Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

bienes ferroviarios de Bahia Blanca

Expandir mensajes
  • Ramirez Carlos
    BIENES FERROVIARIOS DE BAHIA BLANCA Muy cerca de ser monumentos nacionales * Superaron la primera fase burocrática los edificios de la Estación Sud, la
    Mensaje 1 de 1 , 4 mar 2012

      BIENES FERROVIARIOS DE BAHIA BLANCA

      Muy cerca de ser monumentos nacionales

      * Superaron la primera fase burocrática los edificios de la Estación Sud, la Estación Spurr y el ex Mercado Victoria.

      * También, la ex usina eléctrica de Brickman y Donado, el Puente Colón y las viviendas del Barrio Inglés.

      * En caso de acceder a esa categoría, los inmuebles serán conservados mediante una partida presupuestaria de la Nación.



      Mario Minervino
      "La Nueva Provincia"


      Siete edificios ferroportuarios de nuestra ciudad han superado la primera fase en su camino para ser declarados Monumentos Históricos por parte del Estado nacional, el máximo rango que reconoce a través de su comisión de Museos, Monumentos y Lugares Históricos.
      El nombramiento permitiría que por primera vez bienes de carácter industrial, testimonios del paso de tres empresas ferroviarias por la ciudad, alcancen esa distinción, a pesar de que Bahía Blanca es considerada por los expertos como la que mayor cantidad de ese tipo de bienes posee, luego de la Capital Federal y Rosario.
      Los edificios presentados para su consideración son los de la Estación Sud, la Estación Spurr, el ex Mercado Victoria, la ex usina eléctrica de Brickman y Donado, el puente de la avenida Colón y las viviendas del Barrio Inglés (primeras dos cuadras de calle Brickman).
      Si bien esos bienes ya tienen una relevancia municipal y provincial, esta nueva catalogación los colocará en un espectro que incluye, entre otras obras, al Teatro Colón, la Basílica de Luján, el Cabildo, la Casa Rosada y la Posta de Yatasto, entre unas 900 obras en todo el país.

      Estrategia. No es un hecho fortuito que la Comisión Nacional de Museos haya puesto sus ojos en un conjunto de bienes ferroviarios existentes en la ciudad.
      Por el contrario, es consecuencia de una política municipal que se viene desarrollando desde hace un par de años --concentrada ahora en la subsecretaría de Planificación Urbana--, que apunta a revalorizar estos bienes por su historia y valor artístico o referencial.
      El arquitecto Marcelo Lenzi, titular del área, señaló a "La Nueva Provincia" que existe una intención de "recuperar la herencia del siglo XIX", a la cual calificó de "enorme". Para eso se establecieron tres líneas de acción.
      "Buscamos reconocer los bienes físicos y los sitios y lugares para, luego, desarrollar la gestión de modo que las acciones para preservarlos sean eficientes y no se queden en enunciados de voluntarismo de poca efectividad", indicó.
      En este aspecto, el primer objetivo fue conseguir el reconocimiento de los mencionados edificios --herencia del ferrocarril Bahía Blanca al Noroeste-- a través de la gestión de la licenciada Jorgelina Pedrueza (ver aparte).
      "Logramos un resultado más que positivo con la aprobación de la solicitud ante la Comisión de Museos, reconociendo que se trata de elementos valiosos por su prestancia y componentes artísticos e históricos", sostuvo Lenzi.
      Como estrategia clave para imponer este grupo de inmuebles frente a otros aspirantes del país, se decidió presentarlos como un conjunto de obras en un área específica de la ciudad.
      "Esa situación le otorga mayor potencialidad: la posibilidad de ver cada componente como parte de un sistema ferroviario que fue fundamental en el desarrollo de nuestra región", explicó Lenzi.

