Cargando ...
Lo sentimos. Ocurrió un error mientras se cargaba el contenido.

nuevo presidente de AFE * "una posibilidad entre miles de tener exito" (semanario BUSQUEDA)

Expandir mensajes
  • Gastón Larzabal
      Hay una posibilidad entre miles de que la reforma del ferrocarril tenga éxito , planteó el nuevo presidente de AFE a sus gerentes   entrevista de
    Mensaje 1 de 2 , 3 may 2012
       

      Hay "una posibilidad entre miles" de que la reforma del ferrocarril "tenga éxito", planteó el nuevo presidente de AFE a sus gerentes
       
      entrevista de Martín Mocoroa
       
      El clima en el 10º piso del edifico de AFE, en la calle Rondeau, está alborotado. Secretarias van y vienen mientras el flamante vicepresidente del organismo, Alvaro Fierro, prueba en la cerradura las llaves de su nuevo despacho, minutos después de haberse reunido con su antecesor, Juan Silveira.
       
      En la oficina del presidente, el escritorio está vacío y en la pared, donde hay un retrato de José Mujica el día de su asunción como presidente, ya no está el cuadro con la imagen de ZelmarMichelini que acompañaba las horas de trabajo de Alejandro Orellano. Apoyada en el piso contra la pared está la mochila de Jorge Setelich. Es el único rastro que se ve del nuevo presidente de la empresa ferroviaria.
       
      Hijo del fundador del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, Raúl Sendic, y medio hermano del presidente de Ancap, lugar donde también trabajó, Setelich cree que la probabilidad de éxito en la revitalización del ferrocarril pretendida por cada gobierno que asume es "una entre miles".
       
      Y así se lo hizo saber al cuerpo gerencial de la empresa en la mañana del miércoles 2.
      Es que la red ferroviaria acarrea años de falta de inversión. De hecho, según Setelich, ya en 1947 los ingleses pronosticaban que "el mantenimiento era crítico" y sin inversión el negocio era inviable.
       
      Aquellos augurios se confirman en el estado actual de la infraestructura y, si el problema no se soluciona a mediano plazo, otras acciones como la incorporación de material rodante "no tendrán un retomo" económico para la empresa. A corto plazo, el nuevo jerarca prepara un "plan de contingencia" para enfrentarla situación de "crisis", que puede implicar incluso cancelar algunos servicios.
       
      Setelich se propone hablar con el sindicato porque cree que comparten el mismo objetivo: "El desarrollo del país". La sociedad anónima que operará el ferrocarril -parte fundamental del proyecto de reestructura del Poder Ejecutivo- a la que el sindicato se opone, es para él una "herramienta" y "no un objetivo en sí mismo".
      "Si tengo una manera diferente de encararlo que es aceptable para todas las partes, lo voy a hacer", aseguró.
       
      -¿Cómo se preparó para asumir la nueva función?
       
      -Básicamente lo que hicimos fue presentar un plan de trabajo y un plan de objetivos estratégicos, que fueron aceptados por el Poder Ejecutivo y el Ministerio de Transporte, y en base a eso empezamos a tener algunas actividades de conocimiento más al detalle de muchas áreas de AFE de las que no tenía mayor información.
       
      -¿Cuáles eran los objetivos que aparecían en ese plan?
       
      -Una de las pautas es la mejora de la infraestructura, que es un tema crítico de AFE. O sea, hoy se están operando líneas de ferrocarril que fueron construidas en el 1800. Todas, obviamente, cumplieron su vida útil y requieren, en la medida que no ha habido un mantenimiento técnicamente correcto, niveles de inversión muy importantes para poder repotenciar el modo ferroviario como solución para el país.
       
      -Lo fundamental está entonces en la Infraestructura.. .
       
      -No sé si la palabra es fundamental. El camino crítico está con la infraestructura. La limitante que tenemos hoy en día de 18 toneladas por eje en todas las líneas, y en el litoral 14 toneladas por eje, nos restringe la capacidad de adquirir el material rodante que se está usando hoy en la industria, que es el que tiene el desarrollo tecnológico adecuado para aprovechar mejor los combustibles.
      Entonces, si no solucionamos a mediano plazo el tema de la infraestructura, el resto de las acciones como la renovación de material rodante, la mejora de la gestión, la digitalización de transferencia de información en los permisos de uso de vía, serían todos elementos que no tendrán impacto o retorno del negocio.
      Si no hay infraestructura no podes correr los trenes. Es así.
       
