreso. Va ensayando su discurso de arrepentimiento en cada paso del camino.

       

      Pero el padre veía las cosas desde otro punto de vista."Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio". El padre estaba buscando al chico, siempre alzando el cuello,  esperando ver aparecer al muchacho, y cuando eso sucedió, cuando al padre vio por el camino a una figura que le resultaba familiar, "tuvo compasión. Corrió y se echó sobre su cuello, y le basó"

       

      Nosotros no esperamos una respuesta así. Esperamos a alguien con los brazos cruzados y aspecto furioso. Como mucho, un apretón de manos por compromiso. Seguro que una reprimenda. Pero el padre no hace nada de eso. En su lugar, le da regalos. "Sacad de inmediato el mejor vestido y vestidle, y poned un anillo en su mano y calzado en sus pies. Traed el ternero engordado y matadlo. Comamos y regocijémonos".Vestido, sandalias, ternero y … ¿viste? Un anillo. . El portador del anillo podía hablar en nombre del dador. Se usaba para imprimir un sello en cera blanda para validar las transacciones. El que llevaba el anillo hacía negocios en nombre del que se lo había dado.

       

      ¿Habrías hecho lo mismo?  ¿Le habrías dado al hijo pródigo el poder y los privilegios de representarte en tus asuntos? ¿Le habrías confiado una tarjeta de crédito? ¿Le habrías dado un anillo?

       

      Lo único más asombroso que haberte dado el anillo es no habértelo pedido de vuelta. ¿Acaso no han habido momentos en que ha tenido motivos para eso?.

       

      Cuando promoviste tu causa y olvidaste la de Él. Cuando mentiste. Cuando tomaste los dones que te dio y los usaste para tu provecho. . ¿No podría haberte quitado el anillo? Por supuesto. ¿Lo hizo o no lo hizo?. ¿Todavía tienes una Biblia? ¿Todavía se te permite orar? ¿Todavía tienes algo de dinero para sobrevivir? Entonces me da la impresión de que Dios quiere que sigas llevando el anillo. Parece que sigue creyendo en ti.

       

      No se ha rendido contigo. No te ha dado la espalda. No se ha marchado. Podría haberlo hecho. Otros lo habrían hecho, pero Él no. Dios cree en ti. Y te pregunto si tu no podrás  compartir con otros algo de esa fe que Él tiene en ti. ¿Puedes creer en alguien? Para bien o para mal, nos definimos a través de los ojos de otros. Dime muchas veces que soy estúpido y terminaré creyéndote. Dime muchas veces que soy una persona brillante, y probablemente te crea.

       

      Arthur le dio a Skinner mucho más que un anillo, le dio una proclamación, un veredicto que decía: "Eres muy valiosos para mí. Vale la pena salvar tu vida. Vale la pena que vivas". Creyó en él y, como resultado, le dio a Skinner  el valor para salvarse.

       

      Tú y yo tenemos el privilegio de hacer por otros lo que Arthur hizo por Skinner y lo que Dios hace por nosotros. ¿De qué forma le demostramos a la gente que creemos en ella?

       

      Haz acto de presencia. Nada puede sustituir nuestra presencia. Aparecer en carne y hueso es un mensaje muy claro. Después de la muerte de la esposa de  Albert Einstein , Maja, la hermana de este, se fue a vivir con él para ayudarle en los asuntos domésticos. Por catorce años ella lo cuidó, lo que le permitió seguir con sus valiosas investigaciones. En 1950 ella sufrió un derrame cerebral que la dejó en coma. De ahí en adelante, Einstein se pasó dos horas cada tarde  leyéndole obras de Platón. Ella no daba señales de entenderlo, pero él le seguía leyendo. Si algo llego a entender de este gesto de su hermano, fue que él creía que valía la pena invertir tiempo en ella.

       

      ¿Crees en tus hijos? Entonces, haz acto de presencia. Acompáñalos cuando tienen un partido, cuando están jugando en casa. Puede que no sea posible estar en todo, pero seguro que el esfuerzo vale la pena. ¿Crees en tus amigos? Entonces haz acto de presencia. Asiste a sus graduaciones y bodas. Pasa tiempo con ellos.

       

      Escucha. Para alentar a otros no es necesario que digas nada. La Biblia dice:" Todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar". Nuestra tendencia general es hablar mucho y escuchar poco. Hay momentos para hablar, pero también hay momentos para permanecer en silencio. Esto es lo que hizo mi padre cuando cometí un gran error en un partido de  baseball . Me faltaba la mitad del camino para llegar a casa cuando  papá me encontró. No me dijo ni una palabra. Se limitó a detenerse a un lado de la carretera, se inclinó en el asiento y abrió la puerta del pasajero. No hablamos. No hacía falta. Ambos sabíamos que el mundo se había terminado. Cuando llegamos a casa, me fui directo a mi cuarto, y él se fue derecho a la cocina. Al poco rato se presentó en mi habitación con galletas y un vaso de leche. Se sentó en la cama y partimos juntos el pan. Un poco más tarde, mientras mojaba las galletas en la leche, comencé a darme cuenta de que la vida y el amor de padre iban a continuar. En el esquema mental de un muchacho adolescente ,  si amas al chico al que se le escapó la bola es que lo mamas de verdad. Mi habilidad como jugador de baseball no mejoró, pero si la confianza en el amor de mi padre. Mi padre no dijo ni una sola palabra. Pero hizo acto de presencia .Me escuchó. Para sacar el máximo partido de otros, haz lo mismo, y en el momento apropiado.

       

      Habla. Nathaniel llegó un día a casa con el corazón destrozado. Le acababan de despedir del trabajo. Su esposa, en vez de preocuparse, le recibió con una alegría sorprendente. " Pues ahora puedes escribir tu libro".

       

      La actitud de él no fue tan positiva. " ¿Y de qué vamos a vivir mientras lo escribo?¨"

       

      Para su sorpresa, ella abrió una gaveta y le enseñó un fajo de billetes, dinero que había ahorrado de su presupuesto doméstico." Siempre he sabido que tienes talento", le dijo. " Siempre supe que escribirías una obra maestra".