      Objetivo. De entre todos los edificios que tienen sobradas condiciones patrimoniales se privilegió a aquellos que están siendo depredados o que, teniendo uso, nadie ejerce un control sobre ellos.
      El caso del ex Mercado Victoria --ocupado en su mayoría por particulares-- es emblemático para poner freno a las intervenciones desacertadas que lo afectan.
      "Se planteó su custodia por parte del municipio, la detección de obras inadecuadas y la recuperación del bien. Para eso firmamos actas compromiso con los locatarios de modo de preservarlo o evitar intervenciones inadecuadas", indicó Lenzi.
      Esta actuación sobre el patrimonio ferroviario pretende ser un primer paso en una intervención que alcanzará a los bienes que por su arquitectura e historia ameriten ser considerados patrimoniales y que incluirá además diferentes campañas de difusión y formación.
      Consultado sobre la desafortunada intervención que la empresa Mercados Victoria SA tuvo en el contrafrente de uno de los galpones que ocupa --abriendo dos vanos para la colocación de portones-- Lenzi explicó que ese daño "no afectó la declaratoria patrimonial", ya que la visita del arquitecto Jorge Tartarini, vicepresidente segundo de la Comisión de Museos, delineará una memoria de trabajo para su adecuada reparación.
      "Lo más importante es que a partir de esta acción conseguimos la posibilidad de obtener recursos económicos a futuro para aplicar en todo el conjunto", agregó el subsecretario.


      "Bahía Blanca tiene edificios de jerarquía"

      Licenciada en Relaciones Internacionales y especializada en Gestión Cultural y Patrimonio, Jorgelina Pedrueza se ocupa desde hace dos años de una tarea trascendental para el patrimonio local: gestionar ante los organismos nacionales la incorporación de varios bienes al listado de monumentos, tarea que pareciera simple en virtud de la calidad de los bienes en cuestión pero que resulta compleja y ardua.

      --¿Cuál es su función específica en el municipio?
      --Trabajo en el área de Planificación Urbana pero en Buenos Aires, con el objetivo de identificar bienes en Bahía Blanca que puedan alcanzar el reconocimiento de monumentos nacionales y gestionar su declaratoria ante la comisión respectiva.
      --¿Qué ha logrado hasta la fecha?
      --La verdad es que obtuvimos un primer resultado satisfactorio cuando, con motivo del Bicentenario de la Revolución de Mayo, logramos que el Teatro Municipal se agregara a un listado muy acotado de teatros del país reconocidos con ese rango.
      --¿Es el primer edificio en alcanzar ese rango?
      --No, no. En nuestra ciudad existen edificios y lugares que ostentan ese privilegio, pero lo lograron por gestiones de gente ajena a la ciudad y son bienes como el Palacio Municipal, la Plaza Rivadavia o el ex Hotel de Inmigrantes. Ese antecedente le confiere cierta jerarquía a Bahía Blanca en el sentido que posee monumentos, el rango más elevado que reconoce la comisión.
      --¿Hubo logros en el caso de los bienes ferroviarios?
      --Claro. El más significativo fue la aprobación de un grupo de edificios, primer paso de un procedimiento burocrático que termina con el decreto presidencial que reconoce su calidad de monumentos.
      --¿Cuáles son esos bienes?
      --Nosotros presentamos cinco, a los que luego se agregaron dos más. Se trata de la Estación Sud, la Estación Spurr, la ex usina de Brickman y Donado, el Puente Colón, viviendas del Barrio Inglés y los silos del puerto de Ingeniero White.
      --¿Cuál es la idea de uso, a futuro, de esos edificios?
      --Hay que tener en claro que no es necesario que los monumentos se utilicen con el mismo destino con que fueron construidos. Hay que plantear si la refuncionalización es parte de la tarea de recuperación.
      --¿Sirven realmente esas declaratorias o son parte de un simple formalismo?
      --En principio es una herramienta para evitar la depredación de los edificios designados. Al ser declarado monumentos podemos acceder al presupuesto nacional, porque la ley establece que deben ser conservados mediante una partida presupuestaria de Nación.
      --¿Es difícil accionar cuando estos bienes están en manos de privadas?
      --Es una tarea conjunta, porque no se puede pretender, como en el caso del Barrio Inglés (construido en 1908), que la gente viva de manera anacrónica. Tenemos que apoyar las modificaciones necesarias pero sin modificar el edificio, su aspecto o entorno.
      --¿Hay más edificios, fuera de los mencionados, que pueden aspirar a ser monumentos?
      --Sí. Esperamos ampliar los reconocimientos. Bahía Blanca tiene muchas obras relevantes, incluso en sus casas familiares. Así que después de que terminemos esta etapa con lo ferroviario nos abocaremos a gestionar la protección de nuevas obras.