      -Se hablaba como una prioridad de la incorporación de entre 12 y 15 locomotoras. Usted lo que plantea es que primero es necesario atender las vías.
       
      -No. Yo lo que digo es que debe pensarse en un desarrollo estratégico del ferrocarril. No hay soluciones de corto plazo, puede haber parches o mitigaciones de grandes problemas, pero eso genera una dinámica recurrente en la cual perdés la inversión que hiciste y volvés al punto inicial. Se necesita una transformación de la infraestructura para poder pensar en la viabilidad de la logística ferroviaria, para poder pensar en un puerto de aguas profundas, para poder pensar en Uruguay como plataforma logística regional, para poder pensar que tenemos frontera con Brasil que es la sexta economía del mundo y que está desplegando una enorme logística fuera y dentro del continente. Si no se hacen las obras de infraestructura necesarias los resultados pueden ser más o menos eficientes a corto plazo, pero dan el mismo escenario final; la crisis y quiebra del sistema.
       
      Eso no implica que no empecemos a hacer esfuerzos para mejorar al material rodante.
      El material rodante se puede usar, no al 100% de su capacidad pero sí con restricciones, con la perspectiva de que cuando se vayan haciendo las reformas vas a aumentar el potencial y vas aprovechar la capacidad que tenes. Vamos a tener un plan de contingencia para tratar de soportar la crisis en la que está el ferrocarril hoy en día, en la que se hace difícil planificar una semana.
       
      -La carga transportada por AFE viene cayendo desde 2008. ¿Qué se puede esperar para este año en el que además el país está reestructurando su esquema ferroviario?
       
      -Vamos a tratar de emplear un plan de contingencia que nos permita lograr el mejor resultado con los medios disponibles, que no son muchos y están en avanzado nivel de deterioro. Es como las estrategias de combate de incendio: se puede tener una táctica de escape. Va a haber situaciones que no vamos a poder enfrentar porque no tenemos la capacidad operativa para resolverlas. Eso puede llegar a generar -ojalá que no- que tengamos que retirar determinado servicio.
      Otra estrategia es la de evitar que el problema se expanda, aislar el incendio y tratar que el resto de la estructura de negocios que provee AFE se mantenga. Y la estrategia agresiva sería apagar el incendio. Pero para eso se necesitan recursos, va a haber que priorizar. Yo creo que en la situación actual se nos van a presentar escenarios con las tres opciones.
       
      -¿Cuando habla de estrategias de escape se refiere a cancelar algunos clientes?
       
      -Dejar de prestar determinados servicios. No quiero generar una alarma, pero en situaciones de emergencia donde los recursos disponibles no son los necesarios, la forma de resolver eso es priorizar y eso puede llegar a implicar la salida de algunas operaciones.
       
      - La Unión Ferroviaria sostiene que sus afiliados no pasarán a trabajar a la nueva sociedad anónima que correré los trenes. ¿Quién va a operar el ferrocarril en ese caso?
       
      -Yo lo voy a hablar con ellos. Creo que tenemos el mismo objetivo, que es el desarrollo del país. El formato de la nueva operadora de cargas que se crearía entre dos entidades públicas -AFE y la Corporación Nacional para el Desarrollo-en realidad es una herramienta con posibilidades legales que AFE no tiene. Puede generar alguna ventaja en las oportunidades de negocios y el relaciona-miento con los clientes, pero no es un objetivo en sí mismo sino una estrategia de desarrollo.
      La relación con el sindicato espero que sea la mejor. La idea es hablar sobre las situaciones concretas, plantear nuestras decisiones y tratar de alinear a toda la organización, porque los resultados que podamos obtener están basados en que el personal de AFE aporte la experiencia que tiene, que se capacite, que mejore la gestión y que cada toma de decisión esté alineada con aportar valor al desarrollo del país.
      El resto de las situaciones y conflictos los vamos a tratar de evitar, porque si se dan sólo perjudican a los dueños del ferrocarril, que son todos los uruguayos.
       