       

      Ella creyó en su marido. Y gracias a eso todas las bibliotecas de los Estados Unidos cuentan con un ejemplar de "The Scarlet Letter. "

       

      Tú puedes cambiarle la vida a alguien simplemente con tus palabras. "La muerte y la vida están en el poder de la lengua". Por eso Pablo nos advierte a ti y a mí que tengamos cuidado. "Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes".

       

      Hay una prueba para la lengua. Antes de decir algo, piensa: ¿Lo que quiero decir será de aliento para otros? Tú puedes, con tus palabras, fortalecer a otros. Tus palabras son para sus almas lo que las vitaminas para sus cuerpos. Si tuvieses comida y vieras que alguien se está muriendo de hambre, ¿no le darías de comer? Si tuvieras agua y vieras que alguien se está muriendo de sed, ¿no le darías de beber?. ¡Claro que sí!.Entonces, ¿por qué no haces lo mismo con sus corazones?  Tus palabras son alimento y agua. No dejes de alentar a los que están desanimados. Habla con palabras que, los fortalezcan. Cree en ellos de la misma manera que Dios ha creído en ti.

       

      Puedes salvarle la vida  alguien.

       

      Como hizo Arthur. Su amigo Skinner sobrevivió. Ambos regresaron a casa. Un día,poco después de su llegada, Skinner fue a visitar a su amigo. Le llevaba un regalo. Estaba en una cajita pequeña. Arthur supo inmediatamente lo que era. Una copia exacta del anillo de la secundaria. Después de un débil intento de hacer un chiste:"No lo pierdas, que me costó 18bdólares", sonrió a su amigo cálidamente y le dijo: "Ese anillo, Artie me salvó la vida".

       

      Es mi deseo que alguien te diga lo mismo a ti.

       

      Es mi deseo que le digas lo mismo a Dios.

       

      Max Lucado.

       

       

      EL AMOR TODO LO DISCULPA

       

      "El amor todo lo disculpa"

       

      ¿Recuerdas haber sido cubierto con un manto de amor? Estás nervioso por el examen, pero el profesor se quedó hasta más tarde par ayudarte.  Estabas asustado lejos de casa, pero tu mamá te llamó para animarte. Te acusaron de algo injustamente y un amigo salió en tu defensa. Cubierto de aliento. Cubierto del cuidado de un corazón tierno. Cubierto de protección. Cubierto con un manto de amor.

       

      Pero tu mejor manto de amor, sin embargo,  vino de Dios. ¿Alguna vez pensaste en tu creador como un diseñador de modas? Adán y Eva sí lo hicieron.

       

      Todas las tiendas de ropa del mundo existen gracias a Adán y Eva. Las tablas de planchar, los clósets, los percheros…todo se remonta al huerto del Edén. Antes de pecar,  Adán y Eva no necesitaban ropa, después de pecar, no pudieron vestirse con suficiente rapidez. Se ocultaron en los arbustos y trataron de hacerse ropa usando hojas de higuera.

       

      Ansiaban protección. Razones no les faltaban. Conocían las consecuencias de sus errores. Dios les había advertido:"Pero del fruto del árbol  que está en medio del Jardín… No comáis de él, ni lo toquéis, no sea que muráis".

       

      Y por supuesto, el único árbol que les dijo  que no tocaran fue el único que no pudieron resistir. El fruto del árbol se convirtió en el cerrojo de una puerta que, una vez abierta, permitió la entrada de muchísimas consecuencias no deseadas.

       

      Una de ellas fue la vergüenza. Adán y Eva no habían sentido vergüenza antes. Pero después de esto, fue lo único que sintieron. Aunque se escondieron y cosieron, la cobertura fue insuficiente. ¿Qué es una arboleda ante los ojos de Dios? ¿Qué protección te da una hoja de higuera?

       

      Adán y Eva se encontraban vulnerables por la herida de su propio pecado.

       

      Pero, ¿qué haría Dios? ¿Acaso no había anunciado su juicio? ¿No había sido quebrantada su ley? ¿La justicia no  exigía la muerte de Adán y Eva? ¿No es Él un Dios justo?

       

      Pero, nos apuramos en contestar, ¿no es cierto que Dios es amor? ¿Adán y Eva no eran sus hijos? ¿Acaso su misericordia no podía cancelar su justicia? ¿Hay alguna manera en que puedan coexistir la justicia y la bondad?

       

      Según Génesis 3:21, sí pueden. A este versículo se le ha llamado el primer sermón del evangelio. No fue predicado por predicadores, sino por Dios mismo. No con palabras, sino con símbolos y acción. ¿Te gustaría saber cómo reacciona Dios ante nuestro pecado?

       

      "Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y  los vistió"

       

      Esta frase tan sencilla nos sugiere tres escenas poderosas.

       

      Escena 1: Dios mata un animal. Por primera vez en la historia de la tierra, el suelo se mancha de sangre. Sangre inocente. El animal no cometió pecado. La criatura no merecía morir.

       

      Adán y Eva sí lo merecían. La pareja merecía morir, pero vivió. El animal merecía vivir, pero murió. En la primera escena se derrama sangre inocente.

       

      Escena 2. Se hace ropa. El diseñador de las estrellas ahora se convierte en sastre.

       

       

      Y en la escena 3: Dios los viste.

       

      Adán y Eva ya van en camino a la salida del edén. Se les dijo que  se fueran, pero ahora Dios les dice que se detengan un momento. "Con esas hojas de higueras", les dice sacudiendo la cabeza, "no van a conseguir nada". Y les hace algo de ropa. Pero no les tira la ropa a los pies y les dice que se vistan. Él mismo lo hace."Estate quieto, Adán, a ver como te queda". Igual que  lo haría una madre con su hijo. Como haría un padre con un niño e preescolar, subviniéndole la cremallera.

       

      El amor siempre protege.