      "Entre los más importantes de la provincia"

      Arquitecto, docente e investigador, Jorge Tartarini es uno de los especialistas más reconocidos en temas de patrimonio. Autor del libro "Arquitectura Ferroviaria" y vicepresidente segundo de la Comisión de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, resalta el valor del patrimonio ferroviario bahiense y detalla algunas cuestiones esenciales para garantizar su cuidado y preservación.

      --¿Cuál es el criterio de la Comisión al momento de admitir un edificio industrial como monumento?
      --Las declaratorias efectuadas desde la Comisión en lo referido al patrimonio industrial argentino procuran otorgar a esta temática el lugar que durante muchos años le fue negado, respecto de los monumentos tradicionales. De allí que, en los últimos años, hemos otorgado a los espacios de la memoria del trabajo y la producción especial interés en nuestros trabajos, impulsando un Plan Nacional de Patrimonio Industrial que procura acrecentar el conocimiento del excepcional legado que ha dejado la industria, y en especial el de los ferrocarriles y puertos en distintas regiones de nuestro país.
      --¿Existe una variedad interesante en esa tipología?
      --Claro, por eso procuramos no sólo salvar baches de ausencias temáticas sino los desequilibrios regionales, otorgando un sentido federal a las declaratorias. En este trabajo, luego de la identificación, viene el dificultoso proceso de selección, análisis y valoración. Al igual que Bahía Blanca, otras ciudades del país poseen un patrimonio ferroviario singular. Cito por ejemplo los grandes talleres de Tafí Viejo en Tucumán, los de Junín, los de Gorton, cerca de Rosario, y otros que estamos estudiando, tan o más importantes.
      --¿Cómo trabajaron en Bahía Blanca?
      --Cuando se inició el proceso de declaratoria del conjunto ferroportuario bahiense fuimos seleccionando testimonios que se destacaban no sólo en el ámbito local y regional, sino como representativos de la temática a nivel nacional. Así comprendimos que, con ellos, rescatábamos lo más significativo del pasado industrial --asociado al riel-- de Bahía. Ciertamente, existen otros bienes que contribuyen a la identidad del conjunto también valiosos, aunque con menos significación en el contexto nacional que los elegidos.
      --¿Las leyes son suficientes a la hora de proteger el patrimonio?
      --Más allá de las formas de protección legal, el patrimonio se protege cuando más se conoce y se valora, y son esencialmente las comunidades locales el primer e indispensable eslabón en la cadena de protección. Bahía Blanca no es la excepción y ha dado pruebas claras de que desea un porvenir mejor para sus monumentos. Fundamentalmente incorporándolos a la vida de hoy, con nuevos programas de usos, pero respetando sus valores y su identidad. En suma, estamos transitando un camino que se nutre del sentimiento de la gente y este reconocimiento es el motor más efectivo para su protección.
      --¿Qué impresión personal tiene de los bienes que existen en Bahía Blanca?
      --Indudablemente es uno de los enclaves más importantes del territorio bonaerense. Los problemas que enfrenta no son ajenos a los que hoy viven las principales urbes de la región y del país. La lucha para que pasado y presente vayan juntos y no contrapuestos, por entender la cultura como algo constitutivo de la persona, por confrontar la idea de patrimonio en ámbitos cada vez más amplios de la sociedad, la necesidad de entender la necesaria dimensión social del patrimonio, son hoy debates que encuentran más receptividad en la agenda de los gobernantes que décadas atrás. En estos procesos es habitual que se alternen luces y sombras y que existan importantes desafíos por resolver. Pero, aún así, creo que los bahienses poseen un interés genuino por asegurar la memoria de su porvenir

       

    Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.