      -¿Pero si no tienen éxito en las negociaciones, no hay un plan B?
       
      -Yo no lo veo como una cosa tan esquemática, tan en blanco y negro, porque en la situación en que está hoy AFE plantearse eso sería una decisión equivocada a nivel táctico y agregar leña al fuego en medio de un gran incendio. Me parece que se ha esquematizado. No estamos hablando de que vamos a mandar a alguien a desarrollar una tarea en un lugar diferente; estamos hablando de una empresa que pertenece a AFE y que se decidió que es una herramienta adecuada para lograr determinadas soluciones.
       
      Yo no me voy a hacer responsable de esos escenarios que alguien dibujó y en base a los cuales se están tomando decisiones. Si tengo una herramienta que me trae más problemas que soluciones, sería alguien bastante estúpido y estaría agregando ineficiencia a la gestión y generando otro problema; más cuando lo que se trata es de buscar una salida lo más ordenada posible.
      No vamos a armar una enorme batalla para validar una determinada herramienta. Si tengo una manera diferente de encararlo que es aceptable para todas las partes lo voy a hacer, no me voy a encasillar en un problema puntual cuando lo que tengo que resolver es garantizar un objetivo estratégico. Se habla de esta herramienta como si fuera la panacea. No es el caso, pero cuando yo aparecí en el escenario ya estaba, entonces me voy a focalizar en el resultado final.
       
      -La edad promedio de los ferroviarios es bastante avanzada, supera los 50 años. ¿El recambio generacional es uno de los objetivos?
       
      -El tema del personal es, sin duda, es uno de los temas críticos. AFE ha venido sufriendo desde hace mucho tiempo -y no excluyo a nadie de los que me precedieron, con el respeto que me merecen- el desmantelamiento de la empresa. Se va yendo o muriendo gente y se anula el cargo, con lo que se genera un caos importante. Se puede ir alguien que toma decisiones estratégicas y se toma la decisión de no reponer el personal y, por lo tanto, la gestión se vuelve compleja.
      El criterio para el personal va a ser el de la visión estratégica. No vamos a tomar personal para hacer el mantenimiento manual de vías cuando estamos planteando el mantenimiento mecanizado. Trataremos de desarrollar el personal tratando de no perder la enorme experiencia que tiene la gente que hoy forma parte de la empresa.
       
      -Cada gobierno que asume dice que va a revitalizar AFE. ¿Cree que esta administración va a lograrlo?
       
      -Tenemos una posibilidad entre miles de que esto tenga éxito y se lo planteé a los gerentes hoy, en la primera jornada de trabajo, porque decir otra cosa sería construir una falacia. Así lo tengo asumido. Va a depender de la capacidad que tengamos de formar equipos, de ordenar el potencial que tenemos en el personal de AFE, y de aliarnos con actores a nivel local y regional.
      Lo que tiene de bueno la oportunidad es que existe y que si se logra va a generar un impacto muy importante en el desarrollo del país. Por eso es que asumimos el reto, porque de otra forma lo que hay son decenas de pequeños problemas y situaciones complejas de todo tipo, porque la infraestructura ya no soporta más.
       
      Hoy tenemos un índice de descarrilamiento que es 143 veces el de Estados Unidos, porque aquellas personas que con mucho ingenio desarrollaron toda esa red vial en el país obviamente no pensaron que se iba a usar durante 120 o 140 años. La realidad es esa. Ya los ingleses pronosticaron que el tema del mantenimiento era crítico, ya sabían que sin una fuerte inversión el negocio iba a ser difícil de sostener. En 1947 ya había una competencia incipiente del transporte por carreteras. Todo eso se dio en un proceso en que no hubo inversiones, y a lo que estamos asistiendo es al resultado matemáticamente previsible del estado de la infraestructura. Creo que no estoy exagerando si digo que la posibilidad de éxito es muy muy baja. Pero existe.
       

      BUSQUEDA | DESARROLLO | Pág. 18 | 03/05/2012

    • Ramon De las Navas
       Mucha suerte en esta nueva instancia para los Ferrocarriles Uruguayos.  Saludos, Ramon. ... De: Gastón Larzabal Asunto:
      Mensaje 2 de 2 , 4 may 2012
         Mucha suerte en esta nueva instancia para los Ferrocarriles Uruguayos.
         Saludos, Ramon.