       

      ¿No ha hecho Dios lo mismo por nosotros? Comemos nuestra porción del fruto prohibido. Decimos las cosas que no deberíamos decir. Vamos a  lugares a donde no deberíamos ir. Tomamos frutas de árboles que no deberíamos tocar.

       

      Y al hacerlo, se abre la puerta y se cuela la vergüenza. Y nos escondemos. Nos hacemos ropa de hojas de  higuera. Excusas débiles. Justificaciones transparentes. Nos cubrimos de buenas obras y de trabajos bien realizados, pero una ráfaga del viento de la verdad pasa, y nos volvemos a quedar desnudos. Completamente desnudos en nuestros errores.

       

      ¿Y qué hace Dios ante esto? Lo mismo que hizo por nuestros padres en el jardín. Derrama sangre inocente. Ofrece la vida de Su Hijo. Y desde la escena del sacrificio, el Padre toma un manto, no la piel de un animal, sino el manto de la justicia. ¿Nos lo lanza y nos dice que nos vistamos? No, Él nos viste. Nos viste consigo mismo." Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Jesús, porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, De Cristo estáis revestidos"

       

      El manto es obra suya, no nuestra. ¿Te percataste de la inactividad de Adán y Eva? No hicieron nada. Absolutamente nada. No pidieron el sacrificio, ni siquiera se les ocurrió pensar  en él. Fueron pasivos en el proceso. Nosotros también." Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No es por obras, para que nadie se gloríe"

       

      Nosotros nos ocultamos Él nos busca. Nosotros traemos pecado. Él trae un sacrificio. Nosotros lo intentamos con hojas de higuera. Él trae el manto de justicia. Y  podemos encontrar el manto del profeta:"En gran manera me gozaré en Jehová, mi  alma se alegrará en mi Dios, porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas".Nos protege con un manto de amor.

       

      ¿No es cierto que hace por nosotros lo mismo que hizo por la mujer adúltera? La protegió de las piedras. ¿Y a sus discípulos? Los protegió de la tormenta? Y al endemoniado? Lo protegió del mismo infierno. Jesús incluso protegió a Pedro de los cobradores de impuestos proveyéndole el dinero para pagar.

       

      ¿Y a ti? ¿Te está protegiendo de alguna mala relación? ¿De un empleo poco adecuado?"Como las aves que vuelan, así amparará Jehová de los ejércitos a Jerusalén, amparando, librando, preservando y salvando". "Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal"."Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos"

      ¿No te gustaría hacer lo mismo por Él? ¿Qué pasaría si te dieran el privilegio otorgado a María? ¿Qué pasaría si te pusieran a Dios mismo en los brazos como un bebé desnudo? ¿Acaso no harías lo mismo que ella? "Le envolvió en pañales"

      .

       

      Jesús recién nacido, aún mojado del vientre materno, tenía frío. Así que su madre hizo lo que habría hecho cualquier otra madre. Hizo lo que hace el amor: Lo cubrió.

       

      Treinta años más tarde otra persona que amaba a Cristo hizo lo mismo. En esa ocasión el cuerpo de Jesús no estaba frío por la temperatura, sino por la muerte. José de Arimatea lo había bajado de la cruz. Igual que María limpió al niño recién salido de su vientre, este José preparó al Salvador para la tumba. Le limpió la saliva de la cara y la sangre de la barba." Y tomando José el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia".

       

      María vistió al bebé. José de Arimatea limpió el cuerpo.

       

      ¿No te gustaría tener la oportunidad de hacer lo mismo? Tienes una. Oportunidades como esa se presentan todos los días. Jesús dijo:

       

      "Estuve desnudo, y me cubristeis"

       

      "Entonces los justos le respondieron diciendo: Señor, ¿Cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos?"

       

      "Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto  lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños a mí lo hicisteis"

       

      ¿Conoces a alguien como Adán y Eva, que  se sienta culpable y avergonzado? ¿Conoces a alguien que necesite un manto de amor?

       

       ¿Alguna vez has tenido a un adolescente que está en problemas? Oyes que la puerta del garaje se abre una hora después  de la hora designada para llegar a casa. Saltas de la cama y vas a la cocina, y ahí lo tienes, apoyado en la mesa y oliendo a cerveza. Las mejillas sonrosadas por el alcohol Esto es cierto. Ha estado tomando. Ha estado manejando. Tú tienes un problema y yo tengo una pregunta: ¿Qué le vas a dar a tu hijo?

       

      ¿Le vas a dar un sermón? Se merece uno. ¿Le vas a quitar las llaves del coche por tres meses? Podría ser muy sabio. ¿Le vas a condenar a cadena perpetua sin libertad condicional? Eso se podría entender, teniendo en cuenta la preocupación que sientes. Pero no olvides cubrir a tu hijo con un manto de amor. En algún momento durante las siguientes  horas el chico necesita con desesperación sentir tu abrazo. Necesita que le pongan un manto, que le cubran, que le cobijes con tu amor. El amor siempre protege.

       

      ¿Conoces a alguien que necesita un manto de amor?

       

      ¿Alguna vez has oído a alguien criticando a un conocido tuyo? ¿Alguna vez has escuchado a chacales humanos devorando a un amigo caído? Todo el mundo  está despedazando a tu amigo. Finalmente te toca a ti. ¿Tienes algo que decir?

       

      Esto es lo dice el amor: nada. El amor se queda callado." El amor cubre una multitud de pecados" El amor no se opone a nadie. No Chismea. Si dice algo, son palabras de defensa.  Palabras de bondad. Palabras de protección.

       

      ¿Conoces a alguien que necesita un manto de amor?

       

      Hace varios años le ofrecí uno a mis hijas. El día de San Valentín de 1997 escribí lo siguiente, y lo enmarqué  para cada una de mis hijas:

       

      "Tengo un regalo especial para ti. Mi regalo es calidez en las noches, tardes iluminadas de sol, risas, besos y sábados felices.

       

      Pero ¿cómo te doy este regalo? ¿Hay alguna tienda donde venden risas? ¿Un catálogo que ofrezca besos? No. Un tesoro como este no puede comprarse. Pero sí puede darse. Y así es como voy a dártelo.

       

      Tu regalo de San Valentín es una promesa, la promesa de que siempre voy a amar a tu madre. Con la ayuda de Dios, nunca la abandonaré. Nunca llegarás a casa y descubrirás  que me fui. Nunca despertarás y descubrirás que huí. Siempre nos tendrás a los dos. Amaré a tu madre. La honraré. Cuidaré de ella. Esta es una promesa. Este es mi regalo

       

      Con todo mi amor papá".

       

      ¿Conoces a alguien que necesite algún tipo de protección? Seguro que sí. Entonces, dásela.

       

      Paga la factura del gas a un matrimonio de ancianos.

       

      Prométele a tus hijos que,  con la ayuda de Dios, nunca pasarán hambre ni les faltará un hogar.

       

      Dile a tu cónyuge que te volverías a casar con él, e invítalo a una luna de miel.

       

      Max Lucado.

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

       

    • JorgeS
      RELATOS DE CASTILLOS DE ARENA Y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevò a todos . Mateo 24: 39. Sol abrasador. Aire salobre. Olas rítmicas.
      Mensaje 43 de 43 , 1 ene 2011
      Ver código fuente
      • 0 archivo adjunto

        RELATOS DE CASTILLOS DE ARENA

         

        "Y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevò a todos".

        Mateo 24: 39.

        Sol abrasador. Aire salobre. Olas rítmicas.

         

        Hay un niño en la playa. De rodillas, amontona y compacta la arena con su palita plàstica dentro de un cubito rojo brillante. Entonces, vira el cubo en la superficie y lo levanta.Y, para deleite del pequeño arquitecto, queda hecha la torre de un castillo.

         

        Trabaja toda la tarde. Aplanando las paredes con la palita. Compacta los muros.Los centinelas seràn tapitas de botellas. Y quedarà terminado un castillo de arena.

         

        v  

         

         

         

        Gran ciudad. Calles atestadas. Trànsito atronador. Un hombre està en su oficina.En su escritorio amontona papeles en grupos y delega tareas. Se coloca el telèfono en el hombro y esribe en el tablero con los dedos.Juega con los nùmeros y firma contratos y, para su delicia, consigue una ganancia.

         

        Toda su vida trabajarà .Formulando planes. Previendo el futuro .Los centinelas seràn las rentas anuales.Los puentes seràn las ganacias de capital .Se construirà un imperio.

         

         

        v  

         

         

         

         

        Dos construcciones de dos castillos .Tienen mucho en comùn.Dan forma a los granos hasta conseguir grandes cosas. No ven nada y hacen algo.Son diligentes y determindos .Y para ambos, vendrà la marea y vendrà el final.

         

        Sin embargo, ahì es donde terminan las similitudes .Porque el niño ve el fin,  mientras el hombre lo ignora.Obseve al niño cuando se acerque el anochecer .C ada ola se mueve una pulgada màs cerca de su creacciòn .Cada cresta de ola rompe màs cerca que la anterior.

         

        Pero el niño no se asusta .No le sorprende. Todo el dìa las olas que golpean la orilla  le han estado recordando que el final es inevitable. El sabe el secreto del oleaje .Pronto vendrà y se llevarà su castillo a  las profundidades.

         

        El hombre, sin embargo, no conoce el secreto. Deberìa saberlo. El, como el niño, vive rodeado de recordatorios rìtmicos .Los dìas vienen y van. Las estaciones se acercan y se alejan.Cada amanecer que se convierte en atardecer murmura el secreto:" El tiempo se llevarà tu castillo ".

         

         

        Asì que uno està preparado y el otro no. Uno està en paz mientras el otro se atemoriza.

         

        Mientras las olas se acercan, el sabio chiquillo salta sobre sus pies y empieza a aplaudir. No hay tristeza, ni temor, ni pesar.El sabìa que esto sucederìa. No està sorprendido. Y cuando el gran quebrantador rompe contra su castillo y su obra maestra es arrastrada al mar, èl sonrìe. Sonrìe, recoge sus instrumentos, toma la mano de su padre, y se vuelve a casa.

         

        El adulto,sin embargo, no es tan sabio.Cuando la ola de los años cae sobre su castillo , se atemoriza. Se afana sobre su monumento de arena tratando de protegerlo.Coloca obstàculos para preservar de las olas los muros que èl ha hecho .Empapado en agua salada y temblando, le gruñe a la marea que sube.

         

        -Este es mi castillo –dice desafiante.

         

        El acèano no necesita responder. Ambos saben a quièn peretenece la arena.

         

        Finalmente la muralla de agua se eleva por encima del hombre y su pequeño imperio.

        Por un instante queda bajo el muro de agua ..y entonces se desploma .Sus torrecillas de triunfo se deshacen y dispersan y èl se queda sobre sus rodillas ..apretando puños de arena mojada de ayer.

         

        Si solo èl lo hubiera sabido .Si solo hubiese esuchado .Si solo…

         

        Pero èl, como la mayorìa jamàs escucha.

         

        Jesùs describe a esta gente, los desprevenidos, diciendo que no entendieron nada de lo que sucederìa. No son crueles. No son rebeldes o colèricos contra Dios.

         

        Pero son ciegos. No ven el sol poniente. Y son sordos.No esuchan las olas golpeando.

         

        Durante la ùltima semana de su vida, Jesùs empleò tiempo valioso en decirnos que aprendièramos la lecciòn de las olas y nos preparàramos para el fin.

         

        Recuerde, la razòn por la que estamos estudiando la ùltima semana de Cristo es para ver lo que està en su corazòn. Esuchar lo que dice. Ver a quièn toca .Ser testigos de lo que hace. Hemos visto su compasiòn por los olvidados .Hemos presenciado su indignaciòn por lo falso.Ahora sale a la superficie otra pasiòn: su preocupaciòn por nuestro apercibimiento. "Pero el dìa y la hora nadie sabe, ni aun los àngeles de los cielos,sino solo mi Padre".