        --- El jue 3-may-12, Gastón Larzabal <gaston_larzabal@...> escribió:

        De: Gastón Larzabal <gaston_larzabal@...>
        Asunto: [ferroaficionadosrosarinos] nuevo presidente de AFE * "una posibilidad entre miles de tener exito" (semanario BUSQUEDA)
        Para: "ferroclub@yahoogroups.com" <ferroclub@yahoogroups.com>
        Fecha: jueves, 3 de mayo de 2012, 13:08

         

         

        Hay "una posibilidad entre miles" de que la reforma del ferrocarril "tenga éxito", planteó el nuevo presidente de AFE a sus gerentes
         
        entrevista de Martín Mocoroa
         
        El clima en el 10º piso del edifico de AFE, en la calle Rondeau, está alborotado. Secretarias van y vienen mientras el flamante vicepresidente del organismo, Alvaro Fierro, prueba en la cerradura las llaves de su nuevo despacho, minutos después de haberse reunido con su antecesor, Juan Silveira.
         
        En la oficina del presidente, el escritorio está vacío y en la pared, donde hay un retrato de José Mujica el día de su asunción como presidente, ya no está el cuadro con la imagen de ZelmarMichelini que acompañaba las horas de trabajo de Alejandro Orellano. Apoyada en el piso contra la pared está la mochila de Jorge Setelich. Es el único rastro que se ve del nuevo presidente de la empresa ferroviaria.
         
        Hijo del fundador del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, Raúl Sendic, y medio hermano del presidente de Ancap, lugar donde también trabajó, Setelich cree que la probabilidad de éxito en la revitalización del ferrocarril pretendida por cada gobierno que asume es "una entre miles".
         
        Y así se lo hizo saber al cuerpo gerencial de la empresa en la mañana del miércoles 2.
        Es que la red ferroviaria acarrea años de falta de inversión. De hecho, según Setelich, ya en 1947 los ingleses pronosticaban que "el mantenimiento era crítico" y sin inversión el negocio era inviable.
         
        Aquellos augurios se confirman en el estado actual de la infraestructura y, si el problema no se soluciona a mediano plazo, otras acciones como la incorporación de material rodante "no tendrán un retomo" económico para la empresa. A corto plazo, el nuevo jerarca prepara un "plan de contingencia" para enfrentarla situación de "crisis", que puede implicar incluso cancelar algunos servicios.
         
        Setelich se propone hablar con el sindicato porque cree que comparten el mismo objetivo: "El desarrollo del país". La sociedad anónima que operará el ferrocarril -parte fundamental del proyecto de reestructura del Poder Ejecutivo- a la que el sindicato se opone, es para él una "herramienta" y "no un objetivo en sí mismo".
        "Si tengo una manera diferente de encararlo que es aceptable para todas las partes, lo voy a hacer", aseguró.
         
        -¿Cómo se preparó para asumir la nueva función?
         
        -Básicamente lo que hicimos fue presentar un plan de trabajo y un plan de objetivos estratégicos, que fueron aceptados por el Poder Ejecutivo y el Ministerio de Transporte, y en base a eso empezamos a tener algunas actividades de conocimiento más al detalle de muchas áreas de AFE de las que no tenía mayor información.
         
        -¿Cuáles eran los objetivos que aparecían en ese plan?
         
        -Una de las pautas es la mejora de la infraestructura, que es un tema crítico de AFE. O sea, hoy se están operando líneas de ferrocarril que fueron construidas en el 1800. Todas, obviamente, cumplieron su vida útil y requieren, en la medida que no ha habido un mantenimiento técnicamente correcto, niveles de inversión muy importantes para poder repotenciar el modo ferroviario como solución para el país.
         
        -Lo fundamental está entonces en la Infraestructura.. .
         