         

        Su mensaje es inequìvoco. Asì que ..estèn listos , prevenidos , apercibidos.

         

        Ese es el mensaje de la parabola de las vírgenes.

         

        Ese es el mensale de la paràbola de los talentos.

         

        Ese es el mensaje de la paràbola de de las ovejas y los cabritos .Es un mensaje que debemos tener en cuentra.

         

        Pero es un mensaje al que con frecuencia no se le hace caso.

         

        Me lo recordaron hace mucho cuando abordè un aviòn .Caminè por el pasillo, encontrè un asiento y me sentè al lado de un extraño espectàculo.

         

        El hombre sentado a mi lado estaba en bata y zapatillas.Estaba vestido como para estar en la sala de su casa, no para un viaje.Su asiento era extraño tambièn Aunque mi asiento era de tela como normalmente se ven, el suyo era de cuero finìsimo.

         

        -Importado-me dijo, cuando se percatò de que yo lo miraba. Lo comprè en Argentina y lo coloquè yo mismo.

         

        Antes de que yo pudiera hablar, me señalò unas piedras incrustadas en el brazo del asiento.

         

        -Son rubìes que comprè en Àfrica.Me costaron una fortuna.

         

        Eso fue solo el principio.Su mesa plegable era de caoba.Habìa un aparato de televisiòn portàtil instalado junto a la ventanilla .Sobre nosotros colgaba un minùsculo venmtilador de techo y una làmpara esfèrica.

         

        Yo jamàs habìa visto algo asì.

         

        Mi pregunta era lo que podìa esperarse:

         

        ¿Por què gasta tanto tiempo y dinero en un asiento de aerolìnea?

         

        Yo vivo aquì-me respondiò-.Mi hogar està en el aviòn.

         

        -¿No sale usted nunca?

         

        -Jamàs ¿Còmo podrìa desembarcar y dejar semejante comodidad?

         

        Increìble.El hombre habìa hecho su hogar en un medio de un transporte. Hizo su residencia de un viaje .¿Difìcil de creer?. ¿Usted cree que estoy inventando? Bueno, quizàs no he visto semejane tonterìa en un aviòn, pero sì lo he visto en la vida. Y usted tambièn.

         

        Usted ha visto gente que trata este mundo como si fuera un hogar permanente .No lo es.Usted ha visto gente derrochar energìa en la vida como si fuera  a durar para siempre.No serà asì.Usted ha visto personas tan orgullosas de lo que han hecho, que esperan que nunca tendràn que irse…pero se iràn.

         

        Todos nos iremos. Estamos de trànsito. Algùn dìa el aviòn se detendrà y el desembarco empezarà.

         

        Sabios quienes estàn listos para cuando el piloto diga que hay que salir.

         

        Yo no sè mucho, pero sè viajar. Llevar pocas cosas .Comer poco. Dormir una siesta. Y salir cuando llegue  a la ciudad.

         

        Y yo no sè mucho acerca de castillos de arena. Pero los niños sì. Obsèrvelos y aprenda.

         

        VAYA Y CONSTRUYA, PERO  HÁGALO CON UN CORAZÓN DE NIÑO. CUANDO EL SOL SE PONGA Y LA MAREA SUBA …APLAUDA. SALUDE EL PROCESO DE LA VIDA TOME LA MANO DE SU PADRE CELESTIAL Y VÁYASE A CASA.

         

         

        Sométase a DIOS

         

        Alguien dijo como someter el cuerpo al SEÑOR:

         

        "Algunas veces tenemos inconvenientes en someternos a DIOS. Tratamos de someter nuestro espíritu a DIOS y l decimos que queremos dedicar nuestra vida. Aquí tenemos un ejemplo de cómo presentar a CRISTO los miembros de nuestro cuerpo, uno por uno, para que ÉL los use. Usted puede decir: SEÑOR, aquí están mis ojos quiero dártelos. Quiero que vean solo las cosas que tú quieres que vean. Ayúdame a ver las cosas que tú quieres que vea y a evitar ver las cosas que tú no quieres. Aquí están mis manos, quiero dártelas. Haz que mis manos realicen lo que tú quieres. Yo no quiero usar mis manos solo para mí. Quiero que tú las uses. Aquí están mis pies. Guíalos para que vayan donde tú quieres que se dirijan. Quiero que tengas el señorío de mi cuerpo. Así, puede pensar en cada parte de su cuerpo y consagrársela a CRISTO. Incluso puede entregarle a CRISTO sus óranos genitales, que sean usados como DIOS manda.

         

        Esta ilustración me ayudo a presentar mi cuerpo como sacrificio vivo a CRISTO  para que ÉL pueda hacer la obra. Cada vez que me veía tentado a dejar que una parte de mi cuerpo me dominara, le entregaba esa parte a CRISTO para que ÉL fuera el SEÑOR y la usara para su gloria.

         

        ÉL me ha dado el estómago para que pueda vivir, no para excederme en la comida, por lo tanto ÉL puede ayudarme a controlar mi apetito. Santiago 3.6 dice que la lengua es un fuego, pero que si se la presento a DIOS, no diré nada que ÉL no quiera. Me morderé la lengua antes de decir algo inapropiado. Si presento mis oídos a DIOS, oiré aquello que honra a DIOS.

         

        He descubierto que lo que marca la diferencia es el control del Espíritu Santo en mi vida y6 no el control que yo pueda tener sobre mi  mismo. El  E.S. puede tener control y no yo. Por lo cual me repito: "SEÑOR, no puedo controlarlo, hazlo tú". Luego ÉL toma control de la situación y domina la parte de mi cuerpo que podría llevarme a usarlo mal o a aplicarlo incorrectamente.

         

        Una manera de ganar el control de su cuerpo es esforzándose por cambiar el carácter. El E.S. lo puede ayudar a cambiar su carácter cuando usted está en CRISTO.

         

        La palabra carne según se traduce en la Biblia tiene dos significados: el cuerpo físico y la naturaleza pecaminosa.

         

        DIOS espera que usted lo honre con su cuerpo y que deje a un lado la carne o la naturaleza pecaminosa.

         

        La realidad nos muestra, que su cuerpo está sujeto al pecado y la muerte. La carne tiende a valerse de los sentidos y los deseos de su cuerpo para enseñorearse de usted.

         

        Si elige cerrar la puerta de la carne, dicha puerta permanecerá cerrada. La decisión de presentar su cuerpo como sacrificio vivo significa que usted prefirió cerrar la puerta de la carne. ÉL le ha dado el E.S. para ayudarlo en este desafío diario.

         

        Me di cuenta de que el E.S. es una persona que nos posee a nosotros, en lugar de un poder, una influencia o una actitud que poseemos.

         

        Aprendí que el E.S. que mora en mí desea llenarme para que yo sirva y con fe le pedí que el E.S. me llenara. Luego presenté mi cuerpo, mi voluntad, mis emociones, mi mente y mi espíritu para que DIOS me usara de cualquier manera. "Aceptaré que el E.S. me ha llenado por mi fe en la PALABRA , no importa lo que suceda después".

         

        DIOS volvió a llenarme con su ESPÍRITU cuando decidí confesar mi pecado a DIOS, rendirme a ÉL y pedir con fe.

         

        El E.S. me ha enseñado que el secreto es llenarse para cada tarea. Miles de veces al pecar, le he pedido que vuelva a llenarme,, y así lo ha hecho.

         

        El E.S. mora en el corazón de toda persona que ha recibido a CRISTO como su salvador. No obstante, no todo creyente experimenta la plenitud del ESPÍRITU.

         

        Quienes tratan de obedecer los mandamientos de CRISTO con sus propias fuerzas se sorprenden por la frecuencia con que Satanás los supera en astucia y poder. Hacen caso omiso de la misión del E.S., quien vino a continuar las funciones de JESÚS, al inspirar,  facultar y guiar a los cristianos.

         

        Una de las obras del E.S. es ayudar a que usted se asemeje a JESÚS.

         

        El E.S. lo ayuda a:

         

        1. Entender las cosas espirituales y
        2. Permitir que DIOS obre a través de usted.

         

        Sin el ESPÍRITU una persona no puede entender nada acerca de DIOS. El E.S. lo ayuda a entender las verdades de DIOS.

         

        Usted es responsable de permitir que el ESPÍRITU entre o de dejarlo afuera. Cuando usted abre la puerta a su maravillosa invitación, el ESPÍRITU de DIOS entra en su vida y le trae paz a su alma.

         

        Un verdadero creyente permite que el ESPÍRITU de DIOS lo lene continuamente y controle su personalidad absolutamente.

         

        El ESPÍRITU no lo llenara completamente hasta que haya reconocido el señorío de CRISTO y se haya sometido a su autoridad personal y divina.

         

        Constantemente JESÚS tenía la plenitud del ESPÍRITU dándole poder en todo lo que hacía. Lo exhorto a que luche para que su vida sea llena del E.S.

         

        Lo que más impide la plenitud del ESPÍRITU es que la vida egocéntrica y el mundo (del cual se vale la vida egocéntrica para su propio servicio y placer) arrebatan el lugar que debería ocupar CRISTO.

         

        No podemos ser llenos del ESPÍRITU hasta que estemos dispuestos a rendirnos al señorío de CRISTO y a abandonarlo y sacrificarlo todo por esta perla de gran precio.

         

        La evidencia auténtica de una vida llena del ESPÍRITU es: primero, que otros vean al E.S. obrando en su vida para reflejar a CRISTO y producir el fruto del E.S. (amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio). Segundo, en su vida privada usted ve a JESÚS en las ESCRITURAS y que se regocije personalmente en ÉL y se ocupe de ÉL

         

        Un creyente debe dar tres pasos para ser lleno y controlado por el E. S.

         

        1. Confiese a Dios su pecado, desobediencia, vacío y necesidad de ser limpiado por Dios.
        2. Presente cada miembro de su cuerpo para que Dios lo transforme en un instrumento de justicia en sus manos.
        3. Pida a Dios que lo llene, lo domine y lo capacite.

         

        DIOS tiene un doble propósito para llenarlo con su ESPÍRITU. Primero, DIOS desea desarrollar en usted un carácter semejante a CRISTO. Segundo, DIOS desea darle poder para ser SU OBRA.

         

        Sed llenos del ESPÍRITU de DIOS es un proceso diario en donde se crucifica la carne y se deja que el ESPÍRITU tome el control. Es una batalla entre las fuerzas de Satanás y las de DIOS que tiene lugar en cada persona.

         

        A DIOS no le agrada la persona que se entrega al pecado. ÉL considera la carne un enemigo.

         

        Diariamente usted debe crucificar la carne y conscientemente pedirle al ESPÍRTU que lo llene. Cuando usted sea tentado le cierra la puerta a Satanás y le abre la puerta a JESÚS. Obedecer la PALABRA de DIOS es la manera de dejar la esclavitud del pecado.

         

        Una vida victoriosa implica estar consciente de cuánto poder tiene Satanás en usted y mantenerse a distancia del enemigo. Constantemente está mirando el punto débil de su personalidad para tratar de hacerlo tropezar. Su naturaleza pecadora, el mundo y el diablo son las fuerzas que luchan contra el ESPÍRITU de DIOS.

         

        En su muerte en la cruz, CRISTO condenó el pecado en la carne, venció al mundo y deshizo las obras del diablo.

         

        El E.S. lo ayudará a suprimir un pensamiento o una acción dañina y a seguir pareciéndose más a CRISTO.

         

        La sangre de nuestro perfecto SALVADOR es la fuente para que usted se limpie de pecado. Es como si usted estuviera muerto al poder del pecado. El pecado ya no es su amo. JESÚS ha provisto una salida.