        -No sé si la palabra es fundamental. El camino crítico está con la infraestructura. La limitante que tenemos hoy en día de 18 toneladas por eje en todas las líneas, y en el litoral 14 toneladas por eje, nos restringe la capacidad de adquirir el material rodante que se está usando hoy en la industria, que es el que tiene el desarrollo tecnológico adecuado para aprovechar mejor los combustibles.
        Entonces, si no solucionamos a mediano plazo el tema de la infraestructura, el resto de las acciones como la renovación de material rodante, la mejora de la gestión, la digitalización de transferencia de información en los permisos de uso de vía, serían todos elementos que no tendrán impacto o retorno del negocio.
        Si no hay infraestructura no podes correr los trenes. Es así.
         
        -Se hablaba como una prioridad de la incorporación de entre 12 y 15 locomotoras. Usted lo que plantea es que primero es necesario atender las vías.
         
        -No. Yo lo que digo es que debe pensarse en un desarrollo estratégico del ferrocarril. No hay soluciones de corto plazo, puede haber parches o mitigaciones de grandes problemas, pero eso genera una dinámica recurrente en la cual perdés la inversión que hiciste y volvés al punto inicial. Se necesita una transformación de la infraestructura para poder pensar en la viabilidad de la logística ferroviaria, para poder pensar en un puerto de aguas profundas, para poder pensar en Uruguay como plataforma logística regional, para poder pensar que tenemos frontera con Brasil que es la sexta economía del mundo y que está desplegando una enorme logística fuera y dentro del continente. Si no se hacen las obras de infraestructura necesarias los resultados pueden ser más o menos eficientes a corto plazo, pero dan el mismo escenario final; la crisis y quiebra del sistema.
         
        Eso no implica que no empecemos a hacer esfuerzos para mejorar al material rodante.
        El material rodante se puede usar, no al 100% de su capacidad pero sí con restricciones, con la perspectiva de que cuando se vayan haciendo las reformas vas a aumentar el potencial y vas aprovechar la capacidad que tenes. Vamos a tener un plan de contingencia para tratar de soportar la crisis en la que está el ferrocarril hoy en día, en la que se hace difícil planificar una semana.
         
        -La carga transportada por AFE viene cayendo desde 2008. ¿Qué se puede esperar para este año en el que además el país está reestructurando su esquema ferroviario?
         
        -Vamos a tratar de emplear un plan de contingencia que nos permita lograr el mejor resultado con los medios disponibles, que no son muchos y están en avanzado nivel de deterioro. Es como las estrategias de combate de incendio: se puede tener una táctica de escape. Va a haber situaciones que no vamos a poder enfrentar porque no tenemos la capacidad operativa para resolverlas. Eso puede llegar a generar -ojalá que no- que tengamos que retirar determinado servicio.
        Otra estrategia es la de evitar que el problema se expanda, aislar el incendio y tratar que el resto de la estructura de negocios que provee AFE se mantenga. Y la estrategia agresiva sería apagar el incendio. Pero para eso se necesitan recursos, va a haber que priorizar. Yo creo que en la situación actual se nos van a presentar escenarios con las tres opciones.
         
        -¿Cuando habla de estrategias de escape se refiere a cancelar algunos clientes?
         
        -Dejar de prestar determinados servicios. No quiero generar una alarma, pero en situaciones de emergencia donde los recursos disponibles no son los necesarios, la forma de resolver eso es priorizar y eso puede llegar a implicar la salida de algunas operaciones.
         
        - La Unión Ferroviaria sostiene que sus afiliados no pasarán a trabajar a la nueva sociedad anónima que correré los trenes. ¿Quién va a operar el ferrocarril en ese caso?
         
        -Yo lo voy a hablar con ellos. Creo que tenemos el mismo objetivo, que es el desarrollo del país. El formato de la nueva operadora de cargas que se crearía entre dos entidades públicas -AFE y la Corporación Nacional para el Desarrollo-en realidad es una herramienta con posibilidades legales que AFE no tiene. Puede generar alguna ventaja en las oportunidades de negocios y el relaciona-miento con los clientes, pero no es un objetivo en sí mismo sino una estrategia de desarrollo.
        La relación con el sindicato espero que sea la mejor. La idea es hablar sobre las situaciones concretas, plantear nuestras decisiones y tratar de alinear a toda la organización, porque los resultados que podamos obtener están basados en que el personal de AFE aporte la experiencia que tiene, que se capacite, que mejore la gestión y que cada toma de decisión esté alineada con aportar valor al desarrollo del país.
        El resto de las situaciones y conflictos los vamos a tratar de evitar, porque si se dan sólo perjudican a los dueños del ferrocarril, que son todos los uruguayos.
         