         

        La muerta a una vida de derrota en manos del mundo, la carne y el diablo produce una vida victoriosa sobre esos tres conocidos adversarios.

         

        Tomado de VIDA DISCIPULAR 2  Avery T. Willis, Jr.

         

         

         

         

        SUFRIMIENTO

         

        Les quiero manifestar la forma como yo veo el asunto del sufrimiento, lo cual es uno de los mayores problemas del ser humano. Si algo de lo dicho en este comentario le es de provecho, gloria a Dios.

         

        Como es del conocimiento de todos nosotros Dios es amor y todopoderoso.

         

        Eso significa, entre otras cosas, que Dios ve el fin desde el principio y que todo lo sabe. Por lo tanto, Dios sabía lo que iba a pasar con Lucero (Satanás), sabía que Adán y Eva iban a pecar, sabía que el corazón del hombre es engañoso y perverso, sabía que iba a haber sufrimiento en esta tierra, injusticia, guerras, etc. No obstante, Dios creó todo este plan de la vida humana en este planeta.

         

        Todo esto me hace pensar, que el problema lo tenemos nosotros al no entender cómo debe de interpretarse lo que aquí ocurre. Porque debido a que Dios es amor y todopoderoso, eso implica que toda esta aventura de la vida está totalmente bajo su control y es perfecta. Es decir, es inmejorable. Resultaría evidente que si pudiera ser hipotéticamente mejor, Dios lo habría hecho de esa forma.

         

        De tal manera que,  como se dijo anteriormente, el problema es nuestro no de lo que ocurre o no ocurre en este mundo.

         

        Una gran problemática que manejamos los seres humanos es la visión tan de corto plazo que tenemos. Se nos olvida que somos espíritus eternos, y que todo análisis que se haga de nuestra vida debe, necesariamente, incluir la eternidad no solo los pocos años que pasamos en este planeta. Y eso ocurre porque no pensamos aplicando los principios bíblicos. Por lo contrario, vemos las cosas emocionalmente.  De ahí que nos afanamos en exceso por el sufrimiento que debemos enfrentar en nuestra vida.

         

        Debido a las dos características de Dios ya citadas, para todo lo que ocurre en este mundo sólo existen dos posibilidades: Dios lo produjo o  Dios lo permitió. De tal forma que desde el punto de vista espiritual y de nuestra salvación, lo cual es la prioridad para Dios, las cosas que ocurren están bien. Como dice la escritura:"Para los que aman a Dios todas las cosas les ayudan para bien".Al tratarse de una sentencia bíblica, es indiscutible. Aquí el asunto consiste en si tenemos  o no la fe suficiente para creer esto.

         

        Lo mismo ocurre con el sufrimiento. La Biblia nos indica:"En el mundo tendréis aflicción". "Esta leve tribulación momentánea producirá en nosotros un buen resultado". "Las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria eterna". "Es necesario que por medio de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios". Es claro, entonces, que no debemos quejarnos con Dios porque existe el sufrimiento. El sufrimiento es beneficioso. Si fuera malo, Dios no lo hubiera permitido. Simplemente habría hecho las cosas de otra manera. Es a nosotros a quienes nos corresponde entender correctamente cómo es que el sufrimiento funciona.

         

        Este es un asunto que se ha planteado desde hace muchos cientos de años. El salmista también se presentó ante Dios quejándose de haber llevado una vida limpia, pero que había sido azotado de día y de noche. Se quejaba que los impíos no tenían problemas. Pero dice el salmista que pudo entender que el final de él y el de los impíos es diferente. Hay un final dichoso para el hombre de paz Al considerar la eternidad como parte indiscutible de nuestra vida, el impío estaba en una total desventaja. Iba a pasar su eternidad en el infierno.

         

        De igual forma podemos observar lo que ocurre con la pobreza, que es un elemento de mucha preocupación para todos nosotros. El mismo Salomón le pedía a Dios que no le diera pobreza ni riqueza. Sólo pedía lo necesario para vivir. La pobreza, lo mismo que cualquier otra calamidad, es pasajera. A lo sumo dura mientras estemos vivos en este mundo. Pero se termina. La eternidad no se termina. Lo que interesa es dónde vamos a pasar esa eternidad.

         

        Si pensamos en el rico y Lázaro, posiblemente si hubiéramos estado presentes en ese tiempo y observado lo que ocurría, nos hubiéramos afanado en extremo y molestado por la injusticia que estaba ocurriendo. ¿Cómo es posible que un rico hiciera banquete todos los días y no fuera capaz de darle ni una migaja a Lázaro? Posiblemente hubiéramos dicho que Dios no debiera permitir esas cosas. Otros dirían que el asunto no es con Dios, sino con el diablo o que todo se debe a las consecuencias del pecado. La verdad es que a lo mejor no  importa mucho a qué se debe. O incluso podemos equivocarnos al razonar sobre lo que ocurría. Lo cierto es que Dios lo permitía, y que lo que vivía Lázaro en realidad no era nada malo. Todo lo contrario. El que vivía mal y debía ser digno de conmiseración era el rico. Todos sabemos cuál fue el final de cada uno de ellos. Ninguno de nosotros hubiera preferido ser el rico en lugar de Lázaro.

         

        Lo mismo ocurre con la vida de cada uno de todos nosotros. Como dice la Escritura , no debemos envidiar al impío. En consecuencia, el problema no es sufrir. El problema es dónde vamos a pasar la eternidad.

         

        No obstante, tampoco se trata de sufrir innecesariamente.

         

        La fe y la obediencia son unos de los aspectos más importantes. La fe para salvación y la obediencia para poder disfrutar de las ricas y abundantes promesas de Dios con lo cual el sufrimiento pierde todo su poder .

         

        El sufrimiento, al fin de cuentas, se presenta según la forma en que vemos los acontecimientos de esta vida. Es decir, depende de nosotros más que de los acontecimientos en sí mismos.