        -¿Pero si no tienen éxito en las negociaciones, no hay un plan B?
         
        -Yo no lo veo como una cosa tan esquemática, tan en blanco y negro, porque en la situación en que está hoy AFE plantearse eso sería una decisión equivocada a nivel táctico y agregar leña al fuego en medio de un gran incendio. Me parece que se ha esquematizado. No estamos hablando de que vamos a mandar a alguien a desarrollar una tarea en un lugar diferente; estamos hablando de una empresa que pertenece a AFE y que se decidió que es una herramienta adecuada para lograr determinadas soluciones.
         
        Yo no me voy a hacer responsable de esos escenarios que alguien dibujó y en base a los cuales se están tomando decisiones. Si tengo una herramienta que me trae más problemas que soluciones, sería alguien bastante estúpido y estaría agregando ineficiencia a la gestión y generando otro problema; más cuando lo que se trata es de buscar una salida lo más ordenada posible.
        No vamos a armar una enorme batalla para validar una determinada herramienta. Si tengo una manera diferente de encararlo que es aceptable para todas las partes lo voy a hacer, no me voy a encasillar en un problema puntual cuando lo que tengo que resolver es garantizar un objetivo estratégico. Se habla de esta herramienta como si fuera la panacea. No es el caso, pero cuando yo aparecí en el escenario ya estaba, entonces me voy a focalizar en el resultado final.
         
        -La edad promedio de los ferroviarios es bastante avanzada, supera los 50 años. ¿El recambio generacional es uno de los objetivos?
         
        -El tema del personal es, sin duda, es uno de los temas críticos. AFE ha venido sufriendo desde hace mucho tiempo -y no excluyo a nadie de los que me precedieron, con el respeto que me merecen- el desmantelamiento de la empresa. Se va yendo o muriendo gente y se anula el cargo, con lo que se genera un caos importante. Se puede ir alguien que toma decisiones estratégicas y se toma la decisión de no reponer el personal y, por lo tanto, la gestión se vuelve compleja.
        El criterio para el personal va a ser el de la visión estratégica. No vamos a tomar personal para hacer el mantenimiento manual de vías cuando estamos planteando el mantenimiento mecanizado. Trataremos de desarrollar el personal tratando de no perder la enorme experiencia que tiene la gente que hoy forma parte de la empresa.
         
        -Cada gobierno que asume dice que va a revitalizar AFE. ¿Cree que esta administración va a lograrlo?
         
        -Tenemos una posibilidad entre miles de que esto tenga éxito y se lo planteé a los gerentes hoy, en la primera jornada de trabajo, porque decir otra cosa sería construir una falacia. Así lo tengo asumido. Va a depender de la capacidad que tengamos de formar equipos, de ordenar el potencial que tenemos en el personal de AFE, y de aliarnos con actores a nivel local y regional.
        Lo que tiene de bueno la oportunidad es que existe y que si se logra va a generar un impacto muy importante en el desarrollo del país. Por eso es que asumimos el reto, porque de otra forma lo que hay son decenas de pequeños problemas y situaciones complejas de todo tipo, porque la infraestructura ya no soporta más.
         
        Hoy tenemos un índice de descarrilamiento que es 143 veces el de Estados Unidos, porque aquellas personas que con mucho ingenio desarrollaron toda esa red vial en el país obviamente no pensaron que se iba a usar durante 120 o 140 años. La realidad es esa. Ya los ingleses pronosticaron que el tema del mantenimiento era crítico, ya sabían que sin una fuerte inversión el negocio iba a ser difícil de sostener. En 1947 ya había una competencia incipiente del transporte por carreteras. Todo eso se dio en un proceso en que no hubo inversiones, y a lo que estamos asistiendo es al resultado matemáticamente previsible del estado de la infraestructura. Creo que no estoy exagerando si digo que la posibilidad de éxito es muy muy baja. Pero existe.
         

        BUSQUEDA | DESARROLLO | Pág. 18 | 03/05/2012

      Su mensaje se envió con éxito y se entregará al destinatario en breve.