         

        Creo que el sufrimiento se presenta, fundamentalmente, porque nosotros no le creemos a Dios. Si creemos firmemente que Dios  es amor, lo cual fue demostrado al mandar a su Hijo unigénito a morir y derramar su sangre por todos nosotros, y en su omnisciencia y sabiduría, nosotros no sufriríamos, y por lo tanto tendríamos paz.

         

        Cuando Jesús nos dice que por nada estemos afanosos, lo dice, así lo creo yo, porque Él sabe que Dios Padre Hijo y Espíritu Santo son amor. Ese amor, unido a su poder, hacen que todas las cosas ayuden para bien a los que aman a Dios.

         

        Lo que ocurre con el sufrimiento es, en primer lugar, falta de esa fe en Dios, y en segundo lugar el hecho de  que lo que nosotros llamamos malo en realidad no lo es. Tenemos el problema de visualizar todo desde el punto de vista humano, carnal, corporal y no tenemos la capacidad de visualizar los aspectos espirituales, que son los más importantes para Dios.

         

        Para nosotros la enfermedad es mala, el dolor es malo, la falta de dinero es malo, los problemas son malos, las tribulaciones son malas, etc. Y con esa mentalidad es que pasamos por este mundo sufriendo y quejándonos de todo.

         

        Eso es consecuencia también, de una mala interpretación de las Escrituras, o de falta de fe en ellas,  como se dijo anteriormente.

         

        Según el apóstol Pablo, la tribulación que nosotros pasamos en esta vida es leve e incluso necesaria. También el señor Pablo dijo:" Tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse". "Es necesario que por medio de muchas tribulaciones entremos en el Reino de Dios". En lugar de darle tanta importancia al sufrimiento, pongamos la mirada en la Patria Celestial. En el hogar que Jesús prometió iba a preparar para cada uno de nosotros. Este sufrimiento es cualquier cosa en comparación con ese Cielo. Tengamos paciencia.

         

        Así las cosas, nosotros deberíamos dejar de temerle al sufrimiento. Debemos entender que es parte del plan de Dios en nuestras vidas. Dios hizo el mundo a sabiendas de lo que iba a ocurrir. Pero Dios vio que era bueno, y entonces debemos aceptar que aunque no entendamos mucho de lo que ocurre todo está bien. Porque aunque Dios no sea el que produce el sufrimiento en muchos casos, al permitirlo es porque Él, que repito es amor, considera que así debe de ser. Pero Dios sabía todo eso y por supuesto todo lo que falta por suceder. A pesar de ello creó todo este plan para nosotros. Es muy importante entender que Dios ve el fin desde el principio. Todo lo que nosotros estamos viviendo y vamos a vivir Dios lo conoce. Todo este mal y sufrimiento que se experimente en este mundo que a nosotros muchas veces nos asombra, Dios lo conocía desde antes de hacer el mundo y la humanidad. Tiene que ser bueno. No existe ninguna otra posibilidad. Y de todas formas, como dejo Jesús," ¿Quién podrá por más que se afane añadir a su estatura un codo?".

         

        Considero que los problemas y dificultades debemos enfrentarlos objetivamente con la ayuda de Dios. Con una actitud y razonamiento totalmente basados en principios bíblicos únicamente. No hacerlo de manera emocional  porque el corazón del hombre es engañoso.

         

        Debemos pedirle a Dios fortaleza y sabiduría para enfrentar los problemas, sabiendo que Él no nos abandona y que ha prometido responder a nuestro clamor. Nos ha dicho que en lugar de afanarnos llevemos a Él nuestras peticiones y que nos va a inundar de su paz.

         

        Un aspecto muy importante es entender ese sufrimiento y saber cómo manejarlo. El sufrimiento, en última instancia, está en nuestra mente. Pablo aconseja que tengamos la mirada puesta en la gloria venidera. En lugar de enfocarnos en el problema, pensemos en que es algo pasajero y que nos espera un cielo donde ya no habrá más llanto ni dolor. Nosotros somos un espíritu, y por lo tanto eternos. No cometamos el error de analizar toda la problemática basándonos en los pocos años que vamos a permanecer en este mundo. La vida debe analizarse integralmente y desde el punto de vista eterno. Esta falta de visión eterna produce muchas veces sufrimientos innecesarios. A veces la gente se preocupa mucho por la justicia queriendo que se aplique siempre y en todos los casos en este mundo. Piensa mucho en el maltrato que recibe. Dios es la justicia del universo. ¿Por qué no dejar eso en las manos de Dios? Mía es la venganza yo daré el pago ha dicho el Señor. Ese es un trabajo de Dios, no es nuestro.

         

        Finalmente, creo que es de gran relevancia hacer un análisis correcto del sufrimiento. No pensar siempre en lamentarse. Eso ocurre cuando concentramos toda la atención en nosotros mismos y en forma subjetiva sin considerar todo lo dicho por Dios.

         

        Yo no me canso de pensar en el apóstol Pablo al referirme a estos temas para seguir su forma de ver las cosas.

         

        El apóstol Pablo cuando estaba en la cárcel y luego de haber sufrido grandes dificultades tenía muchas razones para sufrir. Pero podemos ver que incluso sufrir es una decisión que nosotros tomamos. Es decir, podemos decidir si sufrimos o no. Pablo en lugar de sufrir, que es lo que probablemente hubiéramos hecho la gran mayoría de nosotros, pensó en Jesús y más bien se sintió gozoso de que el Señor lo considerara digno de sufrir por Él y el evangelio. Pablo no se limitó a considerar su situación para lamentarse. Pensó en la causa por la cual estaba en la cárcel y el provecho que significaba para él pasar por esas circunstancias.

         

        Hagamos nosotros lo mismo. Dejemos de temer al sufrimiento.  Dejemos de sufrir vanamente. Pidamos fortaleza y sabiduría para enfrentar las dificultades de esta vida, creyendo realmente en el poder y el amor de Dios. Todo está bien. Todo está bajo un control total. A su tiempo todo será revelado.

          

        Que Dios los bendiga.

         

        Jorge.

         

         

         

        ESCRITO POR MAX LUCADO.

      Tu mